LATAM Airlines

Equilibrio: la clave entre el éxito profesional y el maternal

Diana Olivares es una de las pocas mujeres que dirige una aerolínea a nivel internacional; tras 21 años en la industria, conoce perfectamente este sector.

La directiva de LATAM,  en una imagen de archivo.
La directiva de LATAM, en una imagen de archivo.Foto: Especial
Por:
  • Berenice Luna

La maternidad nunca ha sido un obstáculo para llevar por los cielos su vida profesional, es más, ha sido un impulso constante para alcanzar los sueños más importantes de su carrera, así describe Diana Olivares, directora general de LATAM Airlines para México, Centroamérica y el Caribe, su vida profesional y la manera en la que la conjuga con su vida personal.

Con gran amabilidad y sencillez, una de las pocas mujeres en México que ostenta un puesto de alta dirección en el mundo de la aviación, cuenta a La Razón que las claves del éxito para ser madre de una hija de 20, un hijo de 18 y un perrijo de cinco años, además de ser la directora de LATAM, están en buscar siempre el “balance” de las cosas, además de contar con hábitos precisos como levantarse todos los días a las 4:00 de la mañana.

Diana Olivares es la primera mujer en ocupar la dirección general de LATAM en México, cuenta con una trayectoria de más de 21 años dentro de esta empresa en donde ocupó más de nueve cargos, como Ejecutiva de Ventas, Responsable de los Segmentos de Turismo y Corporate, entre otros.

Olivares detalla que, sin duda, el estar al frente de una aerolínea como LATAM ha sido una gran satisfacción, una tarea que logra día con día con el apoyo del principal activo con el que cuenta: su equipo de trabajo. Se enorgullece al contar que la empresa ha sido catalogada como uno de los mejores lugares para trabajar y no es casualidad, pues asegura que una de sus principales gestiones es ser empática, conocer a su gente y motivarla; algo que afirma, aportan muy bien las mujeres.

¿Cómo conjugar su rol de mamá con el de directiva? Esta parte de la maternidad me tocó muy chica, a mi primera hija la tuve a los 24 años y fue como mi gran incentivo y lo que siempre he dicho es que busco el balance, porque en la forma en la que tengo un balance es como puedo ser más productiva. Entonces debe haber balance en mi vida personal, en mis tiempos. Mis hijos saben que cuentan conmigo, que ahí estoy para ellos y también debo tener tiempo para mí, eso me da un espacio para poder ser más productiva en mi trabajo.

También soy muy madrugadora, me encanta despertarme entre 4:00 y 5:00 de la mañana para hacer las cosas y creo que ahí encuentro el tiempo. El equilibrio, siempre lo he dicho, es como los aviones que te dicen que primero uno se tiene que poner la máscara para después poder ayudar a los demás, entonces me cuido mucho en la parte personal, en estar en equilibrio conmigo, con mis hijos, que son lo más importante, y mi empresa que amo, entonces ahí está el balance.

¿Cómo llegó a liderar una de las aerolíneas más importantes? Estoy en LATAM desde hace 21 años, y durante 21 años pasé por más de nueve puestos, creo que si debo decir cómo lo hice, yo creo que fue con tenacidad, el tener bien claro el objetivo, yo tenía bien claro el tiempo que me costaba poder dirigir esta empresa y me ayudó muchísimo haber pasado por varios puestos y ser empática con mi equipo. También me ayudó esa parte del entender al trabajador, además de saber cómo empoderarme; es decir, estar consciente de lo que estás haciendo y confiar en ti misma.

¿Cómo impulsar a más mujeres para transmitir que sí se puede llegar hasta donde ha llegado? Creo que todavía falta mucho, hay que capacitar desde más niñas para que crezcan con este empoderamiento, todavía hay una brecha muy importante, a lo mejor en este ámbito ejecutivo cada vez se vean más mujeres tomando riendas de diferentes empresas y eso me alegra mucho; sin embargo, creo que hay otras cosas, por ejemplo, puestos de pilotos, mecánicos en aviación solamente el 3.0 por ciento son ocupados por mujeres y yo creo que ahí podrían hacerse varias cosas, pero desde la raíz, cosechando semillas con las niñas y empoderarlas y que crean en ellas; y bueno a mí también lo que me ayudó fue la pasión de hacer lo que me gusta.

¿Cuál es el activo más importante con el que cuenta? El equipo. Nosotros hacemos varias mediciones que son como barómetros que son mediciones con documentos y preguntas constantes, anuales, cada trimestre para ver cómo está el equipo, tener mucha comunicación con todos los niveles, así que todo el equipo es el que tiene que estar motivado, productivo y ése es el mejor activo que tengo y afortunadamente en el equipo de México hemos tenido reconocimientos en que es un lugar bueno para trabajar. Yo siempre he sido muy empática y me encanta conocer bien la parte humana, saber cuáles son las motivaciones, contactarme con la gente, creo que también ésa es la parte buena de las mujeres, independientemente que los hombres también lo tengan, pero creo que eso es una de las cosas que pueden aportar también las mujeres.

¿Cuáles son los retos más importantes a los que se ha enfrentado? Tuve dos puntos de desafío, pero uno es el más obvio. El primero fue que yo vine de la dirección comercial, entonces me faltaba más aprendizaje en la práctica sobre otros temas, ése fue el primer desafío. Y el obvio es el de la pandemia, donde se tuvieron que tomar acciones rápidas, algunas dolorosas, activarme, recortar costos, recortar personal que se tuvieron que ir porque ya no era el mismo número de vuelos que teníamos, el buscar esta parte de ver qué otra forma priorizaban los clientes, priorizar el tema de higiene; sin embargo, aun con esos retos, tuvimos que renacer. Ha sido duro, pero creo que ha sido el reto que más aprendizaje nos ha traído y creo que en general, por lo menos a este sector, nos obligó a rehacernos.