Cerrar frontera sur, evitará aranceles

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

La apertura de la frontera sur del Gobierno de México a las caravanas de miles de migrantes de Centroamérica que ahora pretende cerrar con seis mil elementos de la Guardia Nacional, para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no cumpla su amenaza de imponer aranceles a los productos mexicanos que su país importe, va a crear un conflicto diplomático mayúsculo con las naciones de aquella área.

Tras informar que tampoco se llegó a un acuerdo con funcionarios del gobierno estadounidense en la segunda reunión de la delegación que encabeza, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, confirmó haber hecho esa propuesta a las autoridades del vecino país, al tiempo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador convocó a un “acto de unidad por la dignidad de México”, mañana sábado en Tijuana, propuesta que de inmediato le motivó críticas de dirigentes y legisladores de la oposición.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Por primera ocasión en lo que va del sexenio, una calificadora internacional, Moody´s, descalificada por el Presidente López Obrador porque dijo que dentro de su metodología no considera la corrupción, le respondió que ésta ha sido siempre un factor que ha incidido en esa tarea.

Jaime Reusche, analista soberano de esa empresa en México, aseguró en una teleconferencia que corrupción, debilidades institucionales, impunidad y el gran sector informal de la economía, entre otros temas estructurales, “han estado por mucho tiempo dentro del crédito y han limitado esta calificación en A3, pero ahora ven un deterioro en cuanto a la dirección de las políticas públicas”.

Explicó que el tema de la corrupción es bastante complejo, al señalar que las medidas que se han adoptado son difíciles de cuantificar y aseguró que “ningún gobierno, ni aquí ni en ninguna parte, va a poder resolver el problema inmediatamente, quien diga que lo va a resolver con medidas de corto plazo, no está entendiendo el problema” y que resolverlo “va a tardar años”.

Como ayer se informó, Moody´s y Fitch bajaron la calificación de México, la primera al revisar la perspectiva de la nota soberana del país, de estable a negativa, aunque mantuvo la calificación A3, a la que se refirió Reusche, y la segunda de BBB+ a BBB, lo que como aquí se anticipó, seguramente iba a merecer una respuesta del Ejecutivo en su mañanera, como así fue.

En ella, el Presidente criticó la metodología de las calificaciones que dijo que datan de hace 30 años y no consideran la corrupción e insistió en que el crecimiento del país será este año de dos por ciento –ya no de cuatro como había anunciado al inicio del sexenio– y que al final será de cuatro, no de seis, como también asegurara.