Cierran filas CCE, Concamin, Coparmex... contra iniciativa eléctrica

IP ve “expropiación indirecta” en ley para favorecer a CFE

Acusa el sector empresarial que propuesta abre frente contra la inversión y contraviene certeza jurídica; ve regreso de monopolio; critica ventajas artificiales a la empresa del Estado; advierte la oposición inconstitucionalidad; para Morena ya es prioridad 

3
IP ve “expropiación indirecta” en ley para favorecer a CFEFoto: Especial
Por:

El sector empresarial alertó que la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica traerá consecuencias graves, pues sólo hay ventajas “artificiales” a la Comisión Federal de Electricidad (CFE); sin embargo, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) fue el más duro contra la iniciativa del Presidente Andrés Manuel López Obrador y aseguró que abre las puertas a una expropiación indirecta de las plantas privadas.

El organismo que dirige Carlos Salazar Lomelín señala que la iniciativa intenta impedir, arbitrariamente, la competencia en el Sector Eléctrico Nacional, violando los derechos básicos de la libre concurrencia y la certeza jurídica, además de que se atenta contra compromisos internacionales, como el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, impulsada por la ONU.

“Es inexplicable la presentación de esta iniciativa, sin diálogo previo con los sectores afectados, pues abre un nuevo frente contra la inversión en medio de la crisis provocada por la pandemia. Además, rompe la promesa del Presidente López Obrador de no reformar el marco jurídico del sector energético durante los primeros tres años de su administración”, señaló.

Entre los riesgos que traerá consigo la aprobación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que envió el mandatario al Congreso en calidad de preferente, está generar un monopolio de la CFE en el despacho de electricidad, al cambiar el marco jurídico, alertó.

“Exhortamos al Poder Legislativo a una reflexión profunda y a rechazar esta iniciativa, que afectaría gravemente a México, aumentando los precios de productos y servicios, y provocando una mayor caída en la inversión nacional y extranjera justo en el momento que requerimos mantener y generar empleos para la recuperación económica”, manifestó.

Gráfico

A su vez, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que la reforma dará ventajas artificiales e indebidas a la CFE.

Sostuvo que, además de pasar por encima de derechos básicos, como la libre concurrencia y la certeza jurídica, la eventual reforma generará costos “extraordinariamente” altos para el país, los consumidores y el medio ambiente.

“La iniciativa codificaría en ley ventajas artificiales e indebidas para la CFE, permitiéndole desplazar a sus competidores aun cuando su energía producida sea más cara y contaminante. Además, les da a las autoridades facultades para revocar permisos de forma arbitraria y forzar la renegociación o terminación anticipada de contratos energéticos”, acusó.

A su vez, la Cámara de la Industria de la Transformación de Nuevo León (Caintra) aseveró que se afectará principalmente a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) y a los contratos que se habían realizado tiempo atrás.

La Caintra recordó que en México no hay infraestructura barata, pues las Pymes compran energía eléctrica 60 por ciento más cara de lo que se oferta en EU.

Abundó en que vulnera la confianza de los inversionistas y no sólo “contaminará” el sector eléctrico, sino a todos los demás sectores empresariales. “Esto no va a estimular la confianza que requerimos para hacer inversiones y crear empleos”.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideró que de aprobarse la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que propuso el Gobierno federal, hay un alto riesgo de monopolizar a este sector.

“De aprobarse lo propuesto en la iniciativa el riesgo de tener una industria eléctrica monopolizada es alto, lo que restaría certidumbre para la competencia y tendría como resultado mayores costos para el consumidor final y menor calidad en el servicio”, señaló.

La Coparmex también indicó que se restaría competitividad a las Pymes e impactaría en mayor medida al gasto familiar, pues no se garantizaría una baja de las tarifas en el largo plazo.

Significaría también un retroceso en materia medioambiental, advirtió, puesto que México no podría cumplir los compromisos internacionales en la materia.

  • El dato: La tarifa de generación es de mil 660 pesos por cada megavatio-hora; mientras que los privados en las subastas eléctricas eran de 381 pesos, aproximadamente.