Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Plan de reactivación

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:

Hoy se dará a conocer, según lo anunció la secretaria de Economía Tatiana Clouthier, un plan de reactivación económica. No faltará quien diga que más vale tarde que nunca, porque la primera característica de este plan es que llega tarde.

Fue en el cuarto trimestre de 2019 cuando se inició la recesión, consecuencia del Efecto 4T, en general, y de la cancelación de la construcción de NAICM en Texcoco, en particular, dado el impacto que ello tuvo sobre la confianza empresarial para invertir directamente en el país, inversiones directas de las que depende la producción de bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento de la economía, lo que se pretende reactivar, lo cual reactivaría también la creación de empleos (para producir alguien debe trabajar), y la generación de ingresos (a quien trabaja se le paga).

En octubre de 2018, antes de la cancelación del NAICM, la confianza de los empresarios para invertir directamente en México se ubicó en 39.5 unidades (cero es igual a total desconfianza y cien a confianza total). Dos meses después, en noviembre y diciembre, bajó a 36.2 y 35.6 puntos. En promedio mensual en 2018 la confianza de los empresarios para invertir directamente en México fue de 37.0 puntos. En 2019 bajó a 34.8. En 2020 se redujo a 20.3 puntos.

Menor confianza empresarial. En octubre de 2018, antes de la cancelación del NAICM, la inversión en instalaciones, maquinaria y equipo, parte principal de la inversión directa que produce bienes y servicios, crea empleos y genera ingresos, creció en términos anuales 1.7 por ciento. En noviembre y diciembre decreció 3.2. y 7.7. En promedio mensual en 2018 la inversión en instalaciones, maquinaria y equipo creció 2.3 por ciento. En 2019 decreció 4.6 y, hasta octubre de 2020 (no tenemos información más actualizada), había decrecido 19.4 por ciento.

Menos inversiones directas, consecuencia de menor confianza empresarial.

En términos anuales, en el cuarto trimestre de 2018, la producción de bienes y servicios, variable que mide el crecimiento de la economía, creció 1.3 por ciento. Durante los cuatro trimestres de 2019 este fue su comportamiento: 0.3, 0.2, 0.0 y menos 0.6 por ciento. A lo largo de los tres primeros trimestres del 2020 fue este: menos 2.3, menos 18.7 y menos 8.6.

Decrecimiento de la economía, efecto de menos inversiones directas, consecuencia de menor confianza empresarial.

Un plan de reactivación económica eficaz debe aumentar la confianza empresarial, para que aumenten las inversiones directas, para que aumente la producción de bienes y servicios, la creación de empleos y la generación de ingresos.

No se trata, al menos no principalmente, de inyectar recursos, sino confianza, algo que la 4T no entiende.