Decreto busca limitar más de 25% las maniobras

En julio, reducción de operaciones en AICM

Vuelos pasarían de 60 a 49 por hora en una primera etapa, de acuerdo con la SICT; especialistas advierten que por la medida, las aerolíneas podrían cancelar rutas

En julio, reducción de operaciones en AICM
En julio, reducción de operaciones en AICMFoto: Archivo Cuartoscuro
Por:
  • Berenice Luna

El decreto que el Gobierno federal quiere implementar para limitar las operaciones en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez (AICM), busca entrar en operación en una primera fase entre junio y julio de este año, con lo cual se pasaría de 61 vuelos por hora a 49 o 50 vuelos; es decir, 21 por ciento menos operaciones.

Rogelio Jiménez Pons, subsecretario de Transportes de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), aseguró en una entrevista radiofónica que la meta de la dependencia es que se logre bajar la saturación en la terminal capitalina, y en una segunda etapa este mismo año podría bajar hasta 25 por ciento las operaciones.

Explicó que un primer decreto ya se generó, el cual señala la saturación de los dos edificios terminales del AICM y da pie a que Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) genere un nuevo análisis, que determinaría la necesidad de bajar las operaciones.

“Ya salió el decreto de saturación del aeropuerto, éste tenía un mandato de que el Seneam tenía que generar un estudio que determinara exactamente en cuánto tenía que ser esta reducción. Este estudio lo presentó el secretario Arganis ayer (lunes), y se llega a la conclusión que de 61 vuelos bajar a 49 o 50 operaciones por hora”, sostuvo el funcionario.

Mencionó que se buscaría que las operaciones se fueran principalmente al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), también con el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT) y eventualmente con el Aeropuerto de Puebla.

Gráfico
Gráfico

PUEDEN ELIMINARSE OPERACIONES

Fernando Gómez, analista del sector aéreo, mencionó que el decreto debe completarse con una estrategia integral con los aeropuertos a los que busca trasladar las operaciones; el problema, agregó, está en que difícilmente las aerolíneas pueden atender ese mercado “por decreto” y podrían optar por cancelar rutas.

“Aquí no obedecen (aerolíneas) a estas circunstancias, a menos que no hubiera de otra, pero podrían ellos cancelar las rutas o volar desde otros aeropuertos, pero dado que el mercado está en este aeropuerto capitalino, si no hay capacidad para preservar los slots que nos han conferido, pues cancelan las rutas definitivamente, lo que traería efectos negativos para el turismo y el comercio en México”, dijo en entrevista con La Razón.

Mencionó que sin duda, el problema estaría en que el Gobierno de alguna manera estaría improvisando y terminaría por impactar antes que solucionar la saturación de la terminal, el desarrollo de la aviación y, por ende, afectaría el crecimiento de la industria turística.

Al respecto, Carlos Torres, también experto del sector aéreo, señaló que esta industria es de los mercados en donde se opera con mayor libertad; por ello, preocupa que a través de un decreto se busquen limitar las operaciones en el aeropuerto más importante del país.

“Es de las industrias donde se opera con mayor libertad de mercado, en términos de oferta y demanda, entonces en el sentido de declarar la saturación por decreto, sin lugar a dudas es una afectación a la decisión unilateral que tiene la libertad una aerolínea y los pasajeros, para decidir desde qué aeropuerto le interesa volar; en ese sentido, creo que sí habrá una afectación a las aerolíneas”, mencionó.

Explicó que las aerolíneas tienen como primera medida mantener sus slots y hacer los vuelos con aviones con más capacidad, con el objetivo de no tratar de perder la demanda que genera el Aeropuerto de la Ciudad de México.