Sábado 16.01.2021 - 18:55

Soldados y marinos leales al Presidente AMLO

Fase 2
Por:

Las expresiones públicas sobre la lealtad de las Fuerzas Armadas para con el Presidente López Obrador inquietan por aparentemente, innecesarias. Subrayadamente, desde el culiacanazo del 17 de octubre, los reclamos al estratega en Jefe, arreciaron.

La política de abrazos y no balazos, en medio del asedio criminal a nivel nacional, le han valido al mandatario no sólo críticas, sino que abrieron la puerta para que en las benditas redes sociales circulen videos en los que un puñado de personas reclaman lealtad de soldados y marinos para con el pueblo y no para con un régimen.

Expresiones virtuales sin identidad ni éxito, que intentan alterar la certeza que en el país hay respecto al apoyo popular al Presidente. Hoy todas las encuestas, serias o no, chairas o fifís, dan fe de la popularidad de López Obrador.

Fortaleza política no exenta de señalamientos puntuales, como lo ocurrido en la CNDH y tantas otras instancias autónomas del Estado o lo que está por venir en el INE; pero nadie hasta hoy se atreve a cuestionar la lealtad de las Fuerzas Armadas con su Comandante Supremo.

Por eso llama la atención las reiteradas manifestaciones públicas sobre la institucionalidad democrática del Ejército y la Marina. Narrativa que si busca reforzar un imaginario colectivo, termina por debilitar una certeza de oro en la vida posrevolucionaria de la Nación.

México no es Bolivia (dicho con el más profundo respeto a ese país), la consolidación de gobiernos democráticos y civiles es producto directo del talante institucional del pueblo que ha sorteado momentos de mucha tensión como el 2 de octubre de 1968, las elecciones de 1988 o 2006, crisis por terremotos o periodos de absoluta flaqueza frente al crimen organizado (como el que hoy atravesamos); pero nunca hemos roto los diques constitucionales dentro de los cuales sorteamos estos y otros desafíos.

Para no aplicar el popular “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, sería sano que la 4T modere el uso de estas expresiones de lealtad castrense para con el Presidente, máxime cuando los reclamos y exigencias apuntan a políticas públicas puntuales y no cuestionan la legitimidad o pertinencia del Gobierno democráticamente electo.

Presupuesto 2020. A Mario Delgado se le complicó la aprobación, ya extemporánea, del Presupuesto 2020 por las divisiones de su bancada. No fue la débil oposición legislativa la que alteró el calendario sino una guerra intestina donde afloran el cobro de facturas y los reclamos por apoyos no retribuidos a la hora de la verdad, que simbolizan las partidas presupuestales.

Pateando el bote esperaremos a ver si hoy logra sesionar la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública que encabeza el barzonista Alfonso Ramírez Cuéllar para aprobar un dictamen que luego sea sometido al pleno. Nadie se llame a engaño, la verdadera oposición está en la variopinta bancada morena.