• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Sector Automotriz. Foto: AP

La industria automotriz refleja un reto hacia adelante, luego de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en la que no fue tan favorecido el sector mexicano, debido a la regla de origen que se aceptó.

Y es que después de que se conoció que México y Estados Unidos habían acordado que 40 por ciento de la producción de un automóvil deberá realizarse en una región en la que los salarios sean mayores a 16 dólares la hora; deja en gran desventaja al sector automotriz mexicano, incluso cuando su mayor competencia es la manufactura.

Gráfico: La Razón de México

En este sentido, Mario Hernández, socio líder del segmento IMMEX, en KPMG México, especificó que la industria requiere de una política gubernamental de desarrollo de la industria automotriz, lo cual, sin duda, ha dificultado el crecimiento del sector.

Además de que gracias a las medidas que emprendió el gobierno se dio la certidumbre necesaria para que empresas internacionales realizaran inversiones importantes en el país (inauguraciones de plantas y colocación de primeras piedras) por casi 33 mil millones de dólares, las cuales, se estima, generarán más de 94 mil puestos de trabajo; el hecho de que no se dé continuidad a una política general terminará afectando a la industria en los próximos años.

Otro factor que es riesgoso para el sector son los aranceles que quiere imponer Washington a las exportaciones de autos provenientes de México y Canadá, bajo la sección 232.

En este sentido, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, ha mencionado que el sector batallará para defender el libre comercio. “No podemos quedarnos de brazos cruzados ante una clara investigación para imponer barreras al comercio; no hay justificación y más allá de los foros, la imposición de 25 por ciento en arancel a autos es una amenaza latente (contra México)”, refirió.

“Aunque EU fijó sus términos para el sector de autos, éstos en realidad serán más caros para los consumidores del vecino país del norte”

Mario Hernández

Socio líder del segmento IMMEX, de KPMG

Gráfico: La Razón de México

TLCAN Y SUS EFECTOS. En un escenario en el que Canadá se integra en las negociaciones del TLCAN, y bajo los términos antes mencionados, la industria se enfrentará a un entorno más competitivo, ya que las empresas tendrán que reacomodar el tema de suministros, para consumir más contenido regional y poder cumplir con la regla de origen, aseguró Hernández para La Razón.

En este sentido refirió que aunque para Estados Unidos, la aprobación de estos términos fueron un triunfo, se podría afectar el consumo interno de los países, debido a que incrementarán los precios de los automóviles, lo que generará un cambio en el perfil de los consumidores que buscarán modelos más atractivos que se adapten a sus necesidades.

MERCADO INTERNO COMPLEJO. Desde hace un año, las ventas de autos en México han reportado ligeras disminuciones, pues cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), de enero a agosto de este año, se vendieron 913 mil 726 vehículos ligeros, es decir, una baja de 7.8 por ciento, en comparación con el mismo periodo de 2017, lo que no afectó al sector. Para el especialista, hay otros factores relevantes: la reforma fiscal de Estados Unidos que frenó la economía mexicana por momentos; la incertidumbre del TLC y el tipo de cambio.

Compartir