Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Tabasco bajo el agua

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

La pesadilla que está sufriendo Tabasco no es nueva, el edén de México se inunda año tras año y cada cinco años y medio en promedio sufre una inundación grave; así lo describen los archivos históricos desde el siglo XIX.

Y es que por Tabasco escurre 30% del agua superficial del territorio nacional.

La catástrofe que azota a Tabasco está catalogada como la peor en más de una década, que ha dejado a su paso muertos y más de 300 mil damnificados.

Viajamos a la zona afectada, platicamos con algunos damnificados, en los albergues y también en sus casas. Son muchos los que se quedan en sus casas que están literalmente dos metros bajo el agua para cuidar sus pertenencias.

En el albergue platicamos con Rutilia Hernández Ortiz, quien se encuentra ahí desde hace dos semanas con sus hijas y su nieto. Tiene otros dos hijos con discapacidad, mayores de edad, que están en casa de una tía.

“Como atrás de casa tenemos un drenaje se subió el agua de arriba, todo y se metió toda el agua. En la parte de la Zamara venía toda el agua, parte de la escuela se llenó toda de agua”, comenta.

Visitamos Villahermosa, Tabasco, ahí pudimos ver el trabajo de la Secretaría de la Defensa Nacional en el armado de las despensas y los albergues.

WhatsApp Image 2020-11-29 at 18.10.38 (1)
Bibiana Belsasso en TabascoFoto: Especial

Despensas de 35 kilos, suficientes para alimentar a una familia de 5, unos 15 días. La gente necesita ayuda.

Ahí platicamos con el coronel Carlos Alfonso Nava.

“Nosotros tenemos el centro de acopio armado y distribución de despensas, el centro de acopio tiene la finalidad precisamente de recibir todos los insumos que nos llegan, tanto por vía terrestre como por vía aérea, para posteriormente pasar a la segunda etapa que es la elaboración o conformación de las despensas. Ya que están conformadas se lleva a cabo la distribución de las mismas directamente a la población civil. Éste es un esfuerzo que está haciendo el Gobierno federal, a través de la Sedena, precisamente para que todos estos productos lleguen directamente a las manos de quienes se encuentran afectados por las inundaciones.

“Llevamos en promedio distribuidas entre las despensas que han llegado tanto por ayuda humanitaria, por Relaciones Exteriores y otras instancias, como las de la Secretaría de Defensa Nacional, un promedio de más de 100 mil despensas. Aquí estamos produciendo por día un promedio de 3 mil a 5 mil despensas”, asegura.

Tabasco
Bibiana Belsasso en Tabasco

De ahí nos dirigimos a Macuspana, Tabasco. La gente nos cuenta que el día más grave del desbordamiento de ríos, el agua llegó de golpe y en dos horas sus casas estaban con agua, misma que llegaba casi a los dos metros.

Llegamos a la colonia El Castaño, en Macuspana. Platicamos con Saúl, quien nos dice que el agua le llegó al cuello —un metro y medio de agua— en cuestión de 20 minutos: “Estábamos en nuestra casa subiendo, cómo iba subiendo lento, lento, lento; pero de ahí el río desbordó totalmente y nos inundó en cuestión de 20 minutos y ya de ahí conseguimos cayucos y sacamos a la gente. A sacar gente, toda la noche, porque el apoyo llegó ya muy tarde, como por ahí de las 12 de la noche, trajeron lanchas y de ahí empezaron a sacar los que quedaron, niños, viejitos, ancianos, mujeres, de todo”.

  • Tabasco
    Elementos de la Sedena continúan realizando recorridos en colonias dañadas por las severas inundaciones para ayudar a damnificados en la región.
  • Tabasco
    Elementos de la Sedena continúan realizando recorridos en colonias dañadas por las severas inundaciones para ayudar a damnificados en la región.
  • Tabasco
    Elementos de la Sedena continúan realizando recorridos en colonias dañadas por las severas inundaciones para ayudar a damnificados en la región.Foto: Especial

Saúl, se quedó en su casa, a pesar del agua porque también en las primeras horas hubo rapiña, hubo robos.

También platicamos con María del Carmen Cruz, otra damnificada en Macuspana, Tabasco.

“Subí todo lo que pude, si lo gusta ver acá también en este cuarto, que tengo aquí, lo único que no pude subir (fue) mi ropero, mi tocador y mi cama. Tengo trepado todo, tenemos miedo que sevuelva a subir el agua”, señala.

Me asegura que en la colonia El Castaño sólo se había inundado otra vez.

“Tengo 50 años viviendo en esta colonia nada más nos fuimos cuando El (huracán) Brenda que se nos sube el agua hasta aquí."

Tabasco
Bibiana Belsasso en Tabasco

También con hombres y mujeres soldados, que están construyendo un muro de contención dentro del agua, pasan hasta 12 horas al día cargando costales para separar el agua de los ríos y la calle. Una vez que esté terminado este trabajo pueden entrar las bombas para sacar el agua.

Una mujer soldado, platica con nosotros:

“Pues llevamos aproximadamente una semana o más realizando este muro de contención, lo que se pretende es con una bomba retirar toda el agua de la calle.

“Salimos a comer, sólo una hora y volvemos a regresar otra vez con las mismas actividades, y sí, pues sí es pesado porque en el agua el costal pesa más y nos esforzamos más en levantarlo”.

El agua en la que trabajan no está limpia, pero aún así saben que están ayudando y eso los y las hace sentir que las horas de trabajo valen la pena.

“Pues sí tanta basura que viene desde todas las casas que dejaron ahí abandonadas y pues tanta contaminación, sobre todo, pero todo sea para ayudar a las personas, a la población que en verdad lo necesiten”, insiste.

Las inundaciones en Tabasco tienen que ver con muchos factores, entre ellos, el bajo nivel que tiene Tabasco sobre el nivel del mar.

El otro problema son las seis grandes cuencas hidrológicas, el río Tonalá, el río Mezcalapa-Grijalva, que es el que se tiene cuatro presas, y el río de La Sierra que alimenta a otros ríos, además, es el que pasa frente a Villahermosa.

También está el río Tulijá que nace en las cascadas de Agua Azul, el río Usumacinta, que es el más caudaloso de México y que no tiene obra de control, y el río San Pedro.

El otro problema es la deforestación desmedida que ha sufrido el estado. En 20 años, Tabasco tuvo un crecimiento de la ganadería y provocó que se arrasara con la selva para meter pastizales, desprotegiendo así muchos suelos.

Está el tema de las presas del Mezcalapa-Grijalva, que, en su bifurcación, la Conagua hizo la compuerta de El Macayo, que permite cerrar el flujo del agua que corre sobre el río Carrizal para defender a Villahermosa, pero el caudal se va a la otra bifurcación y perjudica a la llamada olla de la Chontal.

Tabasco
Elementos de la Sedena continúan realizando recorridos en colonias dañadas por las severas inundaciones para ayudar a damnificados en la región.

El caudal del Mezcalapa se administra con los 4 vasos reguladores y se van desfogando para pasar de un vaso a otro, pero el último eslabón es el de la Presa Peñitas, una presa muy chica y que cuando se rebasa su límite corre el riesgo de reventar, entonces se toma la decisión de soltar agua.

Todos los expertos aseguran que la única solución para prevenir estas inundaciones es hacer inversiones millonarias con obras para dirigir el agua a zonas no pobladas.

Pero pasan los sexenios y nadie quiere invertir en un proyecto tan costoso.

Mientras tanto, el agua encontrará su cauce y se seguirán inundando estas zonas.

Tabasco
Elementos de la Sedena continúan realizando recorridos en colonias dañadas por las severas inundaciones para ayudar a damnificados en la región.