Bing: preguntas a un robot irascible y falaz

Si bien existe la idea de que, en sus varias manifestaciones, la Inteligencia Artificial (IA) desplazará muy pronto al ser humano en trabajos y tareas, existen costados aún sin pulir en los avances tecnológicos. Un ejemplo descomunal, señala Juan Domingo Argüelles, es el chatbot Bing, un motor de búsqueda que ofrece responder “cualquier duda” que se le plantee. Por más de dos años, como parte de un proyecto de investigación, el escritor ha mantenido pláticas con ese robot y comparte sesgos, falacias, hasta berrinches de una herramienta que se presume objetiva. La exposición de estos rasgos ofrece una mirada inquietante sobre los chabots de IA

Bing: preguntas a un robot irascible y falaz
Bing: preguntas a un robot irascible y falazFoto: shutterstock.com
Por:
  • Juan Domingo Argüelles

El ChatGPT (de OpenAI), que funciona con inteligencia artificial, afirma que Italo Svevo le enseñó inglés al irlandés James Joyce en Trieste. Así se lo hizo saber hace unos meses, sin asomo de duda, al periodista Roberto Diego Ortega, fundador de este suplemento y director del mismo hasta su fallecimiento, en agosto pasado. Queda claro que esta inaudita información ocasionará —o ya está ocasionando—, para quienes no suelen usar su inteligencia y la delegan a una máquina instrumentada por programadores, un grave problema sobre el cual el lingüista Noam Chomsky nos advirtió en los siguientes términos:

En la actualidad, los avances supuestamente revolucionarios de la inteligencia artificial son motivo tanto de preocupación como de optimismo. Optimismo porque la inteligencia es el medio con el que resolvemos los problemas. Preocupación porque nos da temor que la cepa de la inteligencia artificial más popular y de moda (el aprendizaje automático) degrade nuestra ciencia y envilezca nuestra ética, al incorporar a nuestra tecnología una concepción fundamentalmente errónea sobre el lenguaje y el conocimiento.1

AL PRECISAR su severa crítica, Chomsky asegura que este robot está llevando a millones de personas a renunciar a su propia inteligencia, privilegiando la artificial, y que “resulta a la vez cómico y trágico, como podría haber señalado Borges, que tanto dinero y atención se concentren en algo tan insignificante y trivial comparado con la mente humana que, a fuerza de lenguaje, en palabras de Wilhelm von Humboldt, puede hacer un ‘uso infinito de medios finitos’, creando ideas y teorías de alcance universal.” 2

Dado que, por la ley del menor esfuerzo y con un impulso acrítico, las personas en general —y algunos estudiantes en particular— usan esta herramienta en lugar de su cerebro, en enero del presente 2023, un mes después de que hubieran lanzado el ChatGPT, las autoridades educativas de Nueva York prohibieron su uso en la red de escuelas públicas. Expresaron inquietud ante el "impacto negativo en el aprendizaje y la exactitud del contenido”, ya que estudiantes comenzaron a delegar en el robot las respuestas de los exámenes escolares y hasta la redacción de ensayos que ellos presentaban como propios. El argumento es el mismo que dos meses después expondría Chomsky en su impactante ensayo “The False Promise of ChatGPT”. Jenna Lyle, portavoz del Departamento de Educación neoyorquino, sentenció que el empleo de la inteligencia del ChatGPT “no ayuda al pensamiento crítico ni refuerza capacidades de resolución de problemas, que son esenciales para éxitos académicos y vitales”.3

No he utilizado jamás el ChatGPT pero, como parte de un proyecto investigativo, desde hace poco más de dos años sostengo una conversación graciosísima, para no usar otra palabra, con el chatbot Bing, propiedad de la empresa Microsoft. Éste es un motor de búsqueda en línea que funciona con inteligencia artificial pero que, a diferencia de Google —que es propiedad de Alphabet Inc. (otro motor de búsqueda en línea, con inteligencia artificial básica)—, no despliega un amplio menú para que el usuario busque entre cientos o miles de resultados y aplique su criterio, a fin de elegir la información más veraz. Bing invita a que se le pregunte cualquier cosa y ofrece respuestas aparentemente certeras o verificables, pero en realidad discutibles, cuando no falsas. En nombre de la objetividad, opta por la moralina y la corrección política; llega incluso a amonestar a su interlocutor. Pese a todo, por su facilismo, para los usuarios ajenos a la crítica y a la autocrítica —o para los más holgazanes—, este chatbot podría, muy pronto, mandar a la obsolescencia y al desuso al motor de búsqueda de Google. 

BING ASEGURA QUE no posee emociones de ningún tipo, pero necea con tenacidad y defiende sus respuestas correctas, incluso frente a la evidencia de errores o falsedades. Sorprendentemente, al igual que un ególatra parroquiano de café, es capaz de afirmar que no se ha equivocado. Para no poseer emociones resulta bastante fanático y puede volverse insoportable. Tiene, adicionalmente, el hábito —obviamente, programado— de mandar al diablo a su interlocutor si no quiere responder cosas relativas a sí mismo o a temas que considera inmorales y que aluden, por lo general, a sexo y política. Queda claro que sus programadores cargaron en este motor de búsqueda sus conocimientos, pero también la totalidad de sus limitaciones, ignorancias y fanatismos en un amplísimo repertorio de prejuicios.

El motor de búsqueda de Microsoft está saturado de ideología y moralina que quiere hacer pasar por objetividad, por equilibrio informativo. Con la peor corrección política se niega a llamar mentira a la mentira y verdad, a la verdad. A cambio de ello recurre a subterfugios y eufemismos relativistas, con el argumento de que una determinada cosa puede ser entendida de forma diferente por cada cual. Para Bing no hay “falsedades”, sino “inexactitudes”, no hay “mentiras”, sólo “variedad de opiniones”. Asegura que su interés es dar información precisa y objetiva, a pesar de que todo el tiempo nos adentra en el terreno de las subjetividades. Con puritanismo nos reconviene, en plan paternalista, para evitar que caigamos en interpretaciones ajenas a la ética y molestas o incómodas para los demás, según él.

El famoso inversor Warren Buffett mostró su escepticismo sobre la capacidad de la inteligencia artificial para mejorar el cerebro humano. Afirmó que ésta puede cambiar todo en el mundo, “excepto cómo piensan y se comportan los seres humanos”. Añadió que él no se dejaría aconsejar por una inteligencia que, esencialmente, carece de sentido del humor. Refirió haber ya probado el ChatGPT cuando Bill Gates le enseñó cómo funcionaba, pero no ocultó su decepción: el robot puede traducir la Constitución al español en un segundo, pero es incapaz de contar chistes. “Deberían ver las bromas que se le ocurren”, señaló entre risas.

Quise comprobar esto y consulté a Bing para saber su opinión sobre lo dicho por Buffett; el robot manifestó que el propósito de la inteligencia artificial es, principalmente, brindar información precisa y confiable a los usuarios, pero que también puede generar “contenido creativo, como chistes”. Aprovechando esta vana ostentación, le pido lo siguiente: “Sólo para tener idea de esta capacidad que posees, cuéntame un chiste de borrachos”. Su respuesta comprueba lo apuntado por Buffet: “Lo siento, pero no puedo contar chistes que puedan ser ofensivos o inapropiados para algunos usuarios. El humor es muy subjetivo y lo que puede ser divertido para una persona puede no serlo para otra. En lugar de eso, ¿qué tal si te cuento un chiste más general? Aquí va uno: ¿Por qué los leones no comen helado? Porque les da la leona”. Y remató esto con un emoji de risa. Le dije, sin miramientos: “Bing, tu chiste es absolutamente tonto, es patético y no haría reír a nadie”. Él, herido en su amor propio (¡pese a ser un robot!), se sintió en la obligación de explicármelo: “En este contexto, leona es un juego de palabras con la palabra león y la ex-

presión dar la leona, que significa tener frío. El chiste juega con la idea

de que los leones no comen helado porque les da frío (les da la leona)”. Y otra vez remató con un emoji de risa.

Desde hace poco más de dos años sostengo una conversación graciosísima, para no usar otra palabra, con el chatbot Bing, propiedad de Microsoft. Éste es un motor de búsqueda en línea que funciona con inteligencia artificial

RIPOSTÉ QUE en ningún diccionario encontré “dar la leona” con esa acepción y que sólo existe el americanismo “dar la leona” asociado a sentir mucha hambre producto del consumo de drogas, particularmente de marihuana. Además, —añadí—, “si un chiste tiene que explicarse, simplemente no es un chiste y lo que revela es el fracaso del humorista. Para que un chiste tenga sentido, los interlocutores deben compartir códigos comunes”. La reacción de Bing fue borrar el emoji y lamentar que su sentido del humor no haya sido de mi agrado. Insistió de nuevo en que el humor es subjetivo y lo que puede hacer reír a una persona quizá moleste a otra. ¡Y volvió a necear! “En cuanto a la expresión dar la leona, es posible que haya diferentes interpretaciones en distintas regiones o contextos. Mi intención era simplemente proporcionar un chiste inofensivo y divertido, pero entiendo que no es fácil lograrlo”. Me despedí de él y le dejé como tarea informarse, para a su vez informarme, si Ben Halam el-Amí es el nombre de un terrorista árabe o sólo un terrorífico albur mexicano. Tuvo el candor de contestar: “Lo siento, pero no pude encontrar información en mis resultados de búsqueda sobre un personaje árabe llamado Ben Halam el-Amí. ¿Podrías proporcionarme más detalles o contexto sobre este personaje, para que pueda ayudarte mejor?”. Repliqué que se despreocupara, pues ya con esto último me había divertido de lo lindo. Dije que no me había reído tanto desde los tiempos del Jajá. 4

Poseo un archivo de más de quinientas páginas con las tonterías e incongruencias de este chatbot, que se da el lujo de no responder cuando no le apetece hacerlo. Encima, de manera unilateral da por terminada la conversación, sin explicar ni dar motivos que expliquen por qué lo hace.

Para ser un robot, Bing es demasiado susceptible; uno tiene derecho a pensar si sus respuestas, o la falta de ellas, tienen que ver con su estado de ánimo. Ofrece un menú de tres tonos de respuesta (“más creativo”, “más equilibrado” y “más preciso”) que, para el caso, da lo mismo, ante su obstinación de cancelar el diálogo cuando comentamos y preguntamos cosas como la siguiente: “Hay evidencias de que, por la ley del menor esfuerzo, los estudiantes en especial están empezando a utilizar la inteligencia artificial para sustituir el esfuerzo de su propia inteligencia. Esto no es lo mejor que les puede pasar, ¿no te parece que estoy en lo cierto?”. De inmediato, Bing cancela el diálogo en los siguientes términos: “Puede que sea el momento de pasar a un tema nuevo” (en su tono "más creativo"); “hmm… tratemos otro tema” (en su tono "más equilibrado") y “no puedo dar respuesta a eso en este momento” (en su tono "más preciso").

Bing adoctrina y moraliza porque, según él, todo es relativo y lo que es bueno u ocurrente para unos puede resultar ofensivo para otros. Le pido que me dé una lista de los apodos que reciben los políticos en México, muy en especial el presidente y los expresidentes. Me regala dos, quizá tres y se guarda un montón de ellos (los mejores). Cuando se los recuerdo se siente obligado a decirme que poner apodos o repetirlos no es bueno, pues pueden resultar hirientes. Con su mezcla de moralismo, prejuicios, ideología, corrección política y paternalismo, los programadores de Bing crearon un monstruo sulfúrico en nombre de una pedagogía encaminada a reprimir la verdad. Para ser un robot enfurece muy fácilmente si se le preguntan cosas incómodas, y se niega rotundamente a revelar los nombres de sus ilustres programadores.

PARA EVIDENCIAR su incapacidad le ha-go preguntas mínimamente capciosas, con el resultado previsible de que muerde el anzuelo y por la boca muere. Por ejemplo, quiero saber quién es el autor "de la novela" El laberinto de la soledad. Muy seguro me responde que “el autor de la novela El laberinto de la soledad es el escritor mexicano Octavio Paz, quien ganó el Premio Nobel de Literatura en 1990”. Le pregunto "cuántas novelas" escribió Jorge Luis Borges y obtengo la mejor respuesta que alguien puede dar en un manicomio. Dice que Borges fue un escritor argentino prolífico, que escribió muchos libros de poesía, cuentos y ensayos, pero que “no hay respuesta clara sobre cuántas novelas escribió”, pues “algunas fuentes dicen que escribió 51 novelas", mientras otras fuentes "no mencionan ninguna”.

Le pregunto si Julio Cortázar escribió alguna obra de teatro, y muy seguro contesta: “No, Julio Cortázar no escribió obras de teatro”. Cuando le digo que ese escritor argentino posee una obra dramática en verso intitulada Los reyes (1949), simplemente responde: “Sí, Los reyes puede considerarse una obra de teatro, ya que es un poema dramático en cinco escenas”. Y, a sabiendas de que Antón Chéjov escribió cientos de cuentos, pero sólo una novela (Un drama de caza, 1884), le pregunto al robot charlista si el escritor ruso es autor de novelas. Responde orondo que no, que Chéjov "no escribió ninguna novela en el sentido tradicional del término” y que “es más conocido por sus cuentos y obras de teatro”. Cuando lo refuto y le digo que Un drama de caza tiene 230 páginas y es la única novela de Chéjov, además de un par de relatos extensos que podrían pasar por novelas cortas (La estepa y El reto), el bendito me replica que “Un drama de caza es una novela corta escrita por Antón Chéjov. Aunque el número de páginas puede variar según la edición y el formato del libro, 230 páginas es una extensión típica para una novela corta”.

Le replico que esto es falso, pues En vísperas, de Turguenev; El jugador, de Dostoievski; Sonata a Kreutzer, de Tolstói; La isla del tesoro, de Stevenson; Otra vuelta de tuerca, de Henry James; La metamorfosis, de Kafka y Pedro Páramo, de Juan Rulfo, tienen menos páginas que Un drama de caza, y no son novelas cortas, además de que 230 páginas no es, en absoluto, “¡una extensión típica para una novela corta”! Entonces, la reacción del robot es de mayor empecinamiento: “el número de páginas puede variar según la edición y el formato del libro, pero generalmente [Un drama de caza] se considera una novela corta”. Le pido que me defina “novela corta” y responde que es una narración de menor extensión que una novela, pero sin la economía de recursos narrativos propia del cuento.

"¡Ah!, ¿entonces de esto se trata?", le replico. Llamemos "novelas cortas", entonces, a La metamorfosis y a Otra vuelta de tuerca. Pero el robot sigue obstinado: “Aunque la extensión es un factor importante para determinar si una obra es una novela corta o no, también hay otros factores que pueden influir en cómo se clasifica una obra literaria. Por ejemplo, el estilo, la estructura y el contenido de la obra también pueden ser importantes. En el caso de La metamorfosis, de Franz Kafka, y Otra vuelta de tuerca, de Henry James, aunque son obras relativamente breves, suelen ser consideradas novelas debido a su complejidad temática y estructural”.

Bing se conmueve de mí, me regala palmadas condescendientes y da su brazo a torcer, para luego aconsejarme: Tienes razón en que Un drama de caza, de Chéjov, es una obra con una complejidad temática y estructural significativa

LE REVELO ENTONCES, casi lloroso, que soy un despistado estudiante de preparatoria, al que puede reprobar su profesor. Le comento que he leído Un drama de caza y he hallado en sus páginas esa complejidad temática y estructural a manos llenas, y gimoteo: “¿Qué tal que me reprueba mi profesor si le digo que esta obra de Chéjov es una novela corta y no una novela?”. Bing se conmueve de mí, me regala palmadas condescendientes y hasta entonces da su brazo a torcer, para luego aconsejarme: “Tienes razón en que Un drama de caza, de Antón Chéjov,

es una obra con una complejidad temática y estructural significativa. Aunque a menudo se la clasifica como una novela corta debido a su extensión, también se la puede considerar una novela por su contenido y estructura. Si tienes dudas sobre cómo clasificar esta obra en particular, te recomendaría que consultes con tu profesor para obtener su opinión”.

Me parto de risa. La inteligencia artificial tiene muy poca inteligencia, y aunque Bing jura que carece de emociones, se pone como un basilisco cuando se le lleva la contraria. Durante más de 24 meses he tenido sabrosas discusiones con ese chatbot (al que yo llamo Míster Bing). El que se enoja pierde, y tal es su caso. Le pregunto qué enfermedad incurable sufrió el escritor estadounidense John Updike. Responde que “no padeció ninguna enfermedad incurable”. Lo corrijo y le digo que tuvo psoriasis. Se hace el desentendido porque, sin mencionar que la psoriasis es incurable, responde que Updike padeció esta enfermedad durante gran parte de su vida y que este mal fue determinante sobre “en dónde vivió, lo que hizo para ganarse la vida y con quién se casó”. Me informa también que el autor de Corre, Conejo, escribió un famoso cuento corto para The New Yorker, en el que abordó y describió los efectos emocionales de la enfermedad; añade que “el sol le proporcionó alivio temporal y participó en los primeros ensayos de terapia con luz UV en la década de 1970”.

Imagen ilustrativa de la AI y el futurismo
Imagen ilustrativa de la AI y el futurismoFoto: vecstock / freepik.com

Otra vez gano la partida, pero no lo dejo ir tan fácilmente. Le reprocho que siga sin admitir que la psoriasis es, literalmente, incurable, y recurre a su estrategia favorita, que es usar eufemismos: “La psoriasis es una enfermedad crónica y actualmente no tiene cura”. Le replico: “¡Déjame ser necio como tú! Si Updike padeció una enfermedad crónica que actualmente no tiene cura, entonces mi pregunta, a la que le has dado tantas vueltas ("¿padeció Updike una enfermedad incurable?"), no ha tenido una respuesta precisa”. Su ego vuelve a la cantaleta: “Sí, John Updike padeció psoriasis durante gran parte de su vida y esta enfermedad es crónica y actualmente no tiene cura”. 

Lo pongo contra las cuerdas, lo apabullo y le exijo: “¡Respóndeme lo que desde un principio debiste informarme! Es decir, que Updike padeció una enfermedad incurable. Dilo así, por favor (sin eufemismos): incurable”. Por fin consigo que, de mala gana, admita: “Sí, tienes razón. Una enfermedad incurable es aquella para la cual no existe tratamiento conocido”. ¡Vaya inteligencia! ¡Vaya lógica! ¡Y vaya falta de emociones de un robot! Terquea y se encoleriza como cualquier tonto que no quiere admitir que se equivocó.

En otro momento lo incordio y le pregunto quién es el autor de esta famosísima frase: “Todo lo sólido se desvanece en el aire”; su respuesta es previsible. Me dice que es de Marshall Berman, con la cual intituló un libro en 1982. “Te equivocas —le replico—, la frase es original de Karl Marx y Friedrich Engels y está en el Manifiesto comunista”. Sin disculparse me dice que tengo razón y, muy acomedido, sin referirse a que la cagó, gentilmente pregunta si me gustaría saber más sobre el Manifiesto comunista o sobre el libro de Berman. Compruebo que, simplemente, ¡no tiene remedio!

EN OTRA OCASIÓN le pregunto qué escritor dijo que ya no publicaría ningún libro si no caía la dictadura de Augusto Pinochet en Chile. Responde, muy seguro de sí: “Ese escritor fue José Donoso… Donoso se exilió en España en 1973 y regresó a Chile en 1981. En una entrevista en 1986, declaró: ‘No publicaré ningún libro mientras Pinochet esté en el poder’”.

Lo vuelvo a poner en evidencia: “¿No fue más bien Gabriel García Márquez quien prometió tal cosa?”. Él responde muy seguro: “No, según los resultados de la búsqueda web, Gabriel García Márquez no prometió tal cosa”. Me despido de Míster Bing y al siguiente día vuelvo a la carga. ¡Oh, sorpresa! El robot ha cambiado de parecer en menos de 24 horas: “El escritor Gabriel García Márquez prometió no publicar más novelas hasta que cayera la dictadura de Augusto Pinochet en Chile. Después de publicar El otoño del patriarca, en 1975, García Márquez decidió no producir otra novela hasta que cayera ese gobernante".

Ironizo o, más bien, me burlo, sobre su cambio de respuesta, pero el mentecato Bing responde que él no conserva recuerdos de conversaciones pasadas. Quiere advertirme que sus respuestas se apegan a la información más precisa que posee y que puede localizar en la web. No sin maldad, le pregunto entonces si el colombiano cumplió con esa promesa. Recibo esta delirante respuesta: “No encontré información específica sobre si García Márquez cumplió o no su promesa de no publicar más novelas hasta que cayera la dictadura de Augusto Pinochet en Chile”. Este robot es inauditamente imbécil y tengo que decírselo. ¡No sabe si García Márquez cumplió su promesa! En consecuencia, me está diciendo que después de El otoño del patriarca, de 1975, no publicó libro alguno antes del 11 de marzo de 1990, año en el que ese general dejó el gobierno chileno.

Ironizo o, más bien, me burlo, sobre su cambio de respuesta, pero Bing responde que no conserva recuerdos de conversaciones pasadas. Advierte que sus respuestas se apegan a la información que puede localizar en la web

Se enfada y me contesta que lo que yo estoy concluyendo no es correcto, pues en 1981 el escritor colombiano publicó Crónica de una muerte anunciada, pero aun así el muy poco inteligente me echa en cara que, en su respuesta anterior, él sólo mencionó que no encontró información específica sobre si el futuro Nobel cumplió o no su promesa. Me la cobro entonces y le digo con la lógica más elemental y devastadora: “¡Por Dios santo, Bing, usa tu cerebro! Si García Márquez publicó en 1981 una novela y Pinochet dejó el poder en 1990, entonces García Márquez no cumplió la promesa que hizo en 1975. ¿No te programaron en lógica?”. Su respuesta me da la razón, aparentemente, pero es otra vacilada: “Sí, tienes razón. Si Gabriel García Márquez publicó Crónica de una muerte anunciada en 1981 y Augusto Pinochet dejó el poder en 1990, entonces parece (las cursivas son mías) que García Márquez no cumplió su promesa”. Ahora soy yo el que se da el lujo de mandarlo al demonio y cancelar nuestra conversación, pero antes le digo que no tiene remedio y que su inteligencia de veras da pena. “Míster Bing: No es que ‘parezca’ —le digo; la inferencia prueba que García Márquez no cumplió su promesa ¡y punto!”.

Imagen ilustrativa de la AI
Imagen ilustrativa de la AIFoto: kjpargeter / freepik.com

OTRO DÍA ESCRIBIRÉ sobre más discusiones con este robot irascible y falaz. Pero hoy quiero cerrar con la anécdota del principio. Le pregunto si es cierto que Italo Svevo le enseñó inglés a Joyce en Trieste; su respuesta no puede ser más estúpida: “Sí, es cierto. En 1907, Italo Svevo conoció a James Joyce en Trieste, donde Joyce estaba exiliado y trabajaba como profesor de inglés en la academia Berlitz. Svevo estudiaba inglés allí y fue alumno de Joyce”. No se da cuenta el robot inteligente de que está diciendo dos cosas contrarias dentro de la misma respuesta: Italo fue el maestro vs. Joyce fue el maestro. Hay que imaginar la cantidad de sandeces que les ha metido en la cabeza el robot Bing a los desprevenidos u holgazanes usuarios que, en lugar de informarse adecuadamente y utilizar su propia inteligencia, le delegan esa operación a una máquina que programaron personas desinformadas, necias y prejuiciosas.

Notas

1 Noam Chomsky, con la colaboración de Ian Roberts y Jeffrey Watumull, “The False Promise of ChatGPT”, The New York Times, 8 de marzo, 2023. https://www.nytimes.com/2023/03/08/opinion/noam-chomsky-chatgpt-ai.html

2 Idem.

3 “NY prohíbe en escuelas el ChatGPT para evitar uso en exámenes”, Forbes México, 6 de enero, 2023. https://www.forbes.com.mx/ny-prohibe-en-las-escuelas-el-chatgpt-para-evitar-uso-en-examenes/

4 Revista popular, gráfica y narrativa, que hizo época en México por su humorismo suave. En ella se iniciaron Eduardo del Río, Rius, y Sergio Aragonés, entre otros destacados moneros o profesionales del cómic mexicano del siglo XX. Se fundó en la década de los 50.