Exigen acciones concretas ante arbitrariedades

Escritores de Nicaragua en México piden solidaridad

José Adiak y Ligia Urroz llaman a no quedarse sólo en exhortos que el régimen de Ortega desoye; sostiene SRE diálogo con embajador y se mantiene “atento a la evolución” de la crisis

18
Daniel Ortega (de rojo) con su esposa, Rosario Murillo, reaparece ayer, tras los arrestos de opositores.Foto: Especial
Por:
  • Carlos Olivares Baró

El actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha emprendido una cruzada represiva contra la oposición con miras a las elecciones de noviembre próximo en las que pretende reelegirse por cuarta vez. Los cuerpos policiacos han detenido a 20 precandidatos presidenciales, periodistas y políticos.

Ante ello, los escritores nicaragüenses José Adiak Montoya y Ligia Urroz en entrevista con La Razón coincidieron en la necesidad de una intervención internacional, al expresar su solidaridad con el pueblo y con los críticos contra el régimen.

Montoya, uno de los narradores nicaragüenses más destacados, expresó: “Las protestas cívicas o la oposición organizada a través de partidos políticos de cara a las elecciones han sido absolutamente aplastadas por las armas, lo único que mantiene a Ortega en el poder.”

Respecto a la acción que deben emprender organismos internacionales, el seleccionado por Granta entre los 25 mejores escritores jóvenes de la lengua castellana sostuvo que “es necesaria la atención de la comunidad internacional con acciones concretas que vayan más allá de las exhortaciones a restaurar el orden democrático: edictos y llamados que Ortega desatiende de manera impune”.

Hoy en día Ortega es un tirano que consideramos peor que al Somoza que combatió (…) En ningún país del mundo un presidente que aspira a la reelección prefiere encarcelar a sus opositores en lugar de enfrentarlos en las urnas

José Adiak Montoya, Escritor nicaragüense

En tanto, la ensayista y narradora Ligia Urroz, autora de la elogiada novela Somoza, manifestó sentirse decepcionada por la postura tibia que ha tomado el gobierno mexicano “frente a la tragedia que atraviesa mi país del más puro talante dictatorial, el cual repite los mismos métodos autoritarios de Anastasio Somoza Debayle”.

“La prensa está silenciada, cualquiera que se atreva a cuestionar al gobierno puede ir a la cárcel. Ortega incluso, ha recluido en prisión a antiguos compañeros que lucharon en el Frente Sandinista para derrocar a Somoza. Estoy muy desconsolada. Es necesaria más que nunca la solidaridad con Nicaragua y una resolución firme para que se libere a todos los presos políticos”, abundó Urroz.

Además, el autor de la elogiada novela Aunque nada perdure precisó: “la cacería no sólo a candidatos presidenciales que están encarcelados si no a grandes cuadros de la oposición sólo puede explicarse bajo una dictadura al mismo nivel que la de Corea del Norte o la cacería de ‘traidores a la patria’ de Stalin, en los años 40”. 

“Hoy en día Ortega es un tirano que consideramos peor que al Somoza que combatió. Después de la masacre perpetrada en 2018 que dejó un saldo de 300 jóvenes asesinados, cientos de presos políticos y obligó a 100 mil nicaragüenses al exilio, vemos el preámbulo de unas elecciones que no lo son realmente. En ningún país del mundo un presidente que aspira a la reelección prefiere encarcelar a sus opositores en lugar de enfrentarlos en las urnas”, señaló Adiak.

Estoy muy desconsolada. Es necesaria más que nunca la solidaridad con Nicaragua y una resolución firme para que se libere a todos los presos políticos

Ligia Urroz, Escritora nicaragüense

Incluso, el ganador del III Premio Centroamericano Carátula de Cuento 2015 añadió que ante la jornada electoral del próximo noviembre el régimen no acepta observadores internacionales: “eso habla de las condiciones amañadas en las que Ortega quiere reelegirse como candidato único. Lo que él quiere perpetrar más allá de su permanencia en el poder es el manejo absoluto del capital nicaragüense que está concentrado en su familia, como ocurría con la dinastía Somoza”.

Cabe destacar que en esta represión, el régimen también actuó contra el Premio Cervantes 2018, Sergio Ramírez, quien fue llamado a declarar por la investigación con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, punto de la escalada autoritaria del gobierno, en la tentativa de que se mantenga al margen de la situación político-social.

Al respecto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció la profundización de la persecución penal y el quebrantamiento del Estado de derecho, mismo que el mandatario aseveró que éste fue puesto el peligro por opositores, a quienes calificó de “criminales”.

La presidenta del organismo, Antonia Urrejola, advirtió, al presentar un informe ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), que Ortega sigue un régimen de arbitrariedades contra rivales al detenerlos de manera arbitraria, allanar sus casas y violar sus derechos procesales al realizar audiencias secretas y restringir el contacto de ellos con sus abogados.

Agregó que en tres años su represión ha dejado mil 600 personas privadas de la libertad, de las que 124 siguen en prisión, 328 muertos, dos mil heridos y provocó que 100 mil personas huyeran por protección; evidencia de ello es el alza de solicitudes de medidas cautelares, pues en lo que va del año suman 27, la mayoría en el mes actual, con lo que ya superan las 26 del 2020.

Sin embargo, Ortega sigue rechazando los llamados de organizaciones y gobiernos al afirmar que su gestión no dará un paso atrás para castigar a los “criminales” de la oposición, pues se trata de personas que atentan contra la patria e incluso han intentado perpetrar un golpe de Estado.

En un evento por el 85 aniversario del natalicio del comandante Carlos Fonseca, Ortega afirmó que las acciones no son por ser contrarios, sino por el menoscabo al país al señalar que “se está juzgando a criminales que han atentado contra el país, contra la seguridad, al intentar nuevamente organizar otro 18 de abril”, en referencia a las movilizaciones del 2018.

Y descalificó los señalamientos de la prensa y líderes mundiales por actuar contra precandidatos. “Que no vengan con el cuento de que son candidatos”, dijo al recordar que aún no se han inscrito formalmente en el proceso y que por ser de la alta sociedad se creían intocables.

Y refrendó la acusación contra EU al indicar que usó su embajada para tratar de unir a la oposición en su contra.

  • El dato: Ortega también ha ejercido su poder contra la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), luego de ordenar el bloqueo de las cuentas de varios exintegrantes.