El 11 de febrero se juega el duelo por el Vince Lombardi

Kansas City y San Francisco van a nuevo Super Bowl 4 años después

Patrick Mahomes y Travis Kelce derrotan a los favoritos Baltimore Ravens con un Lamar Jackson que no demuestra su poderío; San Francisco quiere vengar su derrota en el SBLVIII

Patrcik Mahomes levanta el trofeo de la Conferencia Americana, ayer, en Baltimore; Brock Purdy alza el título de campeón de la Conferencia Nacional, ayer, en San Francisco.
Patrcik Mahomes levanta el trofeo de la Conferencia Americana, ayer, en Baltimore; Brock Purdy alza el título de campeón de la Conferencia Nacional, ayer, en San Francisco.Fotos: AP y Reuters
Por:
  • Alejandro Ayala

Los Kansas City Chiefs y los San Francisco 49ers jugarán el próximo 11 de febrero en Las Vegas por el Super Bowl, repitiendo la final que tuvo lugar hace cuatro años en el Hard Rock Stadium, de Miami, en donde los de Misuri se llevaron el Trofeo Vince Lombardi.

Patrick Mahomes y los Chiefs irán en búsqueda del bicampeonato en la NFL luego que los actuales campeones vencieran a los Baltimore Ravens en la final de la Conferencia Americana por marcador de 17-10.

Los Jefes buscarán su cuarto título de Super Bowl y primeros consecutivos en la historia de la franquicia, recordando que el año pasado vencieron a los Philadelphia Eagles en la edición LVII. Para Kansas será la cuarta aparición en la final de la NFL en los últimos cinco años.

Mahomes lanzó para 209 yardas con un pase de anotación, que fue para Travis Kelce, quien terminó con 11 recepciones y 116 yardas. La dupla Mahomes-Kelce llegó a 17 touchdowns en playoffs.

“Los Chiefs siguen siendo los Chiefs”, dijo Kelce, quien rompió el récord de recepciones en postemporada de Jerry Rice. “Y créanlo, nos vamos a Las Vegas”. Los Chiefs ganaban 17-7 al medio tiempo, y el gol de campo de 43 yardas de Justin Tucker con 2:34 por jugar fue la única anotación.

Una intercepción a Lamar Jackson en el último cuarto del juego, con poco más de seis minutos para el final del compromiso, terminó con las aspiraciones de los Ravens de llegar a su primer Super Tazón en 11 años. Baltimore terminó con tres entregas.

Kansas City se presentó por sexta ocasión en la final de conferencia, pero la primera como visitante en este periodo de tiempo y el rival era nada menos que el mejor equipo de la NFL durante la campaña regular y con el máximo candidato al MVP en sus filas.

Sin embargo, Lamar Jackson, quien hizo su primera aparición en la final de conferencia, no estuvo a la altura de las circunstancias y vio a Mahomes pasarle por encima, además que fue el mariscal de los Chiefs el que ganó el primer duelo de playoffs entre los dos quarterbacks menores de 30 años y nombrados alguna vez el Jugador Más Valioso de la NFL.

“Ha sido un gran año. No hemos sido favoritos en los últimos partidos”, aseguró Mahomes. “Nunca nos sentimos como perdedores. Tenemos muchos muchachos en este equipo que saben cómo ganar. Cuando llegan los playoffs, están aquí para hacerlo realidad. Y ahora estamos en el Super Bowl. El trabajo no ha terminado”.

Ravens, que terminó la campaña regular con 14 triunfos y solo 4 derrotas, solo pudo anotar siete unidades en su cuenta. Jackson fue capturado cuatro veces por Kansas en el duelo y se mostró errático. Su pésima noche se consumó con su intercepción en el cuarto episodio.

Del otro lado, San Francisco consumó una remontada impresionante para vengar sus dos derrotas consecutivas en la final de la Conferencia Nacional y regresar a un Super Bowl por primera vez desde 2020, en donde cayeron precisamente ante los Chiefs en la edición LIV.

Tras verse en desventaja en el marcador 24-7, los 49ers salieron con un nuevo espíritu en la segunda mitad del compromiso y en el tercer cuarto blanquearon 17-0 a los Lions para empatar la pizarra.

De la mano del quarterback Brock Purdy y de la ofensiva terrestre, los 49ers resurgieron y se impusieron 34-31 a Jared Goff y los Lions, que querían desesperadamente llegar a su primer Super Bowl en la historia de la franquicia.

Durante la primera mitad el mariscal de campo Brock Purdy, de los Niners, le hizo honor a su apodo de ‘Mr. Irrelevant’ (‘Sr. irrelevante’), pues brilló por su ausencia. Lo que no pudo hacer en los primeros dos cuartos con el brazo lo consiguió con las piernas en el resto del duelo.

En el cuarto cuarto, Purdy corrió por tercera vez tras no encontrar un receptor y sus piernas dejaron a 49ers cerca de posición de anotar y alejarse en el marcador, pues previamente se pusieron en ventaja por primera vez con un gol de campo de Jake Moody de 33 yardas.