Bienestar y armonía

Aromatiza tu casa y crea un ambiente acogedor

Puedes optar por esencias florales, frutales o cítricas, según la ocasión, por ejemplo, las primeras son para relajar; hay aceites, difusores, velas y lámparas

Las velas aromáticas también nos brindan una iluminación relajante.
Las velas aromáticas también nos brindan una iluminación relajante.Foto: Especial
Por:
  • Karen Rodríguez

Los espacios del hogar no sólo resaltan por sus colores y su decoración, sino también por sus aromas, ya que los olores de la casa ayudan a crear ambientes agradables y acogedores, además de que provocan sensaciones de relajación y bienestar.

“Los aromas dan un mensaje al cerebro, un recuerdo o sensación positiva, por eso debemos elegir nuestra fragancia personalmente”, señaló Loris Planchon, export manager de Dr. Vranjes, firma italiana de perfumes para el hogar.

El especialista mencionó que existen diversos grupos de aromas, florales, frutales o cítricos, cada uno tiene un concepto diferente que representa un significado en los espacios.

Los difusores eléctricos son más prácticos.
Los difusores eléctricos son más prácticos.Foto: Especial

“Las flores son un mensaje relajante, se recomiendan en la noche para las habitaciones o en un sitio del hogar donde se puede leer un libro o tener una conversación tranquila”, comentó el experto, quien aseguró que también para la recámara se puede optar por un aroma amaderado.

Asimismo, Loris Planchon, de Dr. Vranjes, dijo que los cítricos son aromas energizantes, por lo que se sugiere colocarlos; por ejemplo, en el área de la vivienda en la que uno se reúne con amigos y familiares. Mientras que para el baño se recomiendan fragancias refrescantes.

El especialista en perfumes aseveró que estas son recomendaciones generales, ya que cada persona puede elegir el aroma con el cual más se sienta cómoda y puede seleccionar el mismo para toda la casa o elegir diferentes fragancias para las distintas habitaciones.

Los difusores permiten crear una doble ambientación en el hogar.
Los difusores permiten crear una doble ambientación en el hogar.Foto: Especial

Para aromatizar la casa hay varias opciones: están los aceites esenciales, el difusor, las velas y hasta las lámparas.

Loris Planchon indicó que el difusor necesita un cuidado limitado, ya que requiere tener un nivel de líquido y darle vuelta a las varas cada día.

Al voltear las varillas hacia abajo, la fragancia se evapora de manera constante y duradera, creando una atmósfera encantadora en todo el entorno.

Mientras que las velas necesitan un cuidado más importante, porque si no se queman correctamente se puede dañar el aroma. La ventaja es que es posible crear una doble ambientación, tanto con el olor como con la iluminación de la vivienda.

Las velas de aromas florales son para sitios para leer o la recámara.
Las velas de aromas florales son para sitios para leer o la recámara.Foto: Especial

Por su parte, las lámparas son de vidrio colorido, y además de perfumar también decoran los espacios de la casa expandiendo su olor con su sistema catalítico. Su preparación es un poco más elaborada con respecto a los dos métodos anteriores, pero se suelen colocar en las zonas de la cocina o en el área en la que se fuma para eliminar los olores más intensos.

Otra alternativa son los perfumes para la casa, los cuales están enfocados en brindar esencias más personales, por lo que se recomienda sólo colocarlos en los lugares de la casa donde únicamente comparten las personas más cercanas, ya que en éstos está plasmada parte de nuestra personalidad.

En el baño se recomiendan los aromas  más frescos.
En el baño se recomiendan los aromas más frescos.Foto: Especial

Los perfumes para el hogar se pueden utilizar en la recámara, en objetos como las almohadas y la cama.

Para complementar, otro lugar importante para mantener con un buen aroma es el auto, ya que es un espacio en el cual algunas personas suelen hacer largos traslados, por lo cual cuidar cómo huele es relevante, además también es una carta de presentación. Para este sitio se sugieren los aromas más livianos, porque los fuertes podrían causarnos alguna molestia al estar tan encerrados.