Temporada de verano vía streaming

Sinfónica de Minería rinde homenaje a víctimas del Covid-19

Músicos se reencuentran a más de un año de la pandemia; “cuando grabamos vivimos momentos de tristeza y de alegría”, cuenta Carlos Miguel Prieto.

Instrumentistas de la agrupación, en una foto de archivo.
Instrumentistas de la agrupación, en una foto de archivo.Foto: Archivo
Por:
  • Adriana Góchez .

Después de estar fuera de los escenarios por casi año y medio debido a la pandemia de Covid-19, los 90 músicos y el director artístico de la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM), Carlos Miguel Prieto, se reunieron durante 15 días para grabar los conciertos de su Temporada de verano, que este año será vía streaming, y en dos de los cuales rinden homenaje a los héroes y a los muertos del coronavirus.

“En el caso de las víctimas de la pandemia se nos ocurrió el Requiem de Mozart, obra sagrada que los recuerda de una manera emotiva, pero sobre todo, de una forma bella y llena de profundidad, prueba de esto es que todos los que estábamos grabándola en el escenario estábamos conmovidos y vivimos momentos de enorme tristeza y de alegría”, detalló a La Razón Carlos Miguel Prieto.

El recital, que se transmitirá el 14 y 15 de agosto, se complementa con la pieza Te Deum, de Haydn.

“Durante más de un año gran parte de los músicos no se había visto ni trabajado junta; se nos ocurre realizar una temporada memorable, lo que se vio ahí fue de una emotividad increíble”, agregó.

En el tributo dedicado a los héroes de la pandemia, que se podrá disfrutar el 7 y 8 de agosto, se ejecutan las obras Sinfonía No. 94, de Haydn; Concierto para corno No.1, de Mozart, interpretado por Gerardo Díaz; Concierto para piano No. 23, de Mozart, con Jorge Federico Osorio, y Sinfonía No.4, de Beethoven.

“Es un recital alegre y profundo. La Sinfonía No. 4 de Beethoven para mí es la que más celebra la vida. Nos pareció importante que un concierto tuviera el tema de honrar a los fallecidos y el otro celebrara la vida”, destacó Prieto.

La Temporada de Verano de la OSM inicia el próximo 3 de julio e incluye siete conciertos. Comienza con el homenaje dedicado a Chávez y Copland, que incluye piezas como Toccata para percusiones, y Fanfarria para el hombre común.

El 10 y 11 de julio continúa con un programa familiar en el que destacan Fantasía para saxofón, de Villa-Lobos y Adiós Nonino, de Piazzolla.

“Para el homenaje a la familia se nos ocurrieron dos obras importantísimas del repertorio, que con música e historias le enseñan a todo el mundo lo que es una orquesta sinfónica: El carnaval de los animales, de Saint—Saëns, en la que cada animal está imitado por algún instrumento; y Pedro y el lobo, de Prokófiev”, indicó Prieto.

Otro tributo importante que formará parte de la Temporada de Verano de la Sinfónica de Minería será el dedicado al reconocido chelista Carlos Prieto, quien durante la pandemia ha estado confinado y es su primera vuelta a los escenarios.

“Esto es algo que la organización de Minería llevaba varios años pidiéndome de manera muy insistente, pero no es el estilo de mi papá ni el mío hacernos homenajes mutuos; sin embargo, este año en el que él, como mucha gente de su edad y de su condición, tuvo que estar confinado, me pareció importante hacerlo; pasar tiempo solo y recluido para un músico es muy duro”, expresó el director artístico.

Para disfrutar desde casa
  • ​Homenaje a Chávez y Copland
Cuándo: 3 y 4 de julio

  • Homenaje a la familia
Cuándo: 10 y 11 de julio, Homenaje a Francia
Cuándo: 17 y 18 de julio

  • Homenaje a Carlos Prieto
Cuándo: 24 y 27 de julio

  • Homenaje a Bach
Cuándo: 31 de julio y 1 de agosto

  • Homenaje a los héroes anónimos de la pandemia
Cuándo: 7 y 8 de agosto

  • Homenaje a las víctimas de la pandemia
Cuándo: 14 y 15 de agosto

En el homenaje a Carlos Prieto, que se transmite los días 24 y 25 de julio, el chelista ejecutará las piezas Sensemayá, de Revueltas, Sinfonía No. 41, de Mozart; Canción en el puerto, de Gutiérrez Heras y Vocalise, de Rajmáninov.

Canción en el puerto de Joaquín Gutiérrez Heras, es una obra que mi papá comisionó; en ese sentido sintetiza su obsesión sana y bienvenida de pedir piezas para violonchelo de compositores mexicanos; Vocalise, de Rajmáninov, es parte de su vida, pues mi padre siempre ha tenido un interés por la música rusa. Sin orquesta va a tocar dos piezas de Bach, quien es el aliado más perfecto de los músicos y sobre todo de un chelista; y también está una obra que le compuso Eugenio Toussaint para chelo solo; el programa que tocará representa cosas importantes de su carrera y de su persona”, resaltó Prieto.

Por el momento, la OSM no contempla una vuelta a los recintales con público, pero su director artístico señaló que están listos para cuando este reencuentro con sus seguidores sea posible.

“Todos estos conciertos fueron ensayados y grabados con tal detenimiento y cuidado que están listos para ser interpretados con público. Estamos a la espera de que se den las condiciones para volver, no queremos apresurarnos o que pueda parecer arriesgado; poner una orquesta en un escenario, muy complicada”, dijo.