Vuelve a la escena literaria

José Memun explora las convenciones sociales en “La mujer de mi entierro”

"La mujer de mi entierro", un relato suscrito en imágenes alucinadas donde un personaje es testigo de su entierro; prosa resonante escoltada por un seductor tono melancólico

memun
José Memun es autor de "La mujer de mi entierro".Cortesía: José Memum
Por:
  • Carlos Olivares Baró .

Nos quedamos con ganas de más después de leer "Silvia" (2019), la primera novela de José Memun (Ciudad de México, 1974), quien regresa a la escena literaria con “La mujer de mi entierro", segunda incursión novelística. “Presión y peso. El sonido de la pala encajándose en la tierra transgrede el momento, me perturba. El suelo tiembla bajo las gotas de agua. Resbalan suavemente y al caer, hacen más pesada la tierra que pronto me cubrirá por completo”: inicio de un relato alucinado desde índices que rebuscan en el pasado de una infancia marcada por el dolor.

Alina, eslabón perdido en la vida del protagonista-narrador, Daniel: historia de amor en conmiseraciones que convergen con la perplejidad. Prosa dilucidada desde montos evocativos: Memun nos sorprende otra vez con una exploración por la clase media mexicana donde la educación retrógrada desarregla sueños, designios y presagios.

“En esta novela pretendo invitar al lector a una reflexión sobre las convenciones sociales, culturales, religiosas y políticas que dictan las normas de la convivencia. Sigo insistiendo que la libertad es una ilusión, un designio que se nos escapa cada día más: vivimos atados a reglas que delimitan nuestros actos”, dijo a La Razón el arquitecto-escritor José Memun.

"La mujer de mi entierro"
  • Autor: José Memun
  • Género: Novela
  • Editorial: Textofilia, 2021

¿Evocaciones del pasado para saber quiénes somos? El pasado nos conforma, no podemos desdeñar quiénes fuimos, los lugares de la infancia, las personas que nos dieron las primeras lecciones de vida y nos pusieron en contacto con las raíces culturales. Actuamos en el presente a partir de experiencias enclavadas en la memoria.

¿Reencuentro de dos personajes en un cementerio, mientras entierran a uno de ellos? En esencia, ése es el pretexto para iniciar la historia, reunión de dos personajes en un panteón: Alina llega al entierro de Daniel, el protagonista, y éste emprende una exploración por toda su vida.

¿Onírico encuentro en un camposanto de un muerto con un viviente? Los que asisten a un entierro quieren irse rápido, quien se queda es el muerto. Daniel no quiere que la tierra lo cubra y que esa mujer, Alina, escondida entre los árboles, se vaya. De ahí parte la evocación del protagonista.

¿Relación entre Alina y Daniel marcada por los contrastes? Son personajes que se refutan y asimismo, se asumen en la mezcla de sentimientos que comparten. Alina es una desarraigada, pero vive atada a los mandatos familiares. Ambos personajes convergen en una resquebrajadura que los hace deliberar sobre cómo fueron sus vidas y el impacto de sus decisiones y qué llevó a que todo rescindiera de la forma en que concluyó.

Pero, ¿Daniel se lamenta de su decisión, no? Sí, se arrepintió de lo que pasó con Alina, pero muere muy joven. Quizás se vea esta historia con tintes fatales: el amor tiene que ser trágico para que desgarre; el dolor nos enseña a sentir.

¿Arquitecto que escribe o escritor que vive de la arquitectura? Soy arquitecto, llegué tarde a la literatura: cuando la descubrí me di cuenta que podía también contar historias, aquí estoy con mi segunda novela: no pienso parar.  

Porta del libroEspecial

AG