Deuda publica de Mexico representa 43.7% del PIB

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fuente SHCP

Al final del primer semestre del año, el saldo bruto de la deuda pública externa e interna, representó el 43.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), con unos 7 billones de pesos, su nivel más alto de los últimos siete años y por arriba del nivel que recomienda el Banco de México (Banxico), de 30 por ciento.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al cierre de 2014 la proporción fue de 40.3 por ciento, lo que significa que en sólo seis meses se incrementó en ocho por ciento la deuda pública.

Si bien, la dependencia justifica que el endeudamiento es acorde al presupuesto de este año, especialistas financieros consideran que se debe reducir, pues ello presionará las finanzas públicas.

“Si bien el problema de la deuda en México no es similar al de Grecia, no merece menos atención, pues en el último año aumentó a 18.4 por ciento, lo que evidencia tasas de dos dígitos que han permanecido por más de cuatro años”, dijo la directora de México ¿cómo vamos?, Viridiana Ríos.

Incluso, advirtió que de continuar con la tendencia, en nueve años la deuda llegará al 100 por ciento del PIB. De ahí la necesidad de una discusión urgente para buscar eficientar el gasto público.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, quien aseguró que aunque el nivel de deuda es manejable, la crisis de Grecia debe servir de experiencia para hacer un gran esfuerzo en la actual fase de programación del presupuesto público, para construir una propuesta viable en el manejo de los recursos, que siempre son escasos y deben administrarse con la mayor eficiencia posible.

“Ni los gobiernos ni las empresas pueden vivir con desequilibrios fiscales y endeudándose”, advirtió el empresario.

Por su parte, la agencia calificadora Moody’s considera que uno de los principales retos crediticios del gobierno mexicano es consolidar las cuentas fiscales, a través de un ejercicio más disciplinado del gasto, para lograr la reducción de los déficits gubernamentales y la estabilidad de los indicadores de deuda.

Otro reto está relacionado con la vulnerabilidad de la relativamente elevada proporción de deuda local, que se encuentra en manos extranjeras.

“La calificación de México podría aumentar si el PIB reporta crecimiento sostenido con tasas anuales iguales o superiores a cuatro por ciento”, dijo la calificadora, así como el hecho de que el gobierno amplíe de forma sustancial sus colchones financieros o si se llega a observar una clara tendencia a la baja en los indicadores de deuda gubernamental, estimó Moody´s.

Por su parte, la agencia Fitch espera que el gobierno implemente un marco de base-cero en el presupuesto de 2016, para prevenir el crecimiento inercial del gasto. Expone que “el apego a la consolidación de la estrategia deberá permitir al país estabilizar la deuda de gobierno y, eventualmente, comenzar a disminuirla”.