Sábado 5.12.2020 - 08:41

Avatar del Daniel Alonso

Daniel Alonso

El último gran sueño

ARQUETIPO FUTBOL

Daniel Alonso
Daniel Alonso
Por:

Cuando un chico se enamora de la pelota a los 7 u 8 años, el primer sueño suele ser el poder convertirse en jugador profesional. Aquellos que se aferran a ese sueño, por ahí de los 16 o 17 años, comienzan a ilusionarse con debutar en primera. Cuando se logra el ansiado debut, la meta es ganarse un puesto titular y tener una carrera constante como profesional, emigrar a las mejores ligas de futbol y, por supuesto, un día representar a su país en un Mundial.

Hoy contra Países Bajos hay un futbolista en especial que comenzará la recta final para materializar ese sueño de poder jugar con la selección en una Copa del Mundo, se trata de Alfredo Talavera, el portero que se ha ganado elogios por todo mundo en la Liga MX por sus extraordinarias actuaciones y ser uno de los principales responsables por la campaña de Pumas.

Suplente de Guillermo Ochoa en dos Mundiales consecutivos (2014 y 2018), lleva ligera ventaja con relación al guardameta americanista quien se cayó del Tri por la lesión muscular que probablemente lo dejará fuera por lo que resta del torneo regular; ahora, Talavera tendrá la oportunidad de mostrarse ante un rival de primera categoría e ir construyendo paso a paso su titularidad en Qatar 2022. La meta luce muy lejana, pero cada oportunidad es única y un paso en falso puede ser la diferencia entre defender la portería o ser el eterno suplente.

Y es que esas historias las vivieron Félix Fernández, Adrián Chávez, Adolfo Ríos, Oswaldo Sánchez, Óscar Pérez, el propio Guillermo Ochoa en 2010, y claro, José de Jesús Corona, el otro portero que también camina hacia su última batalla. Todos estos guardavallas sufrieron la titularidad indiscutible de Jorge Campos en la década de los noventa que por su bajón no logró ser titular en 2002; Oswaldo y el Conejo Pérez intercalaron mundiales tras el retiro del Brody. En 2010 fue Ochoa quien vivió el trauma de perder el puesto ante Pérez de último minuto, en gran parte por la designación de Aguirre como técnico para aquella Copa del Mundo.

Pero el destino le compensó el daño a Ochoa y en 2014 la crisis del Tri, el milagroso título del América ante Cruz Azul se conjugó para que Miguel Herrera se decantara por Guillermo Ochoa como el titular en Brasil, ganándole una carrera codo a codo a Jesús Corona el puesto de titular en aquel Mundial. La magistral actuación de Guillermo Ochoa en Brasil y su carrera en Europa le valió para hacerse de la titularidad del Tri durante el proceso para Rusia; Corona y Talavera serían nuevamente los suplementes de Memo.

Desde 1994, se han disputado siete Copas del Mundo en un periodo de 30 años y únicamente cuatro personas han tenido el honor y satisfacción de defender la portería de México en un Mundial: Campos, Conejo, Oswaldo y Ochoa.

Esta carrera por la titularidad en Qatar, en caso de que México se clasifique, tiene la particularidad que al menos estos tres guardametas rondaran los 40 años de edad. Otro dilema digno de análisis para Gerardo Martino, ya que sería bueno que el tercer puesto fuera para el portero del futuro, ya que ninguno de los tres llegará al Mundial del 2026, situación que la selección no vive desde que Campos fue titular en Estados Unidos 1994 sin tener experiencia previa en mundiales siquiera como suplente.