Deplora el Papa allanamiento contra Iglesia en Bélgica

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Ciudad del Vaticano.-El Papa deploró hoy el allanamiento que realizó la policía de Bélgica el jueves a la sede de la diócesis de Malinas-Bruselas, que incluyó la retención de todos los obispos del país durante nueve horas y la profanación de dos tumbas.

En un telegrama enviado al cardenal André-Joseph Leonard, presidente de la Conferencia Episcopal Belga, Benedicto XVI expresó su “particular cercanía y solidaridad” con los prelados por el “triste momento” que están pasando.

Además calificó de “sorprendentes y deplorables” modalidades con las cuales fueron conducidas las pesquisas en la catedral de Malinas, donde estaba prevista una sesión plenaria que habría tratado aspectos ligados al abuso de menores de parte de miembros del clero.

La mañana del 24 de junio unos 30 uniformados ingresaron a la sede de la arquidiócesis de Malinas-Bruselas, al norte de la capital belga, donde se encontraban reunidos todos los miembros de la conferencia episcopal del país que fueron interrogados uno a uno.

Según el vocero episcopal, Eric de Beukelaer, los policías explicaron únicamente que el allanamiento estaba relacionado con una investigación sobre pederastia clerical. Teléfonos móviles y computadoras fueron decomisados a los presentes.

Al respecto el Papa afirmó este domingo que muchas veces él mismo ha sostenido que lo “graves” casos de pederastia en el clero deben ser tratados por el ordenamiento civil y el eclesiástico, “en el respeto de la recíproca especificidad y autonomía”.

“Auguro que la justicia cumpla su curso, con la garantía de los derechos fundamentales de las personas y las instituciones, en el respeto de las víctimas, en el reconocimiento sin prejuicios de cuantos se empeñan en colaborar con ella y en el rechazo de todo cuanto oscurece las nobles tareas a ellas asignadas”, apuntó.

El allanamiento del jueves 24 provocó que el embajador belga ante El Vaticano, Charles Ghislain, fuese convocado por el secretario para las Relaciones con los Estados, el arzobispo Dominique Mamberti, para expresarle “vivo estupor”, “indignación”, “temor” y “pena”.

Mientras la víspera el “número dos” de la Sede Apostólica, el cardenal Tarcisio Bertone, calificó al allanamiento como un hecho “grave e inaudito” y “sin precedentes, ni siquiera en los regímenes comunistas de antigua experiencia”.

vms