Presión por las cuotas

El Oscar
Por:

Una vez más, las nominaciones al Oscar han suscitado una reacción en contra de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, por el tema de la diversidad. A pesar de la alta calidad de las películas nominadas, mucho se ha criticado que no haya una mujer entre los cinco nominados a Mejor Director.

Veamos: de las nueve candidatas a Mejor Película, sólo una de ellas, Mujercitas, está dirigida por una mujer (Greta Gerwig). Los nominados a director son sólo cinco y todos ellos lo tienen muy merecido: el inglés Sam Mendes, quien creo va a ganar, por la proeza narrativa que logró en 1917; Martin Scorsese, por El irlandés; Quentin Tarantino, por Había una vez en... Hollywood; Todd Phillips, por Joker; y el coreano Bong Joon-Ho, por Parásitos. Son exactamente los mismos nominados del premio BAFTA de la academia británica. Todos lograron obras audaces, cargadas de creatividad y talento. La pregunta entonces es: ¿a quién se debería quitar para dejarle su lugar a Greta Gerwig? Para mi, los cinco tienen mayor mérito que la directora californiana. Y faltó Noah Baumbach, por Historia de un matrimonio.

Desde que se anunciaron las nominaciones, varios medios destacaron que se había excluído a las mujeres. Parece no importar la calidad sino las cuotas. Por cierto, Greta Gerwig se perfila para ganar el Oscar a Mejor Guion Adaptado, superando al propio Scorsese, lo que implica el reconocimiento de la Academia a su labor.

Por supuesto que hay todavía un largo trecho por recorrer en busca de la igualdad de oportunidades y salarios para las mujeres en nuestras sociedades. También debe buscarse que más mujeres puedan dirigir en cine y TV. En ese campo ha habido avances. La mitad de las producciones televisivas el año pasado en EU fueron dirigidas por realizadoras o por cineastas de raza negra, contra 20% hace cinco años.

Sin embargo, es diferente en cuanto a las premiaciones, donde no debe haber distinciones de género, raza, religión o preferencia sexual. Los nominados deben valorarse por la calidad de su trabajo. Este año volvió a atacarse a la Academia porque entre los 20 nominados en las categorías de actuación estelar y de reparto sólo hay uno de raza negra: la inglesa Cynthia Erivo, por Harriet. Faltaron Lupita Nyong’o, en Nosotros, y Jamie Foxx, por Just mercy. Pero también no estuvieron, que se me hace más injusto, Christian Bale, Robert De Niro y Taron Egerton, quien incluso ganó el Globo de Oro por su papel de Elton John, en Ro-

cketman. ¿A quién hubieran quitado para incluir más intérpretes de raza negra?

De manera inflexible, la presión ha aumentado y se creó el hashtag #OscarsTooWhite. Cuidado: las cuotas en premiaciones artísticas son discriminatorias e injustas. Es igual de absurdo que exigir que el Premio Nobel, no sólo de Literatura, sino de Medicina o de Física, premie equitativamente a mujeres. Transitamos sobre terreno muy riesgoso.