Avatar del Rozones l

Rozones

“Gente perversa” muy fuerte

ROZONES

Rozones l
Rozones
Por:
  • Rozones l

La noticia es que, a pesar de los llamados que se hicieron a no politizar la tragedia, la que no se aguantó las ganas de plantear su “hipótesis” sobre las posibles causas que provocaron el desplome de un tramo de la Línea 12 fue la senadora Margarita Valdez. Sin embargo, más de uno levantó la ceja cuando la morenista consideró que pudo haber sido “gente perversa” la que movió de lugar la estructura, conocida como ballena, que se vino abajo provocando una de las mayores tragedias en la historia del Metro. “No sabe uno si hay gente perversa, que sí la hay mucho aquí en México, que en un descuido van y le mueven a la ballena para que se caiga”, dijo la legisladora por Durango. Y luego agregó: “yo tengo una mente de por qué pasan las cosas… y pues a veces pasan porque no habían pasado antes”. Tras lo dicho las benditas redes se encargaron de cuestionar lo que consideraron un comentario, por decir lo menos, lleno de ignorancia, y sobraron los memes para “explicar” cómo algún “perverso” puede mover ballenas de más de 200 toneladas. La senadora ya ofreció disculpas pues sus dichos, dijo, no tenían el propósito de “frivolizar la tragedia”. Uf.

• Gambito de Layda

Y hablando de ocurrencias, resulta que alguien del equipo de campaña de la candidata de Morena al gobierno de Campeche, Layda Sansores, tuvo la idea de replicar el cartel de promoción de la serie Gambito de dama, que se transmite vía Netflix, pero poniendo la imagen de su candidata, incluso posando de la misma manera en que lo hace la protagonista del programa: con las manos entrelazadas y hasta con las piezas del juego de ajedrez. Bueno, hasta dos hashtags se aventaron: #GambitoDeLayda y #GambitoDeReina, con el propósito de invitar a la gente al debate que se efectuará hoy a las 18:00 horas y que podría ponerse interesante dada la intensidad de esa contienda en la que también compiten Christian Castro Bello y Eliseo Fernández Montufar. Si bien el propósito de que la mayor cantidad de personas se enteraran del debate se logró, a dicho objetivo se sumó uno no tan esperado: que le pusieran una barrida a la abanderada morenista por compararse con Beth Harmon. Uf.

• Que Porfirio no cuente con el ingeniero

La noticia es que el frente para defender a la Corte y a los órganos autónomos que tiene previsto constituir el diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo no contará con un integrante que muchos ya veían adentro y que no es otro que Cuauhtémoc Cárdenas. El ingeniero ha dicho que no conoce los objetivos y fines que este frente tiene y, nos hacen ver, tendría razón, pues hasta ahora Porfirio no ha delineado un plan, programa o documento de trabajo que dé cuenta de los fines y justificaciones de la agrupación, como se estila entre la izquierda seria. “Cada quien al dar un paso hacia adelante o hacia un lado o hacia otro, está tomando sus propios riesgos y sus propias decisiones, que en este caso desde mi punto de vista son respetables”, dijo en su conocido estilo Cárdenas Solórzano, como para no decir aquello de que si saben contar no cuenten conmigo. Uf.

• Dos visiones de reforma electoral

Voces con capacidad de decisión han anticipado ya que tras los comicios de este año vendrá una reforma electoral. Ayer, sin embargo, se plantearon dos esbozos, opuestos por cierto, sobre los derroteros que esa reforma debería seguir. Del lado de Morena, partido que de refrendar su mayoría legislativa tendría voz cantante, el senador Martí Batres propuso una iniciativa para callar la boca a los árbitros. “En todo momento… deberán abstenerse de… emitir opiniones que impliquen favorecer o perjudicar a las personas candidatas y/o a los partidos políticos…”, señala su propuesta de adición al artículo 35 de la Legipe. Por otro lado, en un foro académico, el consejero Lorenzo Córdova planteó: “ojalá una eventual reforma en el futuro sea una reforma que consolide y fortalezca nuestro sistema electoral y no una contrarreforma que eche a perder lo que durante 30 años hemos venido construyendo cada vez mejor”. Ahí las dos visiones.

• AstraZeneca y el elefante reumático

Resulta que ya pasaron tres meses desde que llegó el primer cargamento a granel de la vacuna de AstraZeneca a México y… sí, todavía falta al menos un par de semanas más para que salga el primer lote. El primer embarque llegó el 20 de enero, sin embargo, ya estamos en mayo y más de siete millones de dosis a granel no han sido liberadas por el laboratorio y la autoridad sanitaria del país. El subsecretario Hugo López-Gatell atribuyó el retraso a la falta de un filtro por el desabasto de insumos a nivel mundial, pero, para tratar de calmar los ánimos, aseguró que la Cofepris ya le dio el visto bueno al primer lote. Por lo anterior, nos hacen ver que lo ideal sería que ya no le sigan encargando gestiones urgentes como éstas al elefante reumático, porque si así ocurre, las dos semanas se van a convertir en meses y México corre el riesgo de empezar a ser criticado por los países de América Latina que están esperando que se destrabe el proceso de envasamiento porque para ellos son también las cargas del biológico.

• La cifra de defunciones por Covid-19

Las cifras de defunciones por la pandemia de Covid-19 en México y el mundo siguen dando de qué hablar, pues persiste la idea en una buena parte de la población de que hay un subrregistro en los conteos oficiales. En ese espacio de falta de confianza circulan desde ayer los datos de un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington, según los cuales la cifra de defunciones en nuestro país no sería de 218 mil 173, como reportó anoche la Secretaría de Salud, a cargo de Jorge Alcocer, sino 617 mil 117, ubicándonos con ello, además, como la tercera nación con más muertes en el mundo, sólo por debajo de Estados Unidos —con 905 mil y no los 580 mil oficiales— y de la India. Una de las variables que la institución tomó en cuenta fue la de exceso de mortalidad de cada país. Explicó que las cantidades reportadas son más bajas porque sólo toman en cuenta las defunciones hospitalarias.