Jueves 9.07.2020 - 06:00

EPN va a Cuba para relanzar la relacion

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Después de doce años de rispidez de carácter internacional entre México y Cuba, el Presidente Enrique Peña Nieto realizará una visita de Estado a La Habana a partir de hoy y hasta el miércoles próximo para relanzar relaciones diplomáticas, donde también participará en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

“Con la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto en Cuba se contribuirá al cumplimiento de nuestras prioridades en materia de política exterior, diversificación, integración, acercamiento político con la zona e intensificación de nuestro comercio exterior”, destacó la Secretaría de Gobernación al notificar al Congreso sobre el viaje del primer mandatario.

Para el ex embajador de México en Cuba, Ricardo Pascoe, el relanzamiento de la relación entre estos países obedece más bien a un “esfuerzo nostálgico que real”, simplemente porque nuestro país no puede tener intercambios de carácter económico con la isla, ya que ésta “se ha rezagado y marginado del resto del mundo”.

En entrevista con La Razón, Pascoe —quien fue el representante diplomático de México en La Habana del año 2000 al 2002— dijo que México está inscrito en un modelo económico basado en un intercambio prioritario con Estados Unidos, por lo que una relación con Cuba e incluso con los países del ALBA es formal y pretende llevarse en buenos términos, pero no va a prosperar mucho.

“Cuba se ha marginado, por eso la relación de México con ellos es básicamente nostálgica y no una relación con bases firmes en la realidad porque Cuba no se decide a incorporarse realmente a los grandes flujos internacionales; tan es así que ni siquiera quiere incorporarse a la OEA”, señaló.

Además, mencionó que a México le interesa tener una buena relación con todos los países y “me parece bien y lo aplaudo, lo único que veo es que no me parece que haya elementos económicos para suponer que en el futuro dé para una relación nueva y sustantiva con la isla”.

Recordó que durante una cumbre iberoamericana en La Habana el ex presidente Ernesto Zedillo criticó la violación a los derechos humanos en la isla y su canciller Rosario Green se reunió por primera vez con la disidencia cubana.

“Menciono esto porque sí es cierto que el periodo panista fue un periodo conflictivo, pero la realidad quien inauguró ya las reuniones con la disidencia cubana fue todavía mientras gobernaba el PRI”.

En el mismo sentido, el ex canciller Jorge Castañeda dijo que es muy difícil mantener una relación con un país distinto al resto de la comunidad internacional.

Entrevistado vía telefónica, Castañeda Gutman —titular de la SRE durante el sexenio de Vicente Fox— opinó que la relación de amistad se reduce únicamente a la pretensión de Cuba para que el Presidente Peña Nieto no vea a los disidentes cubanos.

“Eso es lo que los cubanos quieren, que vayan todos los países visitantes ahora en la Celac, poder meter a la cárcel a todos los disidentes durante tres días, y ya van a quedar muy contentos los cubanos porque lograron lo que ellos buscaban: que es que todos los líderes latinoamericanos acepten que Cuba tiene derecho a seguir siendo una dictadura si eso es lo que quiere.

“Lo que es notable en esto, seguramente va a volver a ser, como es bastante lógico, a la vieja tesis priísta de que lo que pasa es Cuba sólo es asunto de los cubanos. Cosa que es contrario a toda la universalidad de los derechos humanos, de la defensa colectiva de la democracia, de la firma de convenios internacionales”, dijo.