Mozart no sería el mismo sin sus amigos: Kleinburg

Mozart no sería el mismo sin sus amigos: Kleinburg
Por:

El primer acercamiento que tuvo el narrador, crítico y promotor musical Gerardo Kleinburg con el compositor Wolfgang Amadeus Mozart fue desafortunado: estudiaba piano y su obra le parecía demasiado “fácil”, no le gustaba. Con el tiempo aprendió que detrás de esas piezas había una gran complejidad y ahora es el primer mexicano en ofrecer una conferencia sobre este genio, en Salzburgo, Austria, su ciudad natal.

“Según yo era música demasiado fácil, me parecía que no tenía chiste; pero poco a poco, cuando empecé a crecer, me di cuenta que estaba muy equivocado: descubrí que esas composiciones  tan sencillas, tan transparentes, escondían una complejidad gigantesca; Mozart tocó cada una de las emociones, los conflictos, las características de los seres humanos”, destacó en entrevista con La Razón, Gerardo Kleinburg.

Te puede interesar: Recupera México 3 piezas de origen mesoamericano

En la Sala Rittersaal, del Palacio Arzobispal de Salzburgo, donde el autor de Las bodas de Fígaro estrenó parte de sus piezas, Kleinburg dialogará sobre uno de los temas que poco se aborda, pero que más fascina: la influencia de sus amistades en la trayectoria artística del  célebre compositor.

“Es un gran honor y responsabilidad. Algo increíble que he descubierto a lo largo de ya varias décadas de estudiar tanto a Mozart es que, además de ser este genio increíble, uno de los más grandes en la historia de la humanidad, era un chavo común y corriente, que se divertía, que jugaba, que la pasaba bien y mal; gastaba más dinero del que ganaba, dependía mucho de sus amigos”, resaltó el experto y conductor del programa Escenarios, que transmite Canal 22.

“Este tema no lo elegí yo, sino Rolando Villazón, el tenor mexicano que es

hoy el embajador mundial de la Asociación Mozartiana y es director artístico de

la Semana Mozart”

Gerardo Kleinburg

Narrador y crítico

Impartirá la conferencia titulada Mozart y sus amigos, el próximo 23 de enero, en el marco de la Semana Mozart 2020 (MozartWoche 2020). En ella, Kleinburg hablará de los camaradas que más marcaron la carrera del creador de Réquiem.

“La obra de Mozart no sería la misma sin sus amigos y él no habría sido el mismo sin ellos. Se cuentan por decenas, pero diría que la primera fue su hermana, Maria Anna; también Franz Joseph Haydn, uno de los hombres que más entendió su genialidad. También Lorenzo da Ponte, un escritor crucial en su vida y, por supuesto, Emanuel Schikaneder: un actor, músico, director teatral, que igualmente fue uno de sus grandes allegados, y esa relación explica la existencia de La flauta mágica. Y la cantante Caterina Cavalieri”, resaltó el especialista.

[caption id="attachment_1086918" align="alignright" width="241"] Maria Anna Mozart, su hermana mayor, también fue compositora y ejecutante de piano y clavecín.[/caption]

La Semana Mozart es un festival que se realiza cada enero en Salzburgo y que programa numerosos conciertos, funciones operísticas y eventos académicos con los más destacados artistas y agrupaciones musicales de nuestro tiempo.

Es organizado y avalado por la Sociedad Mozartiana, máximo organismo en el mundo dedicado a conservar y difundir el patrimonio y la obra artística del compositor, y es presidido artísticamente por el reconocido tenor y director de escena mexicano Rolando Villazón.

Kleinburg ha dedicado décadas a estudiar la vida y obra de Mozart, y lo que más le llama la atención del genio nacido en el Antiguo Arzobispado de Salzburgo es la forma en que el compositor se independizó, en una época en la que eso era impensable para un artista.

“Él se convirtió muy probablemente en el primer freelancer, el primer trabajador independiente en la historia de la música, en 1781, cuando hacer eso era casi un suicidio”

“Él se convirtió muy probablemente en el primer freelancer, el primer trabajador independiente en la historia de la música, en 1781, cuando hacer eso era casi un suicidio, si uno no trabajaba para una catedral, una iglesia, una corte, un emperador, un rey, un conde, estaba perdido; se la jugó confiando en su talento, en sus amigos, y en alguna medida logró tener éxito”, expresó el crítico que está a cargo del programa de formación de públicos en la Ópera de Los Ángeles.

Lo que más le impresiona de la obra del músico es “que fue uno de los primeros compositores, que, en vez de tratar de seguir un estilo, tal escuela o cualquier forma específica de hacer música, si no en crear los estilos que a él se le ocurrían”.

Kleinburg se dedica también a la formación de públicos dentro de la UNAM, ya que la divulgación de la ópera siempre le ha interesado.

“Me gusta acercar este arte de una forma no solemne, divertida, coloquial, directa; parto desde la premisa de que la ópera ya le gusta a la gente y sólo hay que acercarla”, declaró.

Gerardo Kleinburg

Ocupación: escritor, promotor y crítico musical

Nacimiento: 1964, en la Ciudad de México

Ha ejercido como: director artístico de la Compañía Nacional de Ópera de México y titular de Casa del Lago y del Cervantino.