Indígenas plantean sus propuestas contra la violencia

Celebra Senado Primer Parlamento de este sector; resaltan la importancia de fortalecer estructuras educativas

Parlamentarias indígenas, ayer, en el Senado de la República.
Parlamentarias indígenas, ayer, en el Senado de la República.Foto: Eduardo Cabrera / La Razón
Por:
  • Yulia Bonilla

El Primer Parlamento de la Mujer Indígena se llevó a cabo ayer en el Senado, durante el cual las participantes expusieron sus propuestas para luchar contra la violencia que padecen en sus comunidades en razón de género y garantizar la representación política en los cargos públicos.

Previo al parlamento, propuesto por el legislador morenista Eduardo Ramírez Aguilar, con el fin de promover la participación de la mujer indígena en la política se llevó a cabo la Ceremonia del Fuego Nuevo, por parte del pueblo mazahua originario de San Felipe del Progreso, Estado de México, a las afueras del Salón de Sesiones.

En muchos casos, los usos y costumbres impiden el empoderamiento de la mujer por una deficiente educación en el respeto a la naturaleza humana femenina, en reconocer sus capacidades, sus liderazgos 

Alicia González
Parlamentaria indígena

Durante poco más de seis horas, mujeres originarias de al menos 12 estados hablaron sobre sus propuestas para erradicar la violencia política, institucional y feminicida y de acceso a la justicia, durante las cuales resaltaron la importancia de fortalecer las estructuras educativas que permitan a las mujeres prepararse para desarrollar funciones distintas a las que tradicionalmente se les ha dicho que deben ejercer fuera del ejercicio político.

La presidenta de la Mesa Directiva, Olga Sánchez Cordero las invitó a utilizar los recursos políticos, legislativos y jurisdiccionales para lograr los objetivos, y refrendó el compromiso para contar con un “México incluyente, paritario, fraterno, porque este México son muchos méxicos”.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas, Xóchitl Gálvez, apuntó que los usos y costumbres que violentan los derechos de las mujeres no pueden seguir.