Matanzas y elecciones

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • bibiana_belsasso

El domingo pasado fue el debate entre los aspirantes a gobernar Veracruz por los próximos dos años. Pocas horas antes se dieron ataques en dos bares en ese estado que dejaron al menos siete muertos y más de 10 heridos.

La madrugada del domingo tres sujetos armados, a bordo de motocicletas, llegaron al centro nocturno Madame, en Xalapa, la capital. Desde la entrada abrieron fuego para ingresar y dispararon hacia una mesa donde se encontraba un grupo de personas; cuatro fallecieron ahí y ayer por la mañana se reportó que otra más perdió la vida, mientras de los lesionados uno se encuentra grave y 12 serán dados de alta en las próximas horas.

En Orizaba la misma madrugada se produjo un enfrentamiento entre una banda del crimen organizado y policías municipales que realizaron una inspección en el centro nocturno conocido como Bulldog, que dejó como saldo dos muertos.

Se supo que en ese tiroteo murió Luis Alberto Carrera Rodríguez, alias El Negro, quien presuntamente era líder de plaza de un grupo delincuencial.

El sábado alrededor de las 10:30 am un comando armado de entre cinco y seis hombres irrumpió en una iglesia de la ciudad de Veracruz y sacó a Agustín Ureña Estrada, quien esperaba el inicio de la misa de confirmación de su hija.

La mayoría de los hechos son ajustes de cuentas en un Veracruz donde el narcotráfico ha intentado y logrado permear la zona desde hace más de 10 años, pero no se había querido ver.

El debate entre los candidatos fue con más propuestas de lo que habíamos visto en las últimas semanas, pero este tema de la violencia por supuesto que fue utilizado con fines electorales.

Éstos sin duda son unos de los comicios más importantes, porque Veracruz tiene un padrón superior a los 5.5 millones de votantes. Se trata del estado con mayor número de registros en la lista nominal.

Si bien es una elección de tan sólo dos años, ganarla resulta decisivo para obtener el estado en 2018 y es un apoyo fundamental para la próxima candidatura presidencial.

Héctor Yunes Landa, aspirante de la alianza Para Mejorar Veracruz, formada por PRI, PVEM, Panal, AVE-Cardenista, abrió el debate señalando que los ciudadanos buscan un cambio con “responsabilidad, honestidad, preparación y experiencia”.

Pero también y en una clara postura preelectoral Miguel Ángel Yunes Linares, abanderado de la alianza Para Rescatar Veracruz, propuso la firma de un acuerdo por la paz ante la ola de violencia que azota Veracruz, tras los hechos suscitados en la entidad el fin de semana.

Y como medida urgente planteó destituir al secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, y al fiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, “por su marcada ineptitud para brindar seguridad y tranquilidad a los veracruzanos”.

Alba Leonila Méndez Herrera, impulsada por el Partido del Trabajo, también habló de la situación en Veracruz. El candidato independiente, expanista, Juan Bueno Torio acusó al gobernador Duarte de patrocinar al aspirante de Morena.

Y a su vez el dirigente del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Manuel Huerta Ladrón de Guevara, dijo que la violencia desatada en los últimos días en el estado tiene el objetivo de evitar que la ciudadanía salga a votar el próximo 5 de junio y acusó que el único beneficiado es el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La verdad es que ninguno de los contendientes, por más que la mayoría haya querido hablar de los lamentables hechos, puede salir beneficiado. Los que sin duda recurren a la violencia y seguramente continuarán con ella en los próximos días son los mismos personajes del crimen organizado que pretenden desestabilizar aún más el estado para seguir peleando sus plazas y negocios.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter:@bibianabelsasso