Desventura de retornados por EU: sin dinero, sin ánimo, vejados...

Desventura de retornados por EU: sin dinero, sin ánimo, vejados...
Por:

En Tijuana, Baja California

El sueño americano terminó para los nicaragüenses Manuel e Isidro, quienes fueron retornados este miércoles a México para que aguarden en nuestro país la respuesta a la petición de asilo que ingresaron a Estados Unidos.

Tienen cita hasta el 19 y 27 de noviembre, respectivamente, para saber si es procedente o no su solicitud.

¿Y qué harán durante los próximos cuatro meses? Es algo que ellos aún no han definido. El panorama es incierto.

En la nación gobernada por Donald Trump, acusaron, fueron “humillados” y “te ven como perro”; mientras que permanecer en México sería un Plan B.

“Nosotros somos centroamericanos y hemos salido de Nicaragua a buscar vida, no somos delincuentes; si hemos dejado nuestra patria es porque la situación económica está fea. Adentro (del albergue en la Unión Americana) te ven como perro, te tratan como animal, te hablan de cab...; no existe nada de respeto por los derechos humanos de las personas”, destacó Manuel, en entrevista con La Razón.

“Yo le doy gracias a los mexicanos que me apoyaron desde que llegué, pero la verdad no tengo nada que hacer aquí, porque no le pedí asilo a México sino a Estados Unidos”

Manuel

Testimonio

De acuerdo con Manuel e Isidro, de 36 y 65 años de edad, respectivamente, estuvieron ocho días en un “albergue de espera para familias migrantes” en San Diego, California, antes de que les tocara el turno para ser entrevistados por autoridades de Estados Unidos, previo al ingreso de la documentación 20 días atrás. Ayer, fueron devueltos, en un grupo de 10 centroamericanos, junto con hondureños, salvadoreños y nicaraguenses.

Sin un peso en la bolsa, hambrientos, sin asearse y con más dudas que respuestas, ambos salieron del puerto fronterizo El Chaparral, en Tijuana, Baja California, para sentarse en la banqueta de la calle y pensar cual sería su siguiente paso, pues no está entre sus planes regresar a su nación, pero sí comenzar una vida en México.

“Ahorita vamos a platicar para ver qué hacemos, no queremos regresar a Nicaragua a pesar de que dejamos a nuestros hijos y esposas. Por lo pronto necesitamos ir a un albergue para pasar la noche y tal vez unos días, pues los oficiales de migración en Estados Unidos ni siquiera nos dejaron bañarnos durante la estancia en San Diego”, dijo Isidro.

Manuel, su compañero de travesía y quien dejó a su cónyugue y dos hijos en su país, relató que en la estación migratoria de EU padeció un infierno, porque, “las órdenes eran a toda hora, como si se tratase de una escuela militar, donde tienes que seguir al pie de la letra las normas o si no, hay castigo”.

“Los agentes migratorios (de EU) nos preguntaron cuánto dinero traíamos, el cual no era mucho, pero al momento de ponerlo sobre la mesa, nos lo quitaron y se lo quedaron”

Isidro

Testimonio

A ello se sumó que luego de solicitar su condición de refugiado le advirtieron que se quedaría en nuestro país a la espera de respuesta y no en la Unión Americana como pensaba. “Yo le doy gracias a los mexicanos que me apoyaron desde que llegué, pero la verdad no tengo nada que hacer aquí, porque no le pedí asilo a México sino a Estados Unidos”.

EXPERIENCIA AMARGA. De acuerdo con los centroamericanos, los elementos de migración estadounidenses no sólo los humillaron, sino les quitaron los recursos que traían.

“Adentro, los agentes migratorios nos dijeron que cuanto era al dinero que traíamos, el cual no era mucho, pero al momento de ponerlo sobre la mesa, nos lo quitaron y se lo quedaron. Pensamos que nos los devolverían al salir, pero se lo quedaron y ni para una torta nos dejaron”, aseveró Manuel.

Fueron tantos los tratos malos que, añadieron, no les quedaron ganas de vivir en Estados Unidos. “Me tuvieron ocho días allá en San Diego y la alimentación fue también lo peor, porque sólo nos dieron un burrito, una galleta y agua, pero no de botella, sino de la llave, de donde la tomábamos para lavarnos las manos”.

[caption id="attachment_949260" align="alignnone" width="696"] Elementos de la Guardia Nacional detienen a indocumentados guatemaltecos para evitar que crucen el Río Bravo desde Ciudad Juárez hacia El Paso, Texas, el 24 de junio pasado. Foto: AP[/caption]

Manuel e Isidro son parte de los 15 mil 79 migrantes retornados de la Unión Americana a México, del 29 de enero al 24 de junio de 2019, según cifras del Instituto Nacional de Migración (INM), de los cuales alrededor de una tercera parte, como ellos, ha ingresado por el puerto fronterizo El Chaparral.

El Dato: De diciembre de 2018 a junio de 2019 fueron presentados ante las estaciones migratorias del país 105 mil 835 extranjeros; de esos, 77 mil 483 fueron deportados a su país de origen: INM

En dicho punto de control, en Tijuana, los nicaraguenses esperaron 40 minutos, ya que primero planearon su partida, con el fin de no encontrarse con tratantes de personas, pues, recordaron, que en el trayecto a la frontera norte fueron amenazados por integrantes de bandas criminales, quienes les pidieron dinero para cruzarlos hasta esta ciudad sin vigilancia policiaca.

Después de ese tiempo, ambos tomaron su mochila para continuar su camino hacia el albergue más cercano, y esperan que hoy tengan más claro qué hacer para subsistir.

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/mexico/la-crisis-migrante-foco-de-la-prensa-internacional/

http://www.3.80.3.65/mexico/guatemala-se-suma-a-reclamos-por-politica-migratoria-nacional/

http://www.3.80.3.65/mundo/nayib-bukele-alberto-y-valeria-padre-e-hija-el-salvador-tamaulipas-rio-bravo-migracion-migrantes-eu-donald-trump-amlo-andres-manuel-lopez-obrador/