Continúan abiertas líneas de investigación

En caso Salamanca descartan terrorismo;
familiares acusan cobro de piso

Gobernador afirma que fue ataque directo; víctimas habían denunciado extorsión de $50 mil semanales, dicen

11
El gobernador, ayer, durante la entrega de un complejo de juzgados de justicia cívica.Foto: Especial
Por:
  • Frida Sánchez

La explosión de una caja con un artefacto, ocurrida el domingo pasado frente a un restaurante de Salamanca, Guanajuato, fue un ataque dirigido en contra de una de las dos personas que perdieron la vida, aseguró el Gobierno del estado.

El gobernador, Diego Sinhue Rodríguez, explicó que continúan abiertas todas las líneas de investigación. Sin embargo, detalló que con las investigaciones que se han realizado hasta ahora, se descarta un acto terrorista, al tratarse de un ataque dirigido hacia la víctima.

“Es un ataque a una persona que deriva en un homicidio, usando una herramienta para asesinarlo. No un arma de fuego, ni arma blanca (...) No fue un caso que haya sido aleatorio a la ciudadanía; era un caso dirigido, buscando a una persona, preguntando por ella, y es a quien iba el ataque; esto abre una línea de homicidio, evidentemente”, aseveró ayer.

El restaurante donde el domingo dos empresarios perdieron la vida, tras recibir una caja explosiva, fue víctima de extorsiones por parte del crimen organizado al menos siete meses antes de este ataque.

Familiares de una de las víctimas aseguraron a medios de comunicación que, desde antes del ataque, miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) -grupo delictivo que opera en la región- acudieron al lugar para cobrarles 50 mil pesos semanales “por derecho de piso” para que pudieran operar “sin miedo”.

De acuerdo con familiares de Mauricio Salvador “N”, socio del restaurante y quien perdió la vida junto a Mario Alberto “N”, gerente del mismo, los dueños del restaurante Barra 1604 presentaron las denuncias correspondientes por las extorsiones -que iniciaron desde febrero pasado- ante la Fiscalía del Estado, sin que hubiera respuesta.

Empresarios del municipio aceptaron que se han dado extorsiones en este sector y que han decidido tomar un curso de capacitación para saber qué y cómo hacer para que las autoridades atiendan las denuncias.

Los ataques con explosivos son frecuentes entre grupos del crimen organizado en otros estados de la República, principalmente en los que opera el CJNG, como Michoacán y Jalisco.

En el caso de Guanajuato, en abril pasado el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, señaló que se han localizado drones cargados con explosivos en la entidad, sin que a la fecha hayan sido efectivos.

Este tipo de ataques han sido más frecuentes en Tierra Caliente, Michoacán, donde se han reportado enfrentamientos con este tipo de herramientas en Aquila y Tepalcatepec.

La secretaria ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública, Sophia Huett, apuntó que la dependencia tiene carpetas de investigación abiertas por extorsiones en los municipios de Apaseo, Irapuato, Celaya y Salamanca, y llamó a restauranteros y empleados del sector a denunciar estos ilícitos para evitar ataques como el ocurrido en Salamanca.

Por este ataque, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que existe la posibilidad de que la Fiscalía General de la República (FGR) lleve las investigaciones.