¡Vivan los novios!

¡Chihuahuas se casan en una increíble boda con 90 perritos invitados!

Chester, de ocho años, se casó con Izzy, de un año en Cheshire, Inglaterra en una ceremonia oficiada por Stan, un galgo italiano

Las dueñas de los chihuahuas con sus perritos
Las dueñas de los chihuahuas con sus perritosRebecca Farrell Photography
Por:
  • Lizbet Parra

Chester, de ocho años, se casó con Izzy, de un año en Cheshire, Inglaterra en una ceremonia oficiada por Stan, un galgo italiano y a la cual asistieron más de 90 lomitos, para acompañar a la joven pareja en su día especial.

"Chester se enamoró profundamente de Izzy por los paseos locales que hacemos", dijo su dueña, Mandy Willow, a CheshireLive. "Chester se vuelve absolutamente loco por ella, grita por ella y se encuentra con ella en el auto".

A la dueña de Izzy, Stephanie Rice, se le ocurrió la idea de una boda real, que era para ayudar a recaudar dinero para Cheshire Sighthound Rescue

Certificado oficial del matrimonio entre los perritos
Certificado oficial del matrimonio entre los perritosRebecca Farrell Photography

"Gran parte del dinero que estamos recaudando para la organización benéfica de lebreles", dijo Rice. "Hemos realizado muchos eventos temáticos para recaudar fondos: lo hemos hecho para RSPCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals), el hogar para perros de Manchester y Cheshire".

Willow agregó que realizan varios eventos de caridad diferentes, incluido "Santa Paws" en Navidad. "Entonces, hacemos cosas diferentes y cada vez será para una organización benéfica canina diferente", dijo.

La pareja celebró con un pastel de bodas, apto para perros, de ocho pisos, repartieron golosinas para lomitos como recuerdos de la boda y salieron de la ceremonia en un buggy adornado con las ya tradicionales latas y cintas, mientras confeti llovía sobre ellos.

Stan, el galgo que ofició la boda
Stan, el galgo que ofició la bodaRebecca Farrell Photography

Stan, un galgo de dieciocho meses, vestido con un traje de vicario completo con collar de perro, fue asistido en sus deberes por la celebrante profesional Rebecca Knapper, de 42 años.

La pareja intercambió salchichas, anillos y votos especialmente escritos, prometiendo que siempre jugarían juntos; para cuidar a sus cachorros, sean "uno o ciento uno"; compartir sus juguetes favoritos; para proteger sus casas del "mal cartero"; y "sólo olfatear los traseros del otro desde ahora hasta siempre".