Jueves 28.05.2020 - 06:14

Datos

Fase 2
Por:

Los datos duros no son sexys, cifras e indicadores están lejos de lo cotidiano, la percepción manda y configura las ideas de cada quien sobre los grandes asuntos públicos.

Por eso algunos recurren a los otros datos, cuando ni los propios ni los ajenos permean en la corta memoria colectiva.

Promesas y dichos se esconden y mientras más abundante el discurso, más sencillo extraviar los compromisos. Se buscan novedosos referentes porque los ortodoxos, exhiben. Cambiar el PIB (Producto Interno Bruto) por el IFN (Índice de Felicidad Nacional) es viajar de lo medible a lo intangible. Crear indicadores alternativos nos acerca a utopías de ocasión.

Hace cuatro semanas nos presumían que México era de los países menos afectados por el coronavirus para el cual nos preparamos, dijeron, desde hace casi cinco meses. Hoy, los datos contrastan realidad y discursos.

Con base en datos del sitio worldmeters.info México ocupaba ayer por la mañana estas posiciones a nivel mundial, en los siguientes apartados:

#1 en muertes reportadas por Covid-19 en las últimas 24 horas.

#5 en nuevos casos confirmados de Covid-19 durante las últimas 24 horas.

#10 en número total de muertes por Covid-19.

#14 en pacientes recuperados de Covid-19.

#16 en casos confirmados acumulados de Covid-19.

#28 en casos activos (periodo de 14 días) de Covid-19.

#37 en muertes por Covid-19 por cada millón de habitantes.

#54 en pruebas diagnósticas de Covid-19 realizadas.

#82 en casos confirmados de Covid-19 por cada millón de habitantes.

#147 en pruebas diagnósticas realizadas por cada millón de habitantes.

Todos los datos provienen de la autoridad sanitaria de cada país, cifras oficiales que en cada caso tendrán, como en México, debates pendientes sobre su exactitud.

Lo primero que destaca es que México, proporcionalmente a su población, efectivamente, no es de los países más golpeados por la pandemia. Por número de muertes confirmadas por Covid-19, ocupamos el lugar 37. La perspectiva entre población y casos ayuda a dimensionar.

Hoy somos de los países con más muertes y con más contagios nuevos cada día, es decir, en efecto, estamos en el pico de muertes y contagios. Quizá no con la precisión que anticipó el doctor Hugo López-Gatell y probablemente por más tiempo del previsto estaremos en esta condición.

Segundo, por casos confirmados estamos en el lugar 82, esto refleja lo que se nos dijo en repetidas ocasiones, fue decisión de Gobierno no aplicar pruebas masivas. Por eso estamos abajo en el ranking de casos certificados pero, seguramente muy arriba en los estimados, (el factor por el cual multiplicar los casos certificados puede ser 25 o 50 según las técnicas de medición epidemiológica).

Se confirma que México optó por enfocar esfuerzos en la mitigación y no en la contención. Lo dijo López-Gatell desde el inicio. Lo prolongado de nuestra cúspide también parece haber evitado, por pequeño margen, la saturación hospitalaria. Ayer el Presidente dijo que no habrá desbordamiento de enfermos y estrictamente, por casos por Covid-19, quizá tenga razón.

En el registro informativo destaquemos la promesa de la científica no-neoliberal de la 4T, María Elena Álvarez Buyllá, directora del Conacyt que fabricaría 700 ventiladores pulmonares y de los cuales no entregó uno solo. O de los 10 mil ventiladores que el Presidente López Obrador pidió a Donald Trump vendernos con urgencia, apenas se han comprado por aquí y por China dos mil y algunos más. O los 324 municipios de la esperanza que serían los primeros en reiniciar actividades el pasado 18 de mayo y nada, ninguno.

Al finalizar junio vendrá la avalancha de otros datos, los del decrecimiento económico producto de la pandemia. Cifras de dos dígitos para el segundo trimestre. Desde ahora el reto para la administración de AMLO apunta a ese ámbito. Y echaremos mano de datos para constatar si las decisiones oficiales fueron atinadas, suficientes y oportunas.

Ayer el Presidente López retó a sus críticos, a quienes tacha de adversarios, a demostrar con cifras, sus pronósticos y enriquecer dijo, el debate público. De nueva cuenta apuesta AMLO a que la debacle económica no será tal. El año pasado aseguró que el país crecería 2 por ciento y perdió. Perdimos. Ojalá este año no se repita la escena.