Crisis obliga a replantear plan de emergencia

Caos en 9 paraderos; sufren usuarios del Metro aglomeraciones y esperas

Sin sana distancia tardan hasta 40 minutos para abordar unidades; modifican plan emergente y trayectos por saturación de personas

Metro
Paradero de Pantitlán en la tarde de ayer.Foto: Eduardo Cabrera, La Razón
Por:
  • Karla Mora

El cierre de las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, debido al incendio de las instalaciones del centro de control el pasado 9 de enero, generó caos en los trayectos de millones de usuarios, quienes sufrieron esperas de

hasta 40 minutos para abordar alguna unidad de transporte.

El plan de movilidad emergente, activado por las autoridades capitalinas, presentó puntos con aglomeraciones de usuarios y, aunque algunos fueron previstos, se tuvieron que modificar trayectos y hacer uso de más unidades.

Andrés Lajous, secretario de Movilidad de la capital del país, informó que los sitios de mayor afluencia fueron Panti-

tlán, Zaragoza, San Lázaro, Tacubaya, Cuatro Caminos, Chabacano, Indios Verdes, Centro Médico y Zapata, y muchas de las zonas conflictivas estuvieron relacionadas con intersecciones con otras líneas del Metro.

En el caso de Cuatro Caminos, explicó el funcionario, hubo escasez de unidades, lo que provocó que usuarios padecieran esperas de más de media hora.

“En algunos nodos de transferencia, como Cuatro Caminos, tuvimos cierta escasez de unidades porque la entrada (a la estación), viniendo de la CDMX, es mucho más complicada que la salida.

“Ahí es donde tuvimos los tiempos de espera más largos, de alrededor de 40 minutos”, admitió Lajous.

Gráfico

Además, las autoridades reforzaron la flotilla de unidades en esa zona, con lo que se consiguió bajar el tiempo de espera de 10 a 20 minutos.

“Se está haciendo la dosificación y ordenamiento de usuarios en los nodos de transferencia, pero también en los que van emergiendo en la zona central de la ciudad, como San Lázaro y Buenavista”, comentó en una videoconferencia.

Ante las problemáticas identificadas, la dependencia realizará mejoras operativas del programa de movilidad emergente. En el caso del trayecto de la Línea 1 del Metro —de Observatorio a Pantitlán—, se enviarán unidades vacías a San Lázaro y Zaragoza durante las mañanas, y por la tarde se hará lo mismo en Chapultepec, Tacubaya y Pino Suárez.

En la Línea 2, se agregó a la estación Cuatro Caminos como punto nodal con atención especial debido a las aglomeraciones registradas ayer. Además, el recorrido de autobuses concesionados que va de Tasqueña a Cuatro Caminos ya puede entrar al Centro Histórico.

En Indios Verdes, de donde la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) realizó viajes en servicio exprés a Balderas, incrementaron autobuses del Sistema M1 para hacer el recorrido de la Línea 3 del Metro.

Para hacerle frente a la contingencia de movilidad, inicialmente autoridades fueron apoyadas con 530 unidades de transporte concesionado, pero el número se incrementó a 730, con 112 vehículos de Trolebús y el servicio completo del Tren Ligero, además, extendieron su ruta nueve unidades del Mexibús en el derrotero de la Línea 1 y 106 unidades de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), entre camionetas y 21 autobuses policiales.

Respecto al personal, sumaron mil 550 trabajadores de Semovi, Invea, Metro y Secretaría de Cultura, así como elementos de la SSC y de la Policía Bancaria.

Concluye primera revisión tras incendio. Como se tenía previsto, a partir de este martes las líneas 4, 5 y 6 del Metro restablecerán su servicio.

Florencia Serranía, titular del STC, señaló que terminó la revisión de las 32 subestaciones que energizan cada línea.

“La verificación del cableado y su alimentación se encuentran al 100 por ciento, la comunicación entre trenes y reguladores del Puesto de Control Provisional está restablecida”, detalló.

Respecto a los trabajos en las líneas 1, 2 y 3, la fecha de reanudación de operaciones no ha sido definida.

Osvaldo de León Ortiz, gerente de la División Valle de México de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), expuso que se trasladó a especialistas en materia eléctrica a fin de realizar diagnósticos y acciones específicas, así como los materiales necesarios para agilizar los trabajos.

En tanto, CFE realiza pruebas a transformadores, desagüe y limpieza, así como el corte y apertura de plancha de concreto donde ocurrió el siniestro del pasado fin de semana, para restablecer la comunicación a las trincheras donde se encuentra el cable de potencia. En próximos días se pondrán en operación nuevos interruptores, informó.

  • El dato: Las tres primeras líneas del Metro, las más afectadas, son las que tienen mayor antigüedad y las que abastecen la mayor parte de la demanda de viajes de millones de trabajadores en la ZMVM.