El problemático cadenero de la CFE

AT, o pollitos en fuga
Por:
  • mauricio_flores

El miércoles pasado por la tarde, en medio del encierro para enfrentar el Covid-19, Alfonso Morcos, director del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), cual cadenero de antro ordenó cerrar el paso a las empresas privadas dedicadas a generación sustentable de electricidad —eólicas y solares— para dar vía libre únicamente al fluido de la CFE que proviene principalmente de fuentes fósiles como gas natural y de plantas antiguas que usan carbón o diésel.

Así, el Cenace empezó a cumplir el pliego petitorio a la empresa pública a cargo de Manuel Bartlett, para quitarle de encima a los molestos competidores privados, que debido al avance tecnológico y la globalización económica, pueden producir kilovatios cada vez más baratos. Ya antes el Cenace aumentó el costo de transmisión de energía verde, argumentando que se subsidiaba a empresas privadas y no a los consumidores tal y como dijo en una mañanera Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, cómo sucede con un cadenero que se mete con quién no debe una noche de viernes, el Cenace pisó los callos a varias firmas que están por concluir construcciones eólicas y solares que en conjunto representan inversiones de 20 mil millones de dólares, miles de empleos y la reducción de millones de toneladas de gases invernadero.

Dada la insostenibilidad técnica y jurídica tomada por Cenace, le viene encima al Gobierno mexicano —en un momento de notoria debilidad— una ola de amparos de las empresas agregadas a la asociación fotovoltaica que encabeza Héctor Olea y a los generadores eólicos en la asociación que preside Leopoldo Rodríguez…

Interjet a la Putin. Que el sábado pasado la aerolínea de Miguel Alemán entregó el último de sus A320 operativos. Por lo tanto, la aerolínea usa dos aviones casi chatarra Sukoi-Superjet 100 de manufactura rusa. La Agencia de Aviación Civil, de Rodrigo Vásquez Colmenares, sigue de cerca el cumplimiento técnico y de seguridad, pero también la deteriorada salud financiera de la empresa que desde la semana pasada ya no puede vender boletos a través del sistema IATA. Además, el SAT no ha visto un clavo del adeudo de Interjet (10 mil millones de pesos), aunque la cuenta sigue aumentando en unos 1.5 millones diarios pues los dos aviones que William (Banknota, en ruso) Shaw ordena volar no pagan impuestos federales, ni servicios aeroportuarios ni los de apoyo a la aeronavegación.

Toka, la oportunidad Accendo. Es cada vez claro que la tecnología de la información es la espina dorsal de los nuevos servicios financieros. Así que “la nueva normalidad” que genera la pandemia muestra lo oportuno que resultó que Toka Internacional, de los hermanos Hugo y Eduardo Villanueva, inyectara 440 millones de pesos en Accendo Banco, que dirige Francisco Javier Reyes, a fin de convertirle en la fintech más importante de México. La asociación tiene puesta la mira en unificar de manera segura y eficiente las soluciones de “sucursal en mano” con la mayoría de los servicios bancarios en medios de pago con la Transaccionalidad digital “sin costuras” y así elevar la productividad de sus clientes como lo ha logrado Accendo en áreas como la minería y la agroindustria.

Elektra cumple. Las personas que no cuentan con el privilegio de hacer compras por Internet y la facilidad de una tarjeta de crédito (la mayoría de los mexicanos) saben que en Elektra están disponibles servicios financieros, venta de electrodomésticos esenciales, equipos de telecomunicaciones y las populares motocicletas en los esenciales servicios de entrega a domicilio. La permanencia operativa de la empresa dirigida por Ricardo Salinas garantiza seguridad y salud a clientes y colaboradores en momentos en que enfrentar la pandemia es tan esencial como mantener al país en marcha.

Maya, Tramo 3. Y quien presentó la mejor oferta económica, ganando los 50 puntos del concurso por el Tramo #3 del Tren Maya, fue CAABSA que dirige Mauricio Amodio, aliado con la catalana especialista en trenes COMSA que lidera José Miarnau, que postula cobrar 9,765 millones de pesos por construir 172 kilómetros de vía entre Calkiní e Izamal. Ahora viene la siempre tensa evaluación técnica.