Domingo 29.11.2020 - 10:30

Avatar del Francisca Saldivar

Francisca Saldivar

Las elecciones americanas están en manos de los latinos

TINTA ITAM

Tinta ITAM
Tinta ITAMFoto: La Razón de México
Por:

Por primera vez en las elecciones de Estados Unidos, la población latinoamericana representa la minoría más grande con 32 millones de votantes. Sin embargo, solo están distribuidos en pocos estados: Arizona, Florida, Nuevo México, Nueva York, California y Texas. El voto Latino en Arizona, Nuevo México, Florida y Texas, los estados más disputados y donde la población latina representa al menos 25% de los votantes, podría determinar quién vivirá en la Casa Blanca los próximos cuatro años. Parecería obvio que la retórica anti-inmigrante del presidente actual, Donald Trump, y la popularidad del partido Demócrata con otras minorías, le garantizaría el voto Latino a la campaña de Joe Biden. Este no es el caso.

De acuerdo con el Pew Research Center, en las elecciones presidenciales del 2016, 28% de la población votante latina votó por Trump. A primera vista esta cifra es sorprendente por los continuos ataques de Trump contra la migración latinoamericana. Sin embargo, el voto Latino en Estados Unidos se parece cada vez más con el blanco, ya sea por similitudes culturales, físicas o aproximación geográfica. De hecho, desde hace una década, la política migratoria ya no es un factor electoral decisivo para los latinos. Según el National Association of Latino Elected and Appointed Officials, los temas más importantes en este ciclo electoral entre las comunidades Latinas (en orden preferencial) son la pandemia actual, salud accesible y crecimiento económico, las mismas que los votantes blancos. La inmigración toma el lugar seis entre los latinos.

Igual que el voto blanco, el voto Latino también está dividido entre el partido Republicano y Demócrata. Por principio, los Latinos en Estados Unidos están divididos por nación de procedencia. El Partido Demócrata, por ejemplo, es más popular entre los puertorriqueños y mexicanos, mientras que el partido republicano mantiene la preferencia entre los cubanos, sobre todo después de que Trump eliminó algunas de las tarifas impuestas por el gobierno de Obama. Esta última nacionalidad es de importancia por su residencia mayoritaria en Florida, uno de los estados “oscilantes”.

Es importante considerar el aspecto religioso. De acuerdo con el el Pew Research Center, 47% de los latinos se identifican como cristianos. Dentro de este porcentaje, más de la mitad son evangélicos, la religión más predominante en el partido Republicano. En elecciones pasadas, este grupo de latinos ha votado con el resto de los evangélicos. Así que no votar por Donald Trump sería la excepción, no la regla.

Con menos de diez días restantes para la elección, la atención se voltea hacia los grupos indecisos, los swing voters. Entre ellos, los latinos. En las encuestas de septiembre, 35% de los votantes Latinos (o 11 millones de personas) todavía señalaban a Trump como su candidato preferido. ¿Cambiarán su voto actual? El resultado de la elección depende de los Latinos evangélicos y de los cubanos. Está en manos de ellos decidir quién retomará el poder en enero.