Lunes 19.04.2021 - 06:31

Avatar del Rozones l

Rozones

Auditor que descompuso todo

ROZONES

Rozones l
Rozones
Por:
  • Rozones l

Durante décadas, el relato informativo a propósito de la entrega de informes de fiscalización de la Auditoría Superior de la Federación implicaba poner el reflector sobre entidades, oficinas o dependencias de las que se señalaban irregularidades u observaciones, que podían terminar en procesos administrativos o incluso penales. Era un acicate para que los observados de inmediato atendieran los cuestionamientos usualmente incómodos. Era un proceso social de rendición de cuentas que obviamente detonaba debates o confrontaciones políticas. Pero esa realidad esta semana dio un vuelco y por primera vez en mucho tiempo las miradas críticas no están sobre el desempeño de la administración pública sino sobre el organismo fiscalizador y su cabeza. De ese tamaño es el nivel de trastocamiento provocado por David Colmenares, nos comentan.

• Nunca sobra la cordialidad política

El encuentro en Querétaro entre el gobernador de esa entidad y el Presidente, mostró la otra cara de la política, una donde las diferencias conviven sin problema con las coincidencias. Y es que en la inauguración de un hospital, Francisco Domínguez y López Obrador lanzaron un mensaje de cordialidad política, muy necesaria en estos días tensos. “Esta pandemia ya cambió la vida de millones, pero estamos a tiempo de cambiar también el destino de la visión como país (…) juntos, señor Presidente, enviamos un mensaje de unidad, fortaleza y esperanza al resto del país”, dijo el gobernador. El tabasqueño destacó que “el derecho del pueblo a la salud, atención médica de calidad y medicamentos gratuitos nos une a todos, independientemente de las banderías partidistas” y dijo que acudió a Querétaro porque hacía falta mandar un mensaje: “seguir insistiendo que podemos tener diferencias, pero hay muchas cosas que nos unen”. Ése fue el tono en Querétaro, nos comentan.

• Echevarría, candil de la calle

Cuentan que el refrán le quedó a la medida al gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría, pues al tiempo que se sumaba al llamado del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, para garantizar elecciones limpias, también le estaba negando recursos al Instituto Electoral para la realización de las elecciones. “Soy un mexicano absolutamente convencido del alto valor de la democracia, de su impulso abierto y respeto irrestricto”, le escribió el mandatario al Presidente. Pero sus dichos, nos dicen, hicieron “corto” con los hechos, pues su administración argumentó no tener recursos para la realización de las elecciones que renuevan gubernatura, alcaldías y Congreso. “Nuestra entidad en estos momentos no cuenta con las condiciones financieras para suministrar a dicho ente público los fondos necesarios para llevar a cabo la organización del proceso electoral 2021, generado como consecuencia de los efectos económicos derivados de la pandemia del Covid-19”, informó el titular de Administración y Finanzas del estado, Luis Chumacero, al consejero presidente del IEEN, José Francisco Cermeño. Así se daba aquello de la “oscuridad de su casa”.

• El Invea ante las escuelas privadas

Con la novedad de que las escuelas privadas que abran el próximo lunes podrían encontrarse con la sorpresa de una visita por parte de los inspectores del Instituto de Verificación Administrativa capitalina. Y no se trata de que vayan a clausurar los planteles, sino de la aplicación de indoloros apercibimientos a los planteles. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, descartó que se vaya a actuar con rudeza contra las escuelas privadas, pues se informará primero sobre la situación existente. “Somos totalmente empáticos, pero sí hay que esperar un poco más”, afirmó la mandataria capitalina, quien señaló que sólo es un pequeño grupo de escuelas privadas el que pretende abrir, ya que 95 por ciento de los planteles particulares está de acuerdo con seguir con las aulas cerradas. ¿Será suficiente para disuadir rebeldías? El lunes vemos.

• Un aplauso a los médicos residentes

Así que el rector de la UNAM, Enrique Graue, lo dejó muy claro, México está en deuda con sus médicos residentes y el personal de salud. Pero no es cuestión de aplausos, pues el rector puma planteó en el fin de cursos de médicos residentes del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán que esa deuda se debe cubrir fortaleciendo el sistema de salud “con presupuesto, infraestructura, actualización tecnológica y calidad de atención”. Además, mencionó algo que cae en la cancha del secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, quien estaba presente en la ceremonia, “becas suficientes y salarios dignos. No nos puede volver a suceder. Ha sido una dolorosa lección y ustedes son ejemplo de comportamiento y solidaridad”. Palabras contundentes de Graue, que ojalá hayan sido escuchadas y después atendidas.

• Siervos cuestionados

Nos hacen ver que en la carta que los gobernadores de la Alianza Federalista enviaron al Presidente López Obrador, se tomaron unas líneas para cuestionar la participación de los servidores de la nación en las actuales jornadas de vacunación. Lo menos que plantearon los mandatarios estatales fue que estos funcionarios son, para efectos prácticos, innecesarios. Los aliancistas de plano le piden al Presidente que sean retirados del programa de inmunización contra el Covid-19. “Las campañas de vacunación universal en México, mundialmente reconocidas por su efectividad y cobertura, jamás precisaron de personal ajeno al del sector salud, ni lo requieren ahora, sobre todo cuando se trata de un ejército electoral y político”, señalan. Y es que tal vez, nos aseguran, los mandatarios vieron la mano de los siervos en el caos exhibido esta semana en Ecatepec y que, sin ellos, la vacunación estuvo sobre ruedas en la CDMX.