Chocan gobernadores con López-Gatell por lineamientos

Semáforo: CDMX se ve en naranja, Salud la proyecta en rojo

Sheinbaum prevé mantener por sexta semana ese color y va por más aperturas con controles; en borrador, Ssa valora que hay que dar marcha atrás; Subsecretario plantea sanciones, incluso penales, por no acatar indicador; provoca rechazo entre mandatarios de todos los partidos

COVID-19
Un empleado espera a comensales en un restaurante de la CDMX, ayer.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Jorge Butrón

La Ciudad de México se mantendrá la próxima semana en semáforo de alerta epidemiológica naranja, al persistir un alza en la capacidad hospitalaria, dijo la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum; sin embargo, la Secretaría de Salud (Ssa) la ve en color rojo para dicho periodo.

“Muy probablemente se mantenga el semáforo naranja; de hecho, hay algunas actividades que entran la próxima semana que tienen que ver con el Poder Judicial principalmente, con muchas medidas de seguridad y sanidad y, evidentemente, estamos revisando diario para poder tomar decisiones a tiempo si es que necesitamos revertir algunas de las actividades que están permitidas”, afirmó.

No obstante, el proyecto de Informe semanal de evaluación de riesgo epidémico Covid-19 de la Ssa, en poder de La Razón, señala que, para la semana del 3 al 9 de agosto, la capital estará en rojo luego de mantenerse tres semanas en naranja.

En un acto en la Central de Abasto, Sheinbaum Pardo aseguró que se pospondrá el regreso de los funcionarios y trabajadores gubernamentales hasta octubre, dado el aumento de la ocupación en los hospitales.

Gráfico

“Se pospone hasta octubre, y en octubre se evalúa nuevamente, es igual en el Gobierno federal, se tomó la misma decisión. Eso lo va a informar el Gobierno México, el Presidente de la República la próxima semana en una de sus conferencias mañaneras; entonces queremos esperarnos a esa información ya para poderles dar los detalles de la ciudad”, explicó.

En este sentido, dijo que una parte de los funcionarios de confianza se encuentran trabajando, mientras que otra se encuentra en sus casas, con el objetivo de evitar la propagación del virus.

Además, señaló que algunas actividades que tienen que abrir en las alcaldías y algunas áreas del Gobierno, en particular lo relacionado con trámites, lo harán a través de citas, con las medidas sanitarias necesarias; pero la mayoría de quienes se dedican a labores administrativas regresarán en dos meses.

Muy probablemente se mantenga el semáforo naranja; de hecho, hay algunas actividades que entran la próxima semana y, evidentemente, revisamo diario para tomar decisiones a tiempo si es que necesitamos revertir algunas de las actividades

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX

Sostuvo que el número de camas ocupadas en los 57 nosocomios ha mantenido un crecimiento constante: “El promedio de los últimos 10 días es de 16 camas adicionales que se están utilizando en todos los hospitales de la ciudad, que es una tasa baja, pero lo que nos llama o lo que debe llamar la atención de todos los habitantes de la ciudad es que sube, no baja”.

En semanas anteriores, la movilidad en la CDMX se ha incrementado con el paso a semáforo naranja y el reinicio de actividades como el comercio, lo que ha traído mayor tránsito de personas, sobre todo en el Centro Histórico, donde las autoridades han tomado la decisión de imponer horarios para evitar un desborde.

Pero no todos han respetado los horarios de compras, ni los mismos vendedores, pues en calles de esa zona se han visto cientos de personas sin cubrebocas y sin respetar la sana distancia. Además, el reinicio de actividades en templos religiosos y las bibliotecas podría mantenerse si el semáforo sigue en naranja.

La Jefa de Gobierno mencionó la semana anterior que de llegar a ocuparse 412 camas más, la Ciudad de México regresaría al semárofo rojo, lo cual implicarría un retroceso: “Es importante que se vea que si no cambiamos la tendencia, puede ser un crecimiento exponencial, lo que nos llevaría en octubre a una hospitalización mayor a la que tuvimos a principios de junio“.

  • El dato: Según una estimación de la Universidad Johns Hopkins, en México puede haber alrededor de 7.1 millones de casos de Covid-19, aunque la mayoría sería leve o asintomático.

Modifican 7 estados su nivel de riesgo

De acuerdo con el Informe semanal de evaluación de riesgo epidémico Covid-19 de la Secretaría de Salud, para la semana del 3 al 9 de agosto, 15 estados estarán en semáforo naranja y 17 en rojo.

El documento, en poder de La Razón, señala que las entidades que se encontraban en color naranja en el último reporte (semana del 20 al 26 de julio) y que pasan a rojo son la Ciudad de México, Durango y Michoacán. Las que pasan de rojo a naranja son Guanajuato, Oaxaca, Querétaro y Quintana Roo.

Así, los 15 estados en color naranja para la siguiente semana serían Aguascalientes, Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Guerrero, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora y Tlaxcala.

Mientras que las 17 en rojo serían Baja California Sur, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Durango, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Los indicadores nacionales para medir el riesgo epidémico con el que se califican a las entidades, pondera dar 30 por ciento al porcentaje de ocupación hospitalaria de Infección Respiratoria Aguda Grave; 10 por ciento al porcentaje semanal de positividad al Covid-19; 30 por ciento en la tendencia de casos hospitalizados de Infección Respiratoria Aguda Grave, y 30 por ciento en la tendencia del síndrome Covid-19.

La Secretaría de Salud dijo que “si alguna de las tendencias es ascendente y continua en ascenso, existe una alta probabilidad de que su nivel de riesgo epidémico incremente en la siguiente evaluación de riesgos”; por ello, los estados de Chihuahua, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Querétaro y Quintana Roo, podrían pasar a semáforo rojo en 15 días más, cuando se presente el siguiente reporte.

Los niveles de riesgo siguen siendo los mismos; máximo (rojo) para el principio de mayor precaución; alto (naranja), de amortiguador amplio; medio (amarillo), de precaución acotada, y bajo (verde) en niveles mínimos.

La Secretaría de Salud señaló que las diferentes entidades pueden tomar medidas más restrictivas, de acuerdo al color del semáforo que les corresponda, con el objetivo de proteger la salud de los ciudadanos. Además, quienes hayan aumentado su nivel epidemiológico deben implementar medidas inmediatas para reducir la movilidad de la población.

Por lineamientos de semáforo estados chocan con López-Gatell

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, amagó a los gobernadores del país con sanciones administrativas y penales si no acatan el semáforo epidemiológico.

En reunión virtual entre mandatarios estatales y las Secretarías de Salud (Ssa) y de Gobernación (Segob) aseguró que la autoridad sanitaria federal no puede sustraerse de sus responsabilidades, porque sería una omisión: “no puede dejarlas abiertas a consideración, la ejecución recae en una atribución que se debe ejercer por parte de las autoridades sanitarias”.

Al respecto, la abogada de la Ssa, Maricela Lecuona González, explicó que el artículo 73 constitucional establece que la dependencia, en caso de enfermedades o epidemias graves, debe dictar medidas preventivas y si una entidad deja de acatar la evaluación y omite instrumentarlas para el respectivo nivel de riesgo “se hace patente que los servidores públicos podrán ser civil, administrativa y penalmente responsables de cualquier decisión”.

Me quedo un poco preocupado (…) porque la principal preocupación que tenemos los gobernadores (que semáforo sea indicativo, no obligatorio) prácticamente es una negativa

Mauricio Vila, Gobernador de Yucatán

Dicha reunión se tornó ríspida por la inconformidad y molestia de gobernadores como Claudia Pavlovich (Sonora), Mauricio Vila (Yucatán), Carlos Mendoza Davis (Baja California Sur), Claudia Sheinbaum (Ciudad de México) y Alfredo del Mazo (Estado de México), entre otros, quienes rechazaron de inmediato el planteamiento.

La Jefa de Gobierno capitalina cuestionó el tema de “responsabilidades civiles y penales” y pidió explicarlo detalladamente,” ya que nunca se había llegado hasta estos límites. Sería importante, sobre todo en esta parte que llaman responsabilidades penales y civiles, creo que sí valdría la pena que pudieran ahondar porque nunca se había hablado de ello… más allá del fundamento legal que explica el subsecretario”.

Gráfico

En tanto, Mauricio Vila dijo que la propuesta de los mandatarios fue que el semáforo fuera indicativo y no obligatorio: “me quedo un poco preocupado, pues prácticamente es una negativa. El semáforo es obligatorio y ahora en el documento se plasma que, si no lo hacemos así, tenemos responsabilidades administrativas y penales”.

Ante el enojo de gobernadores, intervino la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien aseguró que buscarían el mayor consenso entre los tres órdenes de gobierno; mientras que López-Gatell aclaró que los lineamientos seguirán siendo los mismos y retiró el párrafo que proponía sanciones.

Nunca se había llegado hasta estos límites. Sería importante (aclarar) sobre todo esta parte que llaman responsabilidades penales y civiles

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX

Más tarde, en la conferencia vespertina, el subsecretario de Salud afirmó que el Gobierno no actúa por la fuerza sino por la razón y descartó amagos a los estados, pero insistió en que sí habrá sanciones para quienes no respeten el semáforo de riesgo sanitario y está en la ley: “no es amago, es claridad, es franqueza y sobre el marco de la ley plantear las cosas como son. La manera en la que actúa el Gobierno no es a través de amagos, estoy seguro que encontrarán la correspondencia entre lo que dice el jefe de la nación y lo que decimos los funcionarios que colaboramos en este gobierno, no es nuestro modelo preferencial. Nuestra manera de actuar es con base en la ley y el diálogo”, insistió.

Además, confirmó que hubo una discusión en la reunión, pero rechazó que haya sido un encuentro ríspido y pidió que más que fijarse en el tono de la discusión, se vaya al fondo de lo que se dijo, que es lo importante.

En este sentido, López Gatell dijo que si la Federación le dice a un estado que está en semáforo rojo y éste decide que su nivel de actividad es naranja, debe asumir esa responsabilidad y deslindar al Gobierno.

Sin embargo, aclaró que en las reuniones semanales no siempre acuden los gobernadores, “es más, muchos nunca han asistido, mandan a sus representantes”.

Asimismo, rechazó que no haya sido invitado a la reunión del próximo lunes de los gobernadores con Olga Sánchez Cordero y los titulares del IMSS, ISSSTE, Fuerzas Armadas, y de las secretarías de Salud, del Trabajo y Economía: “es una decisión implícita, ahí estaré; no hay nada que me diga que no pueda asistir” y agregó que las diferencias no se deben reducir a una idea frívola de acusaciones.

Por separado, el presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Juan Manuel Carreras, aclaró que aún se está trabajando en los criterios y procedimientos del mismo semáforo: “hay que recordar que hay una periodicidad de 15 días y la intención que quede anunciado (hoy) en la tarde y continuamos trabajando en los criterios y lineamientos, ya que no se ha concluido una fase final; de hecho, la secretaria de Gobernación se ofreció a una reunión posterior para continuar los trabajos”.

MÉXICO SUPERA 46 MIL MUERTES

 Con 639 decesos en 24 horas, el país alcanzó los 46 mil, y acecha a Reino Unido, tercer lugar a nivel mundial; además suman 416 mil 179 casos, lo que representa un aumento de más siete mil. 

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, explicó que el descenso no será lineal, sino en zigzag, pues habrá repuntes y estancamientos. 

Agregó que aún quedan varios meses para que la pandemia termine en el país y señaló que aún no hay una fórmula para el desconfinamiento, al reconocer que existe un dilema entre la reapertura económica y la epidemia, pues “inescapablemente tenemos un mayor riesgo de un rebrote”.

Con información de Jorge Butrón y Otilia Carvajal