A 100 años de su fusilamiento

Felipe Carrillo Puerto, un ideólogo olvidado por reivindicar

El político fue el primer gobernador de Yucatán en pronunciar un discurso en maya; entre sus aportaciones está la incorporación de las mujeres en la vida política

Retrato de Felipe Carrillo Puerto de 1910.
Retrato de Felipe Carrillo Puerto de 1910.Foto: Mediateca INAH
Por:
  • Adriana Góchez

El político, periodista e ideólogo yucateco Felipe Carrillo Puerto es una figura relevante en la historia de México; sin embargo, poco reconocida y aún no se ha profundizado lo suficiente para conocer más sobre sus aportaciones, al menos así lo apunta Elda de Jesús Moreno Acevedo, en su artículo Redescubriendo a Felipe Carrillo Puerto ¿Apóstol de los mayas, ideólogo del socialismo yucateco, intelectual no reconocido? Este 2024, que se conmemoran los 100 años de su fusilamiento, ocurrido el 3 de enero de 1924, se declaró como el “Año de Felipe Carrillo Puerto, Benemérito del Proletariado y Defensor del Mayab”, por lo que se espera que sea la oportunidad para revisar a esta figura que vio por los indígenas mayas, que impulsó un proyecto socialista en Yucatán, el cual es considerado uno de los más importantes de Latinoamérica, que también incorporó a la mujer a la vida política y social y que trató de darle un impulso a la educación de la población.

“A raíz de su muerte, comenzó a construirse el mito alrededor de la figura de Carrillo Puerto. Así, surgieron apelativos como ‘el apóstol rojo’, ‘el dragón de los ojos verdes’, ‘el mártir de los mayas’, entre otros. Es notoria la carencia de estudios que analicen la vida y obra de Carrillo Puerto con una perspectiva crítica y objetiva”, ha señalado Elda de Jesús Moreno Acevedo, en el artículo publicado en la Revista de la Universidad Autónoma de Yucatán.

En lo anterior coincide el doctor en historia Pedro Castro, quien en su ar-tículo “Felipe Carrillo Puerto: la muerte del Dragón de los Ojos Verdes”, apunta que la leyenda entorno a la figura del político “ha perdido mucho del impulso inicial, por sus ideas y por estar ligado a acontecimientos que son cada vez más ajenos a las realidades de hoy”.

El experto lo destaca como “uno de los constructores del México moderno. Pocos como él fueron vistos como líderes políticos con yerros y debilidades muy humanas”.

A pesar de que existen calles, avenidas o un municipio con el nombre de Carrillo Puerto o de que su figura fue plasmada por artistas como Diego Rivera, Manuel Lizama Salazar, Raúl Anguiano y Ermilo Torre Gamboa, a diferencia de otros referentes de la Revolución Mexicana como Emiliano Zapata o Francisco Villa, poco se sabe de las acciones que llevó a cabo en los escasos 20 meses —de 1922 a 1924— que fue gobernador de Yucatán y el impacto que tuvieron. Además de su participación en el movimiento revolucionario.

El historiador Pedro Castro destaca que pocos como Carrillo Puerto “se identificaron con tanta fuerza con los indígenas de la región, de los más pobres y oprimidos de la República Mexicana”.

El caudillo revolucionario nació en Motul, donde pobladores sufrieron todo tipo de condiciones desfavorables a raíz de la explotación del conocido oro verde de la época, el henequén. Cuando llegó a ser gobernador comenzó a realizar acciones para favorecer a trabajadores de las haciendas.

“Sus acciones estuvieron dirigidas a organizar el estado bajo un régimen de alianzas que funcionaran como vínculo fortalecedor y le permitieran llevar a cabo su proyecto socialista hasta los últimos rincones del territorio yucateco. Mediante las denominadas Ligas de Resistencia, comenzó a realizar acciones como el reparto agrario, la educación racionalista y la libertad de los indígenas mayas sujetos mediante el peonaje a las haciendas henequeneras”, resalta Elda de Jesús Moreno Acevedo.

Debido a dichas acciones, la especialista considera que “su proyecto político significó un cambio en la comprensión de la identidad del indígena maya”.

En el ámbito de la educación, Felipe Carrillo Puerto impulsó, a partir de un decreto, la creación de la Universidad Nacional del Sureste, hoy llamada Universidad Autónoma de Yucatán.

En lo referente a las mujeres, Moreno Acevedo destaca a Rosa Torres y Genoveva Pérez, quienes fueron las primeras mujeres en la historia del país que ocuparon un puesto de elección popular. Hecho que colocó a la entidad en un lugar especial en cuanto a los derechos en pro de la equidad de género.