Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Seguridad, negocios y migración: en ese orden

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

Terminando este proceso electoral, que ha dejado ver la violencia que se vive en México, y en donde se siente la presencia del crimen organizado en muchas zonas del país, llegó Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, para reunirse con el Presidente López Obrador.

El dispositivo de seguridad con el que fue recibida Harris en nuestro país fue impresionante, un convoy de 17 camionetas blindadas que integraron la comitiva, que son traídas directamente desde Estados Unidos, para el operativo a cargo del Servicio Secreto de ese país.

Con la comitiva de Kamala Harris a nuestro país quedaron claros dos temas que les importan: la seguridad y el comercio.

La acompañaron: John S. Creamer, encargado de Negocios de Estados Unidos; Nancy McEldowney, asistente del presidente y asesora de Seguridad Nacional de la vicepresidenta; Ricardo Zúñiga, enviado especial para el Triángulo Norte; Juan González, asistente especial del presidente y director principal del Consejo de Seguridad para el Hemisferio Occidental; Michael Fuchs, asistente especial del presidente y jefe adjunto del Gabinete de la vicepresidenta; Hillary Quam, consejera para el Hemisferio Occidental; Symone Sanders, asistente adjunta del presidente, consejera principal y vocera de la vicepresidenta, y la encargada de política de la embajada de Estados Unidos en México.

Para Estados Unidos y para su seguridad, lo que pasa en México es muy importante. Ven la seguridad de México como parte de la seguridad interior.

Por eso, autoridades estadounidenses se molestaron y sorprendieron, por ejemplo, con el caso de la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo Guzmán, quien había sido detenido con una orden de extradición a Estados Unidos, acusado de ser uno de los principales productores de fentanilo en México por introducir esa droga a aquella nación. Y poco después, para nuestro vecino país del norte, tampoco fue bien visto que el Presidente de México desviara su camino para saludar a la madre de Guzmán Loera.

Y es que México forma parte del llamado Comando Norte, que comenzó con sus operaciones en 2002. Comprende la seguridad de Estados Unidos, que comienza desde la frontera sur de Chiapas hasta la frontera norte de Canadá, pues planifica, organiza y ejecuta la defensa del territorio estadounidense a través de los accesos por las vías terrestre, marítima y aérea.

El Comando Norte asigna a las fuerzas necesarias para ejecutar misiones, cuando sea ordenado por el presidente y el secretario de Defensa estadounidenses.

Uno de los temas fundamentales que ha tratado Harris en México ha sido el de la seguridad y cómo opera el crimen organizado en México, los negocios y cómo se deben de honrar los contratos que se han hecho con base en los tratados y no violarlos, y también el tema de la crisis migratoria de Centroamérica.

Hace unos meses estuvo en nuestro país Juan González, enviado de Biden para Latinoamérica. Se reunió con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, para abordar una agenda que incluyó disminuir el tráfico de armas y de narcóticos, reducir la violencia que provoca el crimen organizado, atender las adicciones como un problema de salud pública y atacar las finanzas de las organizaciones criminales que operan en los dos países.

El Gobierno federal ha dicho que la manera de erradicar los temas de inseguridad y migración es a través de su programa Sembrando Vida, y ha solicitado apoyo de Estados Unidos para que inviertan, pero la realidad es que, para el vecino del norte, el programa Sembrando Vida no soluciona el problema de los cárteles de la droga, ni la violencia generada por el crimen organizado.

Visita trascendental

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, llegó la noche del lunes a nuestro país, procedente de Guatemala, donde ofreció 88 mdd en apoyos.Foto: Cuartoscuro

Estados Unidos busca mermar al crimen organizado a través de la desarticulación de las redes que operan en su territorio, por ello realiza operativos como el más reciente, llamado Rompeolas, con el que busca erradicar el trasiego de fentanilo que envía principalmente el Cártel de Sinaloa.

También frena las operaciones financieras a través del bloqueo de cuentas bancarias por órdenes del Departamento del Tesoro. Aquí es donde más ha sido neutralizado el Cártel Jalisco Nueva Generación.

En el tema migratorio, y en medio de esta visita, se dio a conocer que poco más de 172 mil migrantes fueron detenidos en la frontera que comparten México y Estados Unidos, sólo en este año, incluyendo a los menores de edad que llegan sin un adulto.

Estados Unidos busca que los migrantes no lleguen a su frontera: parte del acuerdo con México, desde el mandato de Donald Trump, ha sido cuidar las fronteras de México con Guatemala, para que los migrantes no pasen.

El día de ayer se firmó el “Memorándum de entendimiento sobre cooperación internacional entre los gobiernos de México y Estados Unidos”, firmado por parte del canciller Marcelo Ebrard y John S. Creamer, encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en México.

Una especie de declaración de buenas intenciones, ante la falta de acuerdos concretos, por ahora, sobre cómo trabajar conjuntamente para contener desde el origen el flujo de migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Mientras se realizaba este acto, la vicepresidenta envió un mensaje en Twitter en el que indicó: “Estados Unidos y México comparten historia y familia. Nuestras economías están atadas y nuestra seguridad depende unas de otras. Estoy aquí en la Ciudad de México para renovar la importante asociación de nuestra nación con México”.

Y es verdad, la historia de ambos es tan estrecha, que difícilmente puede operar uno sin el otro en temas de seguridad, migración y comercio.

Ambos coinciden en el discurso, pero en la práctica existen diferencias: mientras Estados Unidos aboga por brindar una estrategia sistemática en el Triángulo Norte, México apuesta por desembolsos directos, principalmente con su programa Sembrando Vida.

Los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de Ayuda a Refugiados (Comar) y la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), indican que el 2021 volverá a batir récord en cuanto al paso de migrantes por territorio mexicano.

En los primeros 5 meses de este año, la Comar ya recibió 41,195 solicitudes de refugio por parte de personas extranjeras, rebasando las 41,179 que se registraron durante todo el 2020.

Además de su encuentro con López Obrador, Harris tuvo reuniones con mujeres emprendedoras y líderes sindicales, y se reunió con expertos laborales mexicanos, como parte de las mesas de trabajo que se acordaron en la visita a nuestro país.

Esta visita ha sido una gran oportunidad para empezar a mejorar la relación bilateral entre México y Estados Unidos. Seguramente, el presidente Joe Biden no olvida el desaire del Presidente de México, al haber tardado semanas en felicitarlo en su triunfo electoral.

Pero esta relación bilateral es fundamental.