Autora portuguesa

Premio Reina Sofía 2021: ¿quién es Ana Luísa Amaral, la poeta ganadora?

 Ana Luísa Amaral se alza con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2021; el jurado destaca "su lírica profunda"

Ana Luísa Amaral
Ana Luísa Amaral es la galardonada de esta edición del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.Cortesía: Pascual Borzelli Iglesias
Por:
  • La Razón Online

Ana Luísa Amaral, autora portuguesa, fue galardonada este lunes con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, por su “lírica profunda, que hunde sus raíces en la mejor tradición lusitana”. Además de incorporar un “cariz feminista”.

“Es un premio de enorme prestigio, hecho para la poesía. Creo que es el más prestigioso en Iberoamérica porque envuelve a todos los países de expresión española y los portugueses en Portugal”, señaló Amaral en entrevista con Efe. 

Ana Luísa Amaral no sólo ha destacado como poeta, sino también en ámbitos como el teatro, el ensayo y la literatura infantil. Una de sus obras más importantes es “Diccionario de la crítica feminista”, el cual se considera que sienta las bases de los postulados contemporáneos. 

La presidenta del Patrimonio Nacional de España, Llanos Castellanos, destacó a la poeta Amaral por incluir en su obra “un mensaje de apertura, de respeto, de tolerancia y de reivindicación, también en clave anglosajona, que ha sabido unir con las letras portuguesas el valor de lo pequeño y cotidiano”.

También reconoció a Amaral por su “compromiso con los derechos y las libertades, y sobre todo para que se escuche la voz de la mujer”. Y añadió que la galardonada ha hecho de su poesía un lema: “Toda gran poesía es ética”.

Mientras que Ricardo Rivero, rector de la Universidad de Salamanca, indicó que Amaral representa y personifica valores ibéricos e iberoamericanos como la defensa de la libertad, la dignidad de la persona y la equidad de género.

Por segunda ocasión, debido a la pandemia de COVID-19, los 12 miembros del jurado emitieron sus votos por videoconferencia y para el anuncio de galardón se reunieron en el Palacio Real de Madrid.

¿Quién es Ana Luísa Amaral, galardonada con el Premio Reina Sofía 2021?

Ana Luísa Amaral, nacida en Lisboa en 1956, es considerada una de las poetas portuguesas más importantes al grado que ha sido comparada con Emily Dickinson.

Es autora de más de 20 libros, pero de su obra poética destacan “Minha senhora de quê” (1999), “Coisas de partir” (1993), “Às vezes o paraíso” (2000), “Imágenes” (2000), “A génese do amor” (2005), “Entre dois rios e outras noites” (2008) o la más reciente publicada por Seix Barral en España, “What’s in a name” (2017).

Amaral también ha destacado por traducir la obra de Shakespeare, Emily Dickinson y John Updike, por mencionar algunos. Además es investigadores de estudios feministas, teoría queer y poéticas comparadas.

"Lugares comunes", por Ana Luísa Amaral

(Versión de Paula Abramo, Periódico de Poesía UNAM)

Entré en Londres

a un merendero cutre (no solo entre nosotros

hay merenderos cutres, entre los ingleses también

y ellos han tenido hasta más cosas, ahora

solo Escocia y un poco de Irlanda y esas

islitas, más allá)

Entré en Londres

a un merendero cutre, peor todavía que nuestros bares

de playa (esto es sólo para los que no pueden

hacerse una pequeña idea de lo que los ingleses

tienen por allá), era

muy pero muy cutre, no es que fuera mal intencionado, era cutre

como decimos, muy lleno de remiendos y con la cocina

sucia. Bien rascuache.

Claro que todos mis prejuicios

de mujer se me vinieron encima, porque en el merendero

sólo había hombres que comían tocino y huevos y jitomate

(si estuviera en Portugal, serían sándwiches de queso),

pero pensé: Estoy en Londres, estoy

solita, a mí qué me importan los hombres, los ingleses

ni se meten tanto con una como los nuestros,

y así…

Y, bueno, entré al merendero cutre, con árboles

de plástico en los rincones.

Sólo después de entrar vi a una mujer

sentada leyendo alguna cosa. Y me sentí

más fuerte, no sé por qué, pero me sentí más fuerte.

Era una tribu de veintitrés hombres y ella solita y

luego yo

Y pues pedí un café, que no estaba nada mal

para un merendero cutre como ése y el hombre

que me sirvió me dijo: There you are, love.

Se me antojó contestar: I’m not your bloody love o

Go to hell o algo así, pero después

pensé: Ya lo traen tan entrañado 
en sus culturas, y su intención no era mala, y además

me voy en un ratito, tengo un vuelo

a mí qué me importa

Y pagué el café, que no estaba nada mal,

y estuve un rato así mirando en torno mío

viendo a toda esa tribu que comía huevos y jamón

y después vi la hora y pensé que el taxi

ya iba a llegar y yo tenía que marcharme.

Y cuando me iba a levantar, la mujer sonrió

como quien dice: That’s it

Y miró así en torno suyo el jamón

y los huevos, a todos los hombres que comían

y yo me sentí más fuerte, no sé por qué,

pero me sentí más fuerte

y pensé que al fin no importa si Londres o nosotros,

que en todas partes

las mismas cosas son

AG