Avatar del Arturo Vieyra

BRÚJULA ECONÓMICA

¿Se acerca el aumento de la tasa de interés?

BRÚJULA ECONÓMICA

Arturo Vieyra Fernández
Arturo Vieyra
Por:
  • Arturo Vieyra

Paradójicamente, a diferencia del año pasado cuando la recesión golpeaba con mucha fuerza y las preocupaciones radicaban en cómo fortalecer el crecimiento económico, ahora, por el contrario, aumenta en nerviosismo en los mercados globales por la fuerza de la recuperación productiva y crecen los temores por la inflación.

Particularmente, en Estados Unidos los estímulos fiscales y monetarios han impulsado la economía en este año que probablemente termine con un vigoroso crecimiento cercano al 7%. En paralelo, la inflación al consumidor alcanzó en mayo una tasa muy alta de 5%. Esta dinámica ha impulsado las expectativas de un próximo retiro de los estímulos monetarios y de un incremento de la tasa de interés por parte de la Fed (autoridad monetaria de EU).

En este sentido, la Fed en su más reciente reunión del 16 de junio pasado —reunión premium o extraordinaria— puso de manifiesto el mayor optimismo. Remarcando el impacto de la vacunación sobre el crecimiento económico —ajustando su proyección del PIB hasta 7% desde 6.5%—, y aunque al mismo tiempo señaló que el reciente repunte de la inflación es transitorio, realizó un ajuste al alza en su pronóstico para el término de este año hasta 3.4% desde 2.4%.

Este escenario de menor inflación —pero mayor a la prevista con anterioridad— no fue suficiente para calmar el nerviosismo en los mercados, motivando un fortalecimiento del dólar (el tipo de cambio en México repuntó hasta casi 20.8 pesos por dólar). Incluso, ya observan el inicio del ciclo alcista de los fondos federales en 2023 cuando hace unos meses lo veían hasta un año después. En adición, James Bullad, presidente de la Fed de San Luis, declaró que la inflación está siendo más rápida que lo esperado y la subida de tasas podría comenzar en 2022, lo que alentó todavía más las expectativas del mercado en torno a un próximo retiro de los estímulos monetarios, es decir, el inicio de lo que se denomina “Taper”.

En consecuencia, todo dependerá básicamente de la evolución de la inflación en Estados Unidos. Será en la reunión de Jackson Hole (simposio en el que anualmente se reúnen las máximas monetarias y de finanzas, así como líderes financieros de todo el mundo) donde se den los lineamientos y propuestas principales para definir que tanto la Fed y el resto del mundo estarán dispuestos a restringir su política monetaria.

El impacto sobre México es directo. Un incremento de la tasa de interés por parte de la Fed y el consiguiente fortalecimiento del dólar obligarán al Banxico a ser más restrictivo en su política monetaria si quiere mantener la estabilidad del tipo de cambio y, por tanto, de la inflación. Las expectativas no se hicieron esperar, de acuerdo con la más reciente Encuesta Citibanamex, el consenso terminó por adelantar su pronóstico del próximo movimiento de la tasa del Banxico a noviembre de este año desde enero de 2022.

Si bien hay mucha dispersión en la encuesta (13 participantes consideran que el aumento de tasas será este año y 11, a partir del 2022), es evidente que entramos en una zona de turbulencia financiera que dependerá básicamente de la inflación, que en México no tiene todavía la estabilización suficiente como para atenuar un futuro más restrictivo de la política monetaria.