PRI pide a Sener reconsiderar acuerdo contra energías renovables

Empresas privadas no pagan costos de transmisión, revira CFE a Concamin
Por:
  • jorge-chaparro

Dulce María Sauri y Enrique Ochoa, diputados del PRI, presentaron un punto de acuerdo para solicitar a la Secretaría de Energía que recapacite y dé marcha atrás al Acuerdo para Garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del sistema eléctrico nacional debido a la epidemia por COVID-19.

De acuerdo con los legisladores, mantener este acuerdo provocará que haya una cascada de amparos y demandas de carácter mercantil en contra del Estado Mexicano por violación a los derechos de permisionarios de generación eléctrica mediante fuentes renovables.

El 29 de abril pasado, el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) firmó ese acuerdo que resalta una serie de fallas ocurridas entre 2019 y 2020 en diversas estaciones eléctricas en plantas de energía limpia.

Te puede interesar: Por alto periodo de contagio, Permanente suspende sesión de mañana

Ante esta situación, la dependencia consideró que la generación intermitente de las centrales eólicas y fotovoltaicas afecta la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional. Estas centrales, dice el CENACE, no contribuyen a la regulación primaria del control de calidad de la frecuencia en el servicio y no ayudan a la estabilidad del Sistema.

El CENACE decidió que la Red Nacional de Transmisión se operará dentro de su capacidad de diseño, a partir del 3 de mayo, quedan suspendidas las pruebas preoperativas de centrales eléctricas intermitentes tanto eólicas como fotovoltaicas y no se autorizan pruebas para quienes no han iniciado operaciones.

Se activarán los límites de transmisión que hayan sido determinados con la dependencia, cuando no se cumpla con la suficiente generación de recursos en alguna zona. Todas las solicitudes de licencia programadas en la Red Nacional de Transmisión serán estudiadas y analizadas para determinar su viabilidad.

Estas determinaciones, advierten los legisladores del PRI, podrían provocar demandas comerciales y amparos en contra del gobierno federal toda vez que la dependencia se extralimitó en sus facultades, vulneró las atribuciones de la Comisión Reguladora de Energía. Existe un trato discriminatorio a las centrales de energía renovables; además, el acuerdo describe fallas en el sistema eléctrico, pero nunca explica cómo se relaciona con la generación de energía limpia como para suspender la operación de las centrales eléctricas.

Por ello, demandan que la Secretaría de Energía analice el acuerdo y dé marcha atrás para no afectar al mercado de las energías renovables y se evite la competencia desleal para este tipo de empresas del sector energético.

olr