Casos, relacionados a cuestiones de vida actual: UNAM

Cáncer de mama pega a 15% de mujeres jóvenes

Especialistas consideran que falta de reproducción genera mayor probabilidad de padecerlo; necesarias, más campañas de concientización para menores de 30 años, advierten

Cáncer de mama pega a 15% de mujeres jóvenes
Cáncer de mama pega a 15% de mujeres jóvenesFoto: Especial
Por:
  • Yazmín Veloz

Los casos de cáncer de mama en mujeres menores de 40 años, representan un 15 por ciento. Estudios de la Facultad de Medicina de la UNAM relacionan este incremento a cuestiones que tienen que ver con la vida actual. Los cambios en los patrones reproductivos y estilo de vida, así como la alimentación rica en grasas, la inactividad física y el consiguiente sobrepeso constituyen factores de riesgo.

En México, los registros epidemiológicos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestran que las jóvenes de 15 a 40 años representan un 14 por ciento de los fallecimientos por esta enfermedad en el país.

Jaime Rivera, oncólogo especialista en esta enfermedad, asegura que la falta de reproducción genera una mayor probabilidad de padecerla.

“El bajo incremento de estrógenos que se presenta durante la gestación, así como el producir leche constantemente durante la lactancia, limita la capacidad de las células mamarias de actuar de manera anormal”, explica el especialista que también hizo hincapié en que este, es sólo uno de los tantos factores de riesgo.

Por otra parte, la falta de campañas de concientización en mujeres jóvenes propicia a que las menores de 30 años no consideren relevante comenzar con la autoexploración, ya que la mayoría de la información que existe va dirigida al sector de 45 años y más.

.Gráfico: La Razón de México

Respecto a este tema, Eliza Puente, directora de Fundación Cima, dijo en entrevista con La Razón que, a pesar de que desde hace tiempo las mujeres tienen acceso a información sobre la enfermedad y cada año se dedica un mes a la concientización, la comunicación no está siendo efectiva, porque el hábito de autoexplorarse no se encuentra presentes.

Además dijo que las jóvenes residentes de zonas marginadas no cuentan con servicios adecuados de salud, lo que dificulta la detección oportuna.

“Creo que así como enseñan a las niñas y adolescentes a maquillarse o lavarse bien los dientes, así deberían enseñarles a practicar adecuadamente la autoexploración de las mamas desde jóvenes, para que se convierta en un hábito y cuando se llegue a detectar alguna anomalía actúen pronto”, dijo.

La directora de Fundación Cima recalcó que de acuerdo con las estadísticas una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida, por lo que considera importante que desde adolescentes se les enseñe a despertar la conciencia de conocer bien su cuerpo para estar alerta y evitar que cuando se haga un diagnóstico, la enfermedad ya esté avanzada.

“Aún hay muchos estigmas alrededor de la autoexploración, ni siquiera las mujeres mayores sabemos cómo hacerlo adecuadamente. A todas nos da miedo encontrar un bulto y la mayoría de tumores en las mamas no son malignos, pero hay que seguirlos de cerca para descartar y prevenir en etapas avanzadas, porque si éste se detecta a tiempo, las que lo padecen tienen 90 por ciento de probabilidades de sobrevivir”, aseguró.

.Gráfico: La Razón de México

Alejandra de Cima, fundadora de esta organización, fue diagnosticada cuando tenía 30 años, debido a su detección oportuna libró la enfermedad y decidió dedicarse a concientizar a las mujeres jóvenes, así como apoyar a todas las que viven con este padecimiento.

Keep a breast es una organización que también promueve la concientización en mujeres jóvenes. Hace unas semanas su aplicación para teléfonos móviles llegó a nuestro país en colaboración con la Fundación de Cáncer de Mama (FUCAM). Gracias a esta unión, las mexicanas podrán tener acceso desde su celular a información sobre la detección, consultas por videollamada con un especialista, así como acompañamiento psicológico.

Los expertos recomiendan a las mujeres autoexplorarse de preferencia frente a un espejo, una vez por semana y acudir con un especialista para descartar cualquier anomalía.