Se desmarca del presidente

Fiscal Barr pinta raya de Trump: sin evidencia de fraude en elección

Rechaza funcionario diferente resultado electoral; el equipo legal del republicano arremete: no hay investigación por parte del Departamento de Justicia

William Barr
El secretario de justicia de EU, William Barr en San Luis, Missouri.Foto: AP.
Por:
  • Associated Press .

El secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr declaró el martes que su departamento no ha descubierto evidencia alguna de un fraude que pueda cambiar el resultado de las elecciones.

Los comentarios marcan un agudo contraste con las denuncias y acusaciones del presidente Donald Trump, quien se niega a aceptar su derrota ante el demócrata Joe Biden.

En entrevista, divulgó que fiscales y agentes del FBI han estado siguiendo pistas y atendiendo a denuncias que han recibido, pero hasta ahora no han detectado ninguna irregularidad que pueda cambiar el resultado de la votación.

Hasta la fecha, no hemos visto fraude de una magnitud que pueda llevar a un diferente resultado electoral, indicó Barr en la entrevista.

En tanto, el equipo legal de la campaña del republicano desautorizó las afirmaciones de Barr.

“Con el debido respeto al fiscal general, no ha habido nada parecido a una investigación del Departamento de Justicia”, apuntaron en un comunicado Rudy Giuliani y Jenna Ellis, abogados de Trump. 

Agregaron que habían “reunido una amplia evidencia de votación ilegal en al menos seis estados, que no han sido examinados” y que tienen “muchos testigos que juran haber visto delitos cometidos en relación con el fraude electoral”.

“Hasta donde sabemos, ni uno solo ha sido entrevistado por el Departamento de Justicia, que tampoco ha auditado ninguna máquina de votación o usado sus poderes de citación para determinar la verdad”, abundaron.

Los abogados, que han intentado sin éxito una serie de recursos en estados claves, anticiparon que continuarán en su “búsqueda de la verdad a través del sistema judicial y las legislaturas estatales”, y que se asegurarán de que “cada voto legal sea contado y cada voto ilegal no”.

Gráfico

“Una vez más, con el mayor de los respetos al fiscal general, su opinión parece ser sin conocimiento ni investigación de las irregularidades sustanciales y evidencia de fraude sistémico”, indicaron.

Barr ha sido uno de los más estrechos aliados del presidente saliente. Antes de las elecciones, mencionó repetidamente la posibilidad de que los sufragios depositados por correo eran vulnerables al fraude, en momentos en que una parte de la población optó por votar de esa manera a fin de evitar la presencia física en los centros de votación durante la pandemia.

El titular del Departamento de Justicia fue hace unas semanas blanco de críticas por parte de 23 fiscales federales que censuraron las instrucciones que dio el pasado 10 de noviembre a todos sus subordinados para que investigaran supuestas irregularidades en los comicios.

Gráfico

Blindan pesquisas sobre Rusia

 Barr otorgó protección adicional al fiscal que designó para indagar sobre los orígenes de la investigación Trump-Rusia, otorgándole autoridad de un fiscal especial para que pueda terminar el trabajo, sin que se le pueda despedir.

En octubre fue nombrado John Durham como fiscal especial bajo las mismas regulaciones federales que rigieron al fiscal especial Robert Mueller en la pesquisa original de Rusia.

Añadió que la investigación de Durham se había reducido para tener un mejor enfoque en la conducta de los agentes del FBI que trabajaron en la mencionada indagatoria, conocida como Huracán de Fuego Cruzado.

De acuerdo con las regulaciones federales, un fiscal especial sólo puede ser despedido por el secretario de Justicia y por motivos específicos, como mala praxis, negligencia en el trabajo o conflicto de interés. Un secretario de Justicia debe documentar dichas razones por escrito.

Las investigaciones surgieron de las acusaciones de cooperación entre la campaña presidencial de 2016 de Donald Trump y los rusos para ayudarlo a vencer a la demócrata Hillary Clinton.

“Decidí que lo mejor sería nombrarlos bajo la misma regulación que cubrió a Bob Mueller, para ofrecerles a Durham y a su equipo algo de garantía de que podrían terminar su trabajo”, dijo Barr.

ntb