Informe sobre Chiapas, tambien manipulado

Informe sobre Chiapas, también manipulado
Por:

Por Rubén Cortés

La mención de un supuesto “apoyo directo” del Ejército Mexicano a paramilitares en Chiapas para combatir las bases zapatistas en 1994 en un reciente informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos sobre la matanza de Acteal en 1997, responde a otra fabricación de Jorge Madrazo Cuéllar en su época como procurador general de la República (1996-2000).

De acuerdo con un alto funcionario de la embajada de Estados Unidos, la inclusión en el documento de sucesos presuntamente ocurridos tres años antes de Acteal se debe a un pago de favores de las autoridades estadounidenses a Madrazo Cuéllar, por haber permitido la entrada a México de agentes del FBI para indagar las narcofosas que fueron descubiertas en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 29 de noviembre de 1999.

El permiso de Madrazo al FBI, violatorio de la Constitución y sin aprobación del Congreso y la cancillería, fue agradecido de tal manera por los norteamericanos que accedieron a su petición expresa de agregar datos que no tenían relación alguna con lo que trata el informe de la Agencia: la matanza de Acteal, el 22 de diciembre de 1997, con saldo de 45 muertos, en el gobierno de Ernesto Zedillo.

El material, recientemente desclasificado por el Archivo Nacional de Seguridad de EU, relaciona la supuesta existencia de agrupaciones armadas ilegales, bajo supervisión de la Inteligencia militar mexicana, en las fechas en que sucedieron los hechos de Acteal.

De ahí que el diplomático (muy enterado en el tema, pero que pidió el anonimato) asegura que el agregado referente a 1994 no es más que un favor que le están devolviendo a Madrazo Cuéllar, quien, de hecho, se vio obligado a justificar en su momento que la presencia de agentes estadounidenses que permitió en Juárez no implicaba que “estemos haciendo méritos para la certificación”, en referencia a la práctica de Washington de certificar la lucha antidrogas en otros países.

Sin embargo, lo desmintió el propio Eric Holder, en esas fechas Procurador General adjunto de EU, al advertir que continuará la participación en México de elementos del FBI por largo tiempo, aun cuando violaron la Ley Federal de Salud, pues exhumaron cadáveres sin las órdenes judiciales para ello.

El propio director del FBI en ese momento, Robert S. Mueller, encabezó el grupo de elementos de EU a los que Madrazo autorizó investigar en el terreno si había cuerpos de agentes federales estadounidenses entre los alrededor de 150 restos de personas ejecutadas hallados en dos ranchos.

fdm