Avatar del Hector Badillo

Hector Badillo

Qatar, el abuso del Mundial de Futbol

DESDE EUROPA

Hector Badillo
Hector BadilloLa Razón de México
Por:
  • Hector Badillo

Según una investigación del medio británico The Guardian, al menos 6,500 obreros han perdido la vida durante la construcción de la infraestructura que le dará cobijo al Mundial de Futbol de Qatar 2022.

El abuso laboral, la falta de higiene, el calor extremo y la pandemia de Covid-19 son algunos de los factores que han puesto en riesgo la vida de miles de trabajadores, sobre todo de inmigrantes del sur de Asia. Oficialmente, el Comité Organizador de la Copa del Mundo reconoce sólo 37 muertes de trabajadores; sin embargo, las cifras investigadas por el diario británico se multiplican por miles.

Desde la elección de Qatar en 2010 como sede del Mundial para 2022 se ha tachado la decisión de la FIFA de irregular y se han destapado actos de corrupción que beneficiaron dicha decisión dentro de la organización más importante del futbol. Para Qatar, país que realiza por primera vez un mundial, le ha significado exponerse a duras críticas internacionales por no respetar los derechos humanos, sin descontar los riesgos de posibles atentados por las pugnas religiosas y armamentistas que hay en la región.

La investigación que se hizo ante la presunta corrupción dentro de la FIFA confirmó que la elección de Qatar se ganó por medio de sobornos. Esta estela de corrupción, conocida como FIFAgate, terminó con la renuncia del presidente de la Federación, Joseph Blatter, y el proceso penal en contra del exfutbolista francés Michel Platini, quien se desempeñaba como presidente de la Unión de Federaciones Europeas de Futbol.

Lo que mal empieza, mal acaba. Las megaconstrucciones que se han llevado a cabo desde que en 2010 se designó a Qatar como sede del mundial: autopistas, estadios, aeropuertos, hoteles, etc., estarían manchadas con la muerte de miles de obreros inmigrantes ante la falta de seguridad y las malas decisiones del gobierno qatarí que está haciendo todo lo necesario para cumplir con sus promesas de 2010, a pesar de la pandemia y por encima de la vida de los obreros.

Amnistía Internacional ha criticado la falta de transparencia por parte de los organizadores y la nula claridad en las defunciones de miles de trabajadores. Ante esta situación y tras la revelación del diario digital, la FIFA se lavó las manos asegurando que las medidas de salud y de seguridad son muy estrictas y que la frecuencia de los accidentes es menor a otros megaproyectos que se realizan alrededor del mundo; declaraciones que contrastan con el número de defunciones. Las autoridades encargadas del conteo de muertes las clasifican en su mayoría como defunciones por causas naturales.

El Mundial de Futbol es sin duda una fiesta y uno de los eventos deportivos más importantes del mundo, pero de ser ciertas estás cifras, resulta preocupante que se le dé mayor prioridad a un evento que a la vida de miles de personas; un negocio que mueve millones en todo el mundo, pero que causa dolor a muchas familias.