Regresa el TP-01 como “la aeronave más emblemática del continente”

Tras venta fallida del avión presidencial en California, lo traen de vuelta “para no malbaratarlo”, afirma AMLO; la Fuerza Aérea lo promueve para renta o venta como orgullo de la nación; Plantean que el aparato, por cuya estancia de 13 meses en Estados Unidos se pagaron 30 mdp, pueda ser vendido a una sola persona, en copropiedad, o ser arrendado

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El TP01, un Boeing 787-8 adquirido durante la administración del expresidente Felipe Calderón para ser utilizado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, regresará a México un año después de que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, asegurara que “se va, se va, se va el avión presidencial”.

Esto, luego de que la aeronave, que desde diciembre de 2018 fue llevada a California, Estados Unidos, no fuera vendida; por ello, será resguardada por la Fuerza Aérea Mexicana mientras se exploran otras formas de venta.

Te puede interesar: Detecta UIF flujo de $121 millones a abuelo de niño del tiroteo en colegio

El avión, del que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aseguró meses atrás que es “ostentoso, sobrado y no debió gastarse en eso”, ahora es destacado por el Gobierno mexicano en un catálogo de venta por su confort,  calidad, bajos costos operativos e incluso por el “orgullo de una nación” que exhibe en los colores patrios que lo adornan.

Las opciones son venderlo a un solo comprador, rentarlo por hora, o venderlo a una sociedad de doce empresas que puedan cubrir a partes iguales el valor actual, que es de 130 millones de dólares, informó el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia matutina de ayer.

Asientos con tecnología digital e Internet de alta velocidad.

“Hay una propuesta para que se vendan doce acciones, a doce empresas mexicanas, y que estas empresas puedan usarlo para los viajes de sus ejecutivos en esas empresas privadas (…) serían como 11 millones de dólares por empresa”, explicó.

El mandatario agregó que incluso, se mantiene la oferta al gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Estamos haciendo gestiones, nada más que no hemos tenido respuesta, para lo mismo. Es decir: les entregamos el avión, páguenos en especie; necesitamos equipos de rayos X, necesitamos ambulancias, tomógrafos, laboratorios”, detalló.

El Presidente sostuvo que no se vendió porque no se quiso malbaratarlo: “había compradores, pero al final no consiguieron ellos financiamiento y se está pasando el tiempo, y por eso tomamos esta decisión. Ya queremos resolver este asunto”.

La suite que tiene el avión que se adquirió para uso del Jefe del Ejecutivo.

Aunque reconoció que guardar el avión ha sido costoso (13 millones por alojamiento y 15 millones por mantenimiento), es menos que operarlo.

“Acuérdense ustedes de aquel viaje que se hizo en el avión presidencial, el último viaje, creo que a Argentina o a Colombia (…) Recuerdo que cobró el Estado Mayor, sólo del servicio de Internet o pagaron una factura por servicio de Internet de ese vuelo, siete millones de pesos. Acuérdense de cuántos rastrillos, cremas y todo, que tampoco obedecía a la realidad, sino eran facturas falsas”, aseveró.

En su oportunidad, el director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), Jorge Mendoza, explicó que durante la estancia del Boeing en Estados Unidos, de 42 potenciales compradores identificados, 12 se mostraron interesados y seis hicieron ofertas; dos de ellas por encima del valor de la aeronave, pero no se concretó la operación.

El Presidente, ayer al presentar el folleto de promoción de la aeronave.

Recordó que el avión fue comprado a través de Banobras por 218 millones de dólares (equivalente a cerca de dos mil 900 millones de pesos); al cierre del 2019, detalló, se ha gastado en el pago de deuda, más intereses, mil 833 millones de pesos y todavía existe un remanente de pago de dos mil 724 millones de pesos, el cual se liquidaría si se vende en lo que está valuado.

  • El dato: El avión presidencial ejecutó 214 vuelos y recorrió más de 600,000 km en dos años y 10 meses de operación en el gobierno.

El avión forma parte de un proceso para ser vendido junto con otras 28 aeronaves (19 aviones y nueve helicópteros de siete distintas dependencias), en convocatoria abierta desde ayer y hasta el 31 de enero, en la que pueden participar personas físicas o morales, nacionales y extranjeras.

Entre el 14 y 27 de enero los interesados podrán realizar las visitas a cada una de estas aeronaves; desde el 19 de febrero, las dependencias involucradas extenderán una invitación a todos los interesados que cumplan con los requisitos. Del 20 al 24 de febrero habrá una segunda visita de inspección y revisión documental de cada una de las naves. Finalmente, podrán presentar una propuesta el 25 o 26 de febrero y el 27 de febrero se fallará a los ganadores.

Clic aquí para ver en tamaño completo.