Mejor prevenir que navegar

Inicia la Noche de los Rábanos en Oaxaca
Por:

Por Claudia Castro Reyna

Ahora más que en cualquier otra época del año, el conducir demanda de toda tu atención. Y es que la época de lluvias provoca más accidentes automovilísticos que la temporada vacacional.

De acuerdo con el Centro de Experimentación y Seguridad Vial, CESVI México, la zona centro, sur y costera del país padecen este fenómeno durante la época lluviosa debido principalmente a que la actitud del conductor es ignorar el riesgo y aventurarse a pasar por los encharcamientos creyendo que el mismo vehículo impulsará el agua sin mayor problema.

La realidad es otra. La carrocería del auto expandirá el volumen del agua y aumentará la altura y si tomas en cuenta que la altura de los autos no está diseñada para flotar, te encontrarás con que el líquido se meterá por la toma de aire o el tubo de escape.

Además, la mayoría de los accidentes que se generan durante los días lluviosos son porque el conductor no alcanza a frenar y se impacta con el vehículo de enfrente.

Otro factor que eleva el riesgo de accidentes es el mal estado de las llantas.

Si combinas esto con velocidad y además malas maniobras, seguramente terminarás provocando algún choque.

Recuerda que el estado de las llantas es un elemento estratégico, ya que tienen como objetivo filtrar la mayor cantidad de agua para que el contacto entre el neumático y el piso sea el mejor.

No importa si las lluvias son ligeras o si provoca graves encharcamientos. El cuidado que debes de prestar es el mismo; ya que también las lluvias de menor intensidad causan accidentes debido a que los conductores se confían y no prevén todos los factores que aquí hemos comentado.

Manejo defensivo. Cesvi México recomienda adoptar la teoría del manejo defensivo que se refiere a aplicar tres reglas básicas al momento de ponerte frente a un volante en un día lluvioso.

Lo más importante es visualizar el riesgo; observa el entorno por el que circulas y anticípate al riesgo de inundación trazando rutas alternas.

No te expongas. Si el encharcamiento es tal que dudas sobre si será posible que pases o no con tu vehículo, lo mejor es que esperes a que baje el nivel de agua antes de quedarte varado por tomar esta aventura.

No te arriesgues

• Reduce la velocidad

• Realiza desaceleraciones suaves y progresivas

• Mantén tu distancia. Aplica la regla de los dos segundos.

• Es importante ver y ser visto; enciende las luces y mantén buena visibilidad a través del parabrisas.

• Revisa con frecuencia el estado de las llantas de tu vehículo porque de ellas depende tu seguridad.

• Si empieza a llover pisa las zonas que se mantengan secas y una vez que esté lloviendo más fuerte hazlo por donde otros conductores pasen.

• Si tu vehículo cuenta con frenos ABS, úsalos con confianza. Presiona fuerte el pedal y aprende a maniobrar mientras lo presionas.

• Sustituye las plumas de los limpiadores cuando no dejen bien limpio el parabrisas.

asc