Macron desafía a Trump; invita a Irán al G7

Macron desafía a Trump; invita a Irán al G7
Por:

En su calidad de anfitrión de la cumbre del G7, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, respaldado por la mayoría de países convocados, sumó a la reunión de las principales potencias del mundo al canciller de Irán, Mohammad Zarif, quien llegó a la misma ciudad donde estaba el mandatario estadounidense, Donald Trump, acérrimo enemigo de Teherán, quien se vio sorprendido por un evento fuera de la agenda diplomática.

Aunque Zarif y Trump no se vieron las caras, la presencia del funcionario iraní, sancionado por Estados Unidos, se dio en el marco de una estrategia de presión al magnate para hacerlo negociar con Teherán.

El canciller de la República Islámica  se centró en conversaciones con Macron y la delegación de Gran Bretaña y Alemania, naciones que se han mostrado a favor de rescatar el acuerdo nuclear de 2015, cuyo abandono estadounidense motivó la rebeldía de Irán, que anunció una suspensión parcial de sus compromisos con el pacto.

La maniobra de Macron, para aliviar el conflicto entre Teherán y Washington fue vista por la Casa Blanca como “una dramática medida diplomática que sorprendió al presidente Trump”.

Los líderes europeos han luchado por reprimir la confrontación entre Irán y Estados Unidos desde que Trump retiró a Washington del acuerdo y volvió a imponer sanciones a la economía iraní.

Mohammad Javad Zarif, quien permaneció en Biarritz —la ciudad francesa que albergó la cumbre del G7— no más de tres horas, elogió el ejercicio diplomático entre Francia e Irán, para tratar de salvar el pacto, pese a la negativa de EU: “El camino por delante es difícil. Pero vale la pena intentarlo ”, escribió en su cuenta de Twitter.

Las autoridades francesas trataron de calificar la reunión como importante para “refinar las propuestas iraníes” y ayudar a calmar la crisis después de que los líderes del G7 discutieron sobre Irán durante la cena del pasado sábado.

“Las discusiones que se mantuvieron entre el presidente y Zarif fueron positivas y continuarán”, dijo un funcionario francés a la agencia Reuters.

Macron, quien ha tomado la delantera en Europa al tratar de salvar el acuerdo y evitar una crisis más profunda en Medio Oriente, ya se había reunido con Zarif, en París, el pasado viernes.

El Elíseo informó que en la reunión se discutieron propuestas para reducir las tensiones entre Washington y Teherán, incluida la flexibilización de algunas sanciones de Trump o proporcionar a Irán un mecanismo para compensar los ingresos petroleros perdidos por estas restricciones.

DIFÍCIL DE ROER. Pero a pesar de que Macron pasó dos horas con una amplia exposición para convencer a Trump sobre calmar el castigo y los siete líderes discutieron detenidamente sobre el asunto, no parecía que el líder estadounidense cambiara de opinión.

Un diplomático europeo familiarizado con las discusiones dijo a la prensa francesa que el G7 no pudo hacer que Trump se flexibilizara.

Ayer, Trump pareció ignorar los esfuerzos franceses para mediar con Irán, pues dijo que si bien estaba feliz de que Macron se acercara a Teherán para calmar las tensiones, Estados Unidos continuaría con sus propias iniciativas.

“Zarif transmitirá la respuesta del liderazgo iraní a la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de salvar el acuerdo nuclear de Irán en 2015”, comentó a Reuters un funcionario iraní.

Dos miembros del gobierno de Irán y un diplomático añadieron a la agencia noticiosa que la República Islámica quiere exportar un mínimo de 700 mil barriles por día de su petróleo e idealmente hasta 1.5 millones si Occidente quiere negociar con Teherán para salvar el acuerdo nuclear.

Uno de los funcionarios iraníes también indicó que el programa de misiles balísticos de Irán no estaba abierto a negociación.

También te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/mundo/canada-y-estados-unidos-elogian-t-mec-en-cumbre-del-g7/

http://www.3.80.3.65/mundo/mallorca-espana-accidente-choque-helicoptero-avioneta-muertos/