Ingresan 1,500 coches

VIDEO: Moderatto llena de rock y energía  en primer autoconcierto en México

Moderatto llegó a bordo de una camioneta blanca que dejó a sus integrantes en el escenario; entre las primeras canciones que interpreta están "Sentimental"

Por:

El primer autoconcierto de Moderatto, que la banda considera un espectáculo histórico, comenzó cuando los cláxones de los vehículos sonaron al unísono, al igual que los gritos de los fanáticos, para recibir a los integrantes de la banda, quienes entraron al Foro Pegaso a bordo una camioneta blanca que los bajó directo en el escenario.

"Bienvenidos al autoconcierto más grande de Latinoamérica", gritó con alegría, Jay de la Cueva, líder de Moderatto, tan pronto tomó el micrófono.

Familias enteras rockean con la banda Moderatto.Raúl Campos/La Razón

A las 20:08, Moderatto encendió el escenario 360 con "Autos, moda y Rock n roll", canción ad hoc para la modalidad del espectáculo que estrena en el país, y que además formó parte del soundtrack de "Cars 2".

“Necesito los cláxones de chilangolandia, malditos pecadores", exclamó Jay; sin embargo, nadie respondió a su llamado, pero los fans sí bailaron con entusiasmo, desde los autos, los cuales guardan una distancia de dos metros y medio.

En el escenario 360, en cada una de las cuatro esquinas colgaba un auto color metal y Moderatto se encontraba en medio de la tarima.

Algunos de primeros temas que sonaron en el Foro Pegaso fueron "Zodiaco", la cual puso a brincar a los presentes frente a sus autos; y “No podrás”, que corearon a todo pulmón sus fans.

La energía de Moderatto se sentía como la de un toro que ha estado encerrado por cinco meses: “necesito ruido malditos pecadores", gritó Jay, y esta vez los cláxones sí lo correspondieron.

“¿Eso es todo el ruido que pueden hacer?”, cuestionó con tono retador Jay, antes de cantar "Sentimental", tema con el que la noche cayó totalmente. La oscuridad fue disipó por las luces color naranja del escenario, sobre el cual se veía también a técnicos y músicos auxiliares, enfundados en trajes rojos, además de un par de coristas.

Después, un redoble de la batería de Elohim retumbó junto algunos cláxones para dar pie a los temas  "El que busca encuentra" y "Entrégate". "Gracias... Arigatou gosaimasu", agradeció el "políglota" de Jay de la Cueva, antes de pedir a los presentes que hicieran sonar sus carros. 

"Saluden a mi guitarra de Hello Kitty y espero que vengan con sus abogados porque lo que sigue es completamente ilegal", advirtió Jay antes de cantar "Si mi delito es rockear", tema que fue acompañado por las bocinas de los carros y el grito: "¡Detector de Metaaaaal!".

"Es la primera vez en mi vida que tanto claxonazo me dan", afirmó el cantante, quien pidió a sus fans que encendieran las luces de su celular para entonar  "Ya no hay otra manera".

Los asistentes no sólo prendieron las luces de sus celulares, sino también las de los mil 500 autos que ingresaron al Foro Pegaso. Las luces del escenario se apagaron, pero fueron iluminadas por los faros "de esperanza".

"Hoy es muy importante cuidarnos, que exista la empatía y queremos dar las gracias a toda la gente que se sumó a dar trabajo y que podamos olvidar un poco la incertidumbre del mundo", expresó Jay, antes de vocalizar "1000 demonios".

Antes de "Muriendo lento",  Moderatto ejecutó un cover de "We will rock you", de Queen, el cual fusionaron con los riffs iniciales de su canción. La cual puso a bailar a la banda, gran parte de ella en un avanzado estado de ebriedad, entre sus autos.

Fans disfrutaron de este concierto de la nueva normalidad.Raúl Campos/La Razón

La rola siguiente fue un cover de "Amor prohibido", de Selena, la cual fue precedida sin descanso por "Ya lo veía venir". Antes de que la canción acabará, Jay subió al el escenario al "pecador" Ricardo Pérez, quien contactó a la banda por Instagram. 

"Tú y yo, Ricardo, vamos a cantar ante las 10 mil personas aquí presentes",  dijo Jay al fanático afortunado, a quien también le regaló su guitarra negra.

Durante todo el concierto Jay interactuó con los fans.Raúl Campos/La Razón

Las canciones que cerraron la noche fueron "Quemándome de amor" y "Gracias" , clásico que encendió el escenario con pirotecnia y las ardientes "gracias infinitas de Jay" hacia el público.

Tanto Moderatto como los fans, esta noche volvieron a sentir un poco en la antigua normalidad en la que se podía disfrutar de un concierto en vivo, sólo que ahora no estaban apretados entre la multitud, ni oliendo a cerveza, sino con sana distancia gritando, brindando, cantando, tomando... hicieron todo lo que el confinamiento les había arrebatado. 

AG