Shireen Abu queda atrapada en supuesto fuego cruzado

Asesinato de periodista reaviva tensión entre Israel y Palestina

La cadena árabe Al Jazeera acusa al ejército israelí de perpetrar un homicidio deliberado, respaldado por reporteros en la zona; gobierno de Bennett ofrece investigación conjunta; organismos exigen esclarecer hechos

Amigos, reporteros y ciudadanos despiden a la corresponsal, en cuyo féretro colocaron un chaleco antibalas de prensa.
Amigos, reporteros y ciudadanos despiden a la corresponsal, en cuyo féretro colocaron un chaleco antibalas de prensa.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

Las tensiones volvieron a Cisjordania con el asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh, pues aunque Israel atribuyó el crimen a un enfrentamiento con supuestos terroristas, periodistas contradijeron esa versión al sostener que el disparo provino de ese ejército.

Tras el ataque en un operativo en Yenín cuando está por cumplirse un año de la última guerra en Gaza, Al Jazeera acusó a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) de Naftali Bennett del asesinato deliberado de la corresponsal, que pretende silenciar a la prensa, al revirar a las autoridades que culparon a extremistas armados por el ataque en el que dicen respondieron al fuego enemigo.

Una colega intenta ayudar a la periodista que quedó tendida en la calle tras el impacto.
Una colega intenta ayudar a la periodista que quedó tendida en la calle tras el impacto.Foto: Reuters

Mientras periodistas daban cuenta de que su compañera, quien llevaba chaleco con el distintivo prensa y un casco, murió tras quedar tendida en el suelo por el impacto presuntamente de un francotirador, Israel sostuvo que rebeldes en la zona de refugiados le dispararon a la periodista palestino-estadounidense, incluso Bennett explicó que todo apunta a que ese sector provocó la tragedia, tras la difusión de videos en que milicianos se adjudican un nuevo ataque, aunque ella fue la única víctima mortal.

Responsabilizamos al gobierno israelí y a las fuerzas
de ocupación por el asesinato de la colega Shireen...

Al Jazeera, Medio árabe

No obstante, ante la ola de críticas del gremio, el país corrigió su versión al admitir que no se sabe de dónde salió la bala que mató a la mujer de 51 años, reconocida como una de las principales voces del conflicto palestino, por lo que ordenó una investigación, pero recalcó que seguirá el combate contra terroristas.

“No podemos determinar por cuál fuego resultó herida”, aseveró el teniente Avivi Kochavi, mientras suman 18 periodistas muertos en tres décadas y cinco guerras en más de 10 años.

No es un evento único, sabemos que las fuerzas israelíes
sistemáticamente han usado fuerza excesiva...

Omar Shakir, Director de HRW en Israel y Palestina

Al respecto, la cadena árabe reiteró la acusación al apuntar que fue un crimen atroz y a sangre fría contra quien laboró más de dos décadas con ellos. En su sitio web, explicó que no hubo disparos de parte de palestinos, a pesar de lo que declaró el gobierno israelí.

Al Jazeera advirtió que no serán silenciados, tras acusar que se pretende censurar lo que se vive en las zonas ocupadas cuando, para ellos, es claro que fue un flagrante crimen que viola leyes y normas internacionales.

Pido una investigación exhaustiva y que los responsables rindan cuentas.  Los periodistas nunca deben ser un blanco...

Tor Wennesland, Coordinador para el Proceso de Paz en Medio Oriente de la ONU

Entre los testigos del homicidio destaca Shatha Hanaysha, de Quds News, quien denunció que, pese a que la mujer quedó tendida casi a sus pies, los disparos no cesaron ni cuando un hombre se acercó a tratar de arrastrar con ella a la víctima para ayudarla, sin saber que el impacto fue letal, pues al ser trasladada al hospital se confirmó el fallecimiento.

En tanto, su compañero del mismo medio y productor, Ali Samodi, quien resultó herido en la espalda, afirmó que él fue el primero en ser alcanzado por la ráfaga, después Shireen y luego se escuchó otra detonación, pero que en ningún momento pusieron en riesgo el operativo, pues no había combatientes cerca ni se les pidió que se retiraran, y recalcó que el grupo de reporteros que cubrió los hechos estaba debidamente identificado.

(Fue) un claro asesinato perpEtraDo por el ejército israelí; un crimen contra la libertad de prensa...

Sindicato de Periodistas Palestinos

Horas después, se reveló que Abu Akleh sufrió fracturas de cráneo y laceración en éste y el cerebro por una bala que calculan se disparó a más de un metro de distancia, ante lo que fuerzas israelíes precisaron que la mujer estaba a más de 150 metros de distancia del fuego.

Por separado y pese a la propuesta de coadyuvar en el caso, la Autoridad Palestina rechazó esta postura, pues desconfía del gobierno que, dijo, trató de desvirtuar lo que calificó como una “ejecución”.

Ante el aumento de violencia en la zona que agravaría los choques entre Israel y Hamas, el líder palestino, Mahmoud Abbas, culpó a Israel del crimen.

En tanto, gobiernos y organismos internacionales exigieron una investigación independiente por el severo golpe a la libertad de prensa, para evitar especulaciones en torno a una conclusión única.

Estados Unidos, la Unión Europea, Qatar y regiones de Medio Oriente, así como Reporteros Sin Fronteras, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y Amnistía Internacional (AI) coincidieron en la urgencia de esclarecer ese acto para llevar a la justicia a los presuntos responsables y pugnaron por una investigación independiente en la materia.

Por separado, la Federación Internacional de Periodistas demandó justicia por este crimen al sostener que los reporteros que cubrieron el operativo no representaban ninguna amenaza, lo que pone en la mira a las fuerzas armadas y hasta sostuvo que pareciera que lo que pretendía la Defensa israelí era eliminar a cualquier testigo de sus ataques sistemáticos contra presuntos ocupantes.

Además, Hamas que está en disputa con Israel condenó el crimen de Shireen al coincidir con Al Jazeera que fue un acto premeditado contra profesionales de la comunicación, por divulgar “la realidad y el terrorismo sistemático al que los palestinos están sujetos”.