404 Not Found

404 Not Found


nginx

Domingo 29.11.2020 - 07:29

Con un toque dulce

Concha y Nata: panadería que revive la tradición de la cocina popular mexicana

La tradicional concha con nata y una nueva versión de la guajolota son las estrellas del lugar; buscan dar una dosis de nostalgia a los comensales

20201022_031534
Concha y NataFoto: Especial
Por:

Al recorrer la calle Colima, de la emblemática colonia Roma, hay un lugar que capta la atención de quienes pasan por ahí: Concha y Nata, un sitio acogedor que te invita a entrar cuando el esquicito olor a pan recién horneado invade el ambiente.

Sus panes dulces artesanales, así como su nueva versión de la tradicional guajolota y su barra de cafés, sin duda cautivan a los paladares de niños, jóvenes y adultos. Y el amable trato de todo el equipo, incluido el dueño Víctor Funes, termina por completar una agradable experiencia gastronómica.

Al llegar te recibe Javier, un joven atento que te mide la temperatura, te proporciona gel antibacterial y te lleva a tu mesa y se encarga de que tu estancia sea cómoda.

Mientras tanto, en la barra de Concha y Nata te espera Raquel Arzamendi, quien con su carisma y alegría te recomienda las delicias de la casa. La concha con nata es un básico y tal es así que por esta pieza toma su nombre el restaurante, pero Concha y Nata también ofrece una gran variedad de panes como el bigote de chocolate, los cuernitos, y ahora en esta temporada llega el pan de muerto tradicional y su versión de mix con concha.

“Para nosotros es muy importante conservar las tradiciones de México y sobre todo en la parte de las recetas y seguir comunicando la cocina popular de México. No queremos que muera y por eso estamos empujando hacia allá”, señala Víctor Funes en entrevista con La Razón.

Explicó que todos sus panes están hechos con los más altos estándares de calidad, así como también sus lácteos -quesos, cremas y nata-, los cuales provienen de un rancho ubicado en el Estado de México.

Vienen de un rancho en Zumpango en el cual todos los procesos son artesanales, con los más altos estándares de calidad…. Solo tienen de 30 a 40 vaquitas máximo, los productos vienen libres de químicos, es un lugar donde cuidan mucho a los animalitos”, afirmó Funes, quien formó Concha y Nata en compañía de sus amigos al unir su gusto por la comida.

¿Qué comer en Concha y Nata?

Todas las piezas de pan de Concha y Nata cautivan con su sabor, pero la clásica y estrella del lugar es la concha con nata acompañada de un chocolate caliente o frío hacen el mix perfecto. Para quienes prefieran el café o un té también se encuentra en le menú y son deliciosos.

Mientras que la versión de guajolota de este restaurante se ha convertido en una de as favoritas del menú.

“Nuestra guajolota es un tributo a la guajolota de aquí de la Ciudad de México que normalmente es una torta de tamal nosotros lo que hacemos tenemos este relleno que van dentro de la masa de tamal. Ese relleno va envuelto en la capa de masa de tamal y después ponemos la masa de bolillo y todo se hornea al mismo tiempo, entonces sale una sola pieza”, explicó Víctor Funes.

El relleno de la guajolota de Concha y Nata es de chicharrón en salsa roja, chilorio, champiñones y más, ya que van saliendo diferentes a lo largo de la semana, pero el clásico es el de chicharrón, la cual se acompaña con chipotles dulces para darle más sabor al platillo.

Si vives en la colonia Roma, este lugar cuenta con servicio a domicilio, además de que está presente en la aplicación de Rappi.

Una dosis de nostalgia

Víctor contó que además de revivir la tradición de la panadería artesanal mexicana, otro de los objetivos de Concha y Nata es darle una dosis de nostalgia a los comensales, que recuerden los momentos de los desayunos en familia los domingos por la mañana en los que el pan dulce era el protagonista.

Además de que busca llegar a más clientes jóvenes para que conozcan de la cocina tradicional mexicana y sigan manteniendo viva la tradición. 

Dirección: Colima 268, colonia Roma, en la CDMX

Horario: Martes a domingo de 9:00 a 19 horas