El Cultural No. 236

El tazón de infiernavit, de J. M. Servín; Lucha extrema. El terror de Zona 23, de Javier Ibarra; Llevo tantas penas en Garibaldi, de Moisés Castillo: tres crónicas que dan cuenta de los trances y contrastes de la Ciudad de México. Violencia, desigualdad, zozobra. El desamor humedecido por el llanto, la sangre como muestra de falsificada bravura. “Son las nueve de la noche y en Garibaldi hay mucho movimiento. Turistas nacionales y extranjeros piden canciones a mariachis y grupos norteños. No se permite consumir bebidas embriagantes en la explanada y eso le ha quitado el carácter desmadroso y aventurero.”, apunta Castillo. Y más...

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Aquí puedes descargar la edición.

El tazón infiernavit

El tazón infiernavit

El primer domingo de febrero de 1979 a alguien se le ocurrió organizar el Tazón Caracol en el estacionamiento de la sección del mismo...
Lucha extrema el terror de zona 23

Lucha extrema el terror de zona 23

Así como existe el internet profundo, la deep web, espacio virtual favorito de quienes persiguen contenidos heterodoxos —que no registran los buscadores convencionales—, la lucha extrema también ofrece una dosis masiva de adrenalina. Se trata de una variante de lucha libre que implica violencia exacerbada y lleva a la catarsis a un grupo de fieles que, en este caso, acudieron —el domingo 19 del mes pasado— al deshuesadero que es la sede en Tultitlán. Dedicamos las siguientes páginas a la crónica de un testigo que presenció ese duelo a muerte.
Llevo tantas penas en Garibaldi

Llevo tantas penas en Garibaldi

Fiesta. Alcohol. Canciones. Desgarro emocional. Esa dinámica marcó durante años la vida de un aspirante a músico romántico que creía alcanzar la fama, uno que se presentó en el noticiero de Jacobo Zabludovsky y en el Camino Real, pero no tuvo al padrino que apostara por su trabajo. El éxito, aquel sueño guajiro, hoy está muy lejos, mientras Rodolfo rasga cada día su guitarra en Garibaldi como medio de subsistencia. Aceptó narrar su historia y dejarse acompañar por Moisés Castillo en su rutina cotidiana. Éste es su testimonio.
Guerra sin literatura

Guerra sin literatura

Crónicas plutonianas
Macanudo

Macanudo

El corrido del eterno retorno
Vender libros

Vender libros

El sino del escorpión

Compartir