Las alertas de género son una deuda pendiente, asegura Wendy Figueroa

La directora de la Red Nacional de Refugios señala que el objetivo es visibilizar y erradidar la impunidad; indica que existen cifras negras por la falta de denuncias.

Directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa
Directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy FigueroaFoto: Especial
Por:
  • Jorge Butrón

Wendy Figueroa, directora de la Red Nacional de Refugios (RNR), explicó que este 8 de marzo no hay nada que celebrar, ya que el objetivo es visibilizar la desigualdad y la violencia estructural que existe desde hace años contra la mujer.

“Es levantar la voz y seguir exigiendo que los derechos de las mujeres sean escuchados en todos los sectores de la sociedad y que se acabe la impunidad”, señaló

Recordó que en el país el apoyo entre mujeres está creciendo y con ello la intención de terminar con el patriarcado.

“Hay una cadena feminista que se está haciendo y fortaleciendo a nivel nacional, misma que desea que se erradique la corrupción y el patriarcado”, destacó.

La activista detalló que las alertas de género en el país no sirven porque no se sabe que hacen ni sus resultados. Por ello se han dedicado a pedir en reiteradas ocasiones detalles y análisis de su funcionamiento dentro del territorio nacional, pero hasta el momento es una deuda pendiente porque no hay información. “Además la acción de los funcionarios es sólo pintarse de naranja cada 25 de mes, pero eso no significa nada”, aclaró Wendy Figueroa.

La directora de la Red Nacional de Refugios aseguró que en el país las víctimas de feminicidio y otras violencias podría ser peor, ya que se tiene registrado que existe una cifra negra en las denuncias que no se llevan a cabo, por motivos de temor, miedo, amenazas, entre otros más, pues se tiene estimado que este número pueda llegar hasta 90 por ciento.

“Imagínate si el feminicidio es de 10 por día, ahora serían 20 en realidad, si los homicidios dolosos son 30 en un día ahora serían 60”, expuso Figueroa Morales.

Wendy Figueroa detalló que otro de los grandes problemas es que la mayoría de los homicidios no se investiga con protocolo de feminicidio, por ello, hay otra cifra negra que no se tiene en los registros del país, pues de llevarse a cabo serían números de escándalo.

Explicó que la pandemia por Covid-19 que golpeó a México exhibió la violencia en el hogar y de pareja, pero al terminar la emergencia sanitaria seguirán los feminicidios en las calles, por ello el panorama puede ser igual o peor que en los últimos años.

“Tenemos declaraciones de las autoridades minimizando la violencia contra las mujeres, no se cree en sus voces ni sus protestas, pues no es una dádiva estar pidiendo justicia a nuestro favor. Tenemos que reforzar las acciones para que nos vean y la situación cambie de una vez por todas”, detalló la directora del RNR.

La radiografía sobre la violencia contra las mujeres en estos momentos, lamentó Figueroa Morales, “es que el país tiene una crisis de derechos humanos muy importante, en el que no se respeta el estado de derecho y donde la política hace lo que quiere”.