Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

“Si trabajas por él, el resultado se va a dar en algún momento”

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Bibiana Belsasso

Una mujer que ha puesto el nombre de México en alto, orgullo para nuestro país, medallista olímpica, quien ganó bronce en los pasados juegos de Tokio.

Alejandra Valencia, la arquera mexicana, es una mujer de ésas que motivan, que nos inspiran a perseguir nuestros sueños. Platicamos con ella para La Razón.

Bibiana Belsasso (BB): Tú empiezas desde muy chiquita, a los nueve años, con el arco, pero también te gustaron otros deportes.

Alejandra Valencia (AV): Sí, sí, exacto. Todo empezó porque el maestro de Educación Física en la primaria les dijo a mis papás que me veía siempre ahí correteando y les dijo: “¿Saben qué?, tiene como aptitudes para el deporte, llévenla al CUM —el lugar donde está el Instituto del Deporte— para que entre a algún deporte”. Mis papás me llevaron, anduve por todos los deportes, practiqué de todo. El primero fue atletismo, porque mis papás dijeron: “Correr, pues atletismo”, pero no me gustó y ya anduve por varios: volibol, beisbol, atletismo, o sea, todos los normales; natación, en éste sí estuve buen rato porque me gustó, me agradaba, si ahorita no fuera arquera a lo mejor estaría en natación, y ya después llegué a tiro con arco.

BB: Es muy difícil para una niña tener esa concentración que requiere el arco, ¿cómo lo lograste?

AV: Ni me acuerdo, yo iba porque me gustaba y quería hacerlo y me agradaba tirar, bueno, me agrada porque no hay un pasado todavía, entonces me quedé ahí. Yo más o menos hasta el 2009 fue cuando caí en cuenta, cuando entré a selección juvenil y salí del país a representar a México como juvenil porque teníamos un nivel en el mundo y yo dije: “oye, entrenando como entreno —que la verdad no era entrenamiento, el que sí era es el típico normal que hay en alto rendimiento de estados—, llegué aquí y quedé en tercer lugar en la Copa Europea”, entonces le dije al entrenador, a Miguel Flores: “Miguel, quiero entrenar bien”. Me contestó: “¿Estás dispuesta?”, y yo le dije: “Sí, sí quiero”, entonces dijo: “Bueno, vamos a hacer un programa acorde a eso”. Y ya empecé a prepararme más duro, más concentrada en lo que era el tiro con arco, ya no que fuera a practicar tiro con arco, ya iba a entrenarlo, ya iba ya con la meta de lograr algo mejor porque ya había visto que se podía lograr. Ya al otro año, en 2010, es cuando entré a la selección mayor.

La arquera en un campo deportivo que lleva su nombre, en Sonora, ayer.Foto: Especial

BB: Ale, para poder llegar a ser campeona se necesita muchísima disciplina, pero también mucho apoyo. ¿Quién ha sido la figura más importante para ti en acompañarte para todo este entrenamiento?

AV: Pues primeramente el entrenador, porque fue el que me dijo: “Ven mañana”. Y si no hubiera visto él como la chispa, la emoción que yo traía, pues nunca me hubiera sugerido, yo no hubiera entrado. Y a partir de ahí nos quedamos entrenando hasta ahora, ya son dieciocho años de conocernos, de estar entrenando, de estar pasando todo para poder estar en este lugar, en este momento. Entonces yo creo que mucho de esto, del resultado aquí, es gracias al entrenador y la otra parte es de mis papás que, si no me hubieran llevado ellos, pues tampoco nunca hubiera empezado a entrenar, si ellos no hubieran estado llevándome todas las tardes.

BB: Además de tu entrenador, tienes un grupo importante de expertos que te apoyan, como el equipo psicológico. ¿Cómo manejas la presión que es ser una atleta a nivel profesional? ¿Cómo fueron estas Olimpiadas para ti en Tokio?

AV: Fueron diferentes, simplemente por la pandemia. No había público, había muchas reglas que seguir, no podías casi interactuar con los otros países como lo harías normalmente. Pero nos sobrepusimos a lo que fue la pandemia, el año que estuvimos en pausa, en incertidumbre de si se hacía o no, eso fue como salir adelante por medio del trabajo mental, para mantenerte.

BB: ¿Cómo preparas tu mente para esta disciplina?

AV: Son muchas técnicas que yo trabajo con mi psicóloga, una de ellas es la meditación y yoga.

Realmente no nos podemos comparar ahorita a lo que son las potencias como Estados Unidos, China, Japón, Alemania, en cuestión al deporte, a lo que es el apoyo. Sí es mucha la diferencia

BB: ¿Cómo fue la experiencia en Tokio?

AV: Con una aplicación estuvimos marcando ahí todos los síntomas, empezamos a subir las PCR ahí, llegamos y sí, todos los días en la mañana teníamos que ir a dejar nuestra prueba de Covid, teníamos que actualizar la aplicación con nuestra temperatura, síntomas, malestares ahí en el momento, luego tener que seguir todos los protocolos que nos decían, por ejemplo, en el comedor lavarnos las manos, antibacterial, guantes, o sea, todo por separado, los camiones que venían sellados, nada más podíamos ir de campo a villa y de villa a campo, cosas así.

BB: ¿No perdiste un poco la fuerza que tenías en esos días sin entrenar?

AV: No, es que realmente nunca tuvimos días sin entrenar, sí podíamos ir al campo.

BB:¿Algún consejo que les puedas dar a los jóvenes que quieren ser arqueros?

AV: Pues primeramente que tengan mucha paciencia, porque puede que a veces el resultado llegue más rápido de lo que esperas, pero para que se vuelva a repetir a veces tienes que mantenerte, entonces paciencia también por si el resultado no se da al principio, se va a dar un algún momento mientras sigas trabajando por él. Paciencia y mucha confianza, confianza en ustedes mismos y en el trabajo que hacen para llegar a donde están.

BB: ¿Y se requiere de mayor apoyo para que haya más atletas de alto rendimiento o sientes que el apoyo ha sido el correcto?

AV: No, del apoyo siempre se va a esperar algo más, porque realmente no nos podemos comparar ahorita a lo que son las potencias como Estados Unidos, China, Japón, Alemania, en cuestión al deporte, a lo que es el apoyo. Sí es mucha la diferencia.

BB: Han entrenado con dificultades, pero te fue muy bien, y ése fue trabajo tuyo de tus entrenadores.

AV: Sí, exacto, es parte lo que le estaba comentando, sí está el apoyo, pero podría ser mucho mejor. Hay muchas cosas que mejorar en lo que es el deporte mexicano. Simplemente hablando de cosas administrativas, que por un errorcito vayas a dejar afuera a un deportista que luchó toda su vida para ganar un pase, y que por un error en una firma no puedas ir a competir o que por error en una firma no va a llegar el material, o sea, cosas así que tú dices: “No es posible”. O que tú como atleta te tengas que estar preocupando por esas cosas, en lugar de estar entrenando, y piensas: “Supongo que en otros países no pasa eso, pero aquí sí, pero aun así me tengo que sobreponer a eso porque yo quiero lograr lo que son mis metas, mis propios objetivos y quiero llegar haciéndolo bien”.

BB:¿Algo que quisieras agregar?

AV: Yo quiero decir gracias a todos lo que nos vieron, a todos los que nos estuvieron apoyando, a todos los que se estuvieron desmañanando para ver nuestras competencias (en los Juegos Olímpicos) muchas gracias a todos ellos, muchas gracias a todos los que estuvieron ahí, la verdad se les agradece mucho.